• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Cubrir las ventanas con estilo

Cubrir las ventanas con estilo

Las cortinas en variedad de texturas y las persianas de distintos materiales permiten regular la entrada de luz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aislar el frío. Ese fue el objetivo de las primeras telas que se ponían en las ventanas de los castillos, en la época medieval, para no dejar pasar el viento y la lluvia.

Entonces no se pensaban con otro propósito, como sí sucedió en el Renacimiento, cuando ganaron popularidad entre los nobles, quienes las consideraban todo un atractivo. Los novedosos tejidos orientales (sedas, terciopelos y drapeados), así como los grabados geométricos o de animales, eran los más suntuosos.

Claro que el amor por el cortinaje como elemento imprescindible llegó en el barroco, cuando las ventanas se convirtieron en ventanales de techo a piso y las cortinas eran igual de grandes.

Sin embargo, el título de los grandes creadores de cortinas fue para los franceses del siglo XIX, quienes confeccionaban diseños con mucha tela y adornos.

Y es que ese trozo de tela en la ventana, sinónimo de privacidad, calor y oscuridad, ha sido tan importante que pocos pueden vivir sin ellas.

Variedad. Los diseños han pasado de las cortinas pesadas en diferentes texturas a las persianas en madera o PVC, los paneles japoneses, las cortinas enrollables, las romanas y hasta las sheer, que tienen un sistema integrado, con el que una sola pieza se puede graduar como velo o como tela oscura.

Pero las novedades no sólo están en las telas o formas, sino en lo que las sostienen. Los tradicionales y un poco más económicos son los tubos de acero o madera; les siguen los carriles –que se ajustan al techo–, por los que se deslizan las telas, y los sistemas motorizados, que se manejan con un control.

Otras son las cortinas que se pueden graduar para que se activen con la luz solar. Se abren por la mañana, por la tarde se cierran un poco para tapar la luz directa del sol, y por la noche se cierran del todo, sin que nadie tenga que manipularlas.

Composición. Para elegir entre todas las opciones, independientemente del sistema que prefiera (manual o motorizado), lo ideal es crear una composición con el ambiente.

Piense en el color del espacio, en el tamaño de la ventana y en su gusto. Por ejemplo, si prefiere lo clásico y la ventana es de piso a techo, puede apostarle a un panel japonés de un solo tono. Si quiere un estilo más contemporáneo, nada como una sheer elegance, que lucirá bien en una ventana mediana.

Y si lo que quiere es quedarse sin cortinas, pero aun así mantener alejadas las miradas ajenas, lo mejor será una película solar, que mantendrá el vidrio oscuro de afuera hacia adentro, aunque usted sí podrá ver lo que sucede en la calle. No obstante, no olvide que la cortina es un elemento de lujo que, bien elegido, le dará un buen estilo a su casa.

Para tomar en cuenta

El mantenimiento alargará la vida de las cortinas y persianas.

Luzca cortinas de diferentes estilos en la sala y las habitaciones.

Para niños hay diseños con dibujos y colores.

En zonas húmedas como el baño y la cocina es preferible colocar las persianas de aluminio o con acabados en PVC.

En cuanto a las cortinas de tela de los paneles japoneses o las sheer, es preferible que un experto les haga mantenimiento cada año. Si quiere limpiarlas, solo debe aspirarlas, y si se manchan con un líquido, puede pasarles un trapo húmedo y un poco de jabón suave.

A las persianas de madera solo retíreles el polvo.