• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Detalles que no son un juego

La diferencia está siempre en los detalles

La diferencia está siempre en los detalles

Una alternativa divertida y fácil es reutilizar juguetes para convertirlos en verdaderos elementos decorativos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La diferencia está siempre en los detalles. Son ellos los que pueden convertir un mueble, objeto o espacio en "fabuloso" en vez de simplemente "bonito", y volverlo inolvidable.

Así, un marco hecho con juguetes viejos y posteriormente pintado en spray transforma un espejo en una pieza única, y dos animales de plástico encima de bloques de madera como sujetadores de libros le dan a cualquier biblioteca un toque moderno y relajado.

Y es que esta tendencia, muy popular en sitios web de decoración, propone cambiar la apariencia de un objeto a través del reciclaje y uso de juguetes.

Aquí veremos cómo decorar las tapas de envases de vidrio y cajitas de cartón para crear frascos y envoltorios muy especiales y elaborar una maceta y un sostenedor de libros usando pintura y figurillas de plástico.

Ocurrencia en el espejo. Luce complicado pero en realidad es muy simple. Basta con buscar un espejo con un marco lo suficientemente ancho como para colocar los juguetes, pintarlo con una base, pegar los juguetes con una pistola de silicona, cubrir el espejo con papel periódico y tirro, pintar con spray y dejar secar. Los juguetes no tienen que ser todos del mismo tamaño o motivo, de hecho en la variedad está el secreto: mezclar carritos con muñecos y animales, por ejemplo, le da un toque aún más ecléctico y original. Es ideal para colocar en el cuarto de los niños.

Literatura resguardada. Dos animales de plástico y dos bloques de madera o ladrillos (o incluso rocas) le dan vida a estos sujetalibros que bien pueden ir en el cuarto de los más pequeños o en la biblioteca de la casa. Para crearlos es necesario fijar los animales con pega loca u otro tipo de pegamento que sirva para plástico, madera o ladrillo, pintar con spray y dejar secar.

Siembra divertida. Dinosaurios, tortugas, rinocerontes, iguanas y otros animales de plástico se pueden convertir en improvisados materos o macetas con sólo seguir estos pasos: con un cuchillo de cocina resistente cortar un hueco bien sea circular o rectangular en la parte más ancha del juguete (tratar de encontrar el animal más grande posible), cubrir con un primer o pintura base, aplicar un spray en algún color llamativo, dejar secar, añadir la tierra y plantar. Se recomienda usar cactus o alguna otra planta que requiera mínimos cuidados.

Fauna en el tope. Los frascos de vidrio (como los de las mermeladas y mayonesas) son tan versátiles que bien pueden usarse como centros de mesa en fiestas (y rellenarlos con dulces, nueces o frutas) o como contenedores de alimentos o artículos de oficina. Estos, además, tienen un agregado: un llamativo animal (o cualquier otra figura que se desee) en el tope. Para hacer uno, adhiera la figurilla a la tapa usando pega loca y rociarla con spray.

Tesoro animal. Con estas cajas tendrá el envoltorio perfecto y además original para los regalos. Al igual que se hizo con los frascos de vidrio, sólo es necesario pintar el animal y la tapa de la caja (preferiblemente de cartón o madera) con spray o pintura acrílica y una brocha.

Basta adherir la figurilla con pega loca.