• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Comodidad a la hora de dormir

Comodidad a la hora de dormir / Cortesía Todo Descanso

Comodidad a la hora de dormir / Cortesía Todo Descanso

Los colchones que tienen memory foam son la novedad, aunque existen otras opciones que igualmente brindan mucho confort

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si se considera que los seres humanos pasan un tercio de su vida durmiendo, la necesidad de tener un colchón adecuado se hace evidente. La buena noticia es que opciones hay muchas, y sólo es necesario conocerlas para saber cuál es la mejor para cada individuo.

Miguel Ángel Ramírez, de Todo Descanso, indica que generalmente los colchones se dividen en ortopédicos y semiortopédicos. Aunque los primeros se consideran más duros que los segundos, opina que en la actualidad se pueden conseguir ortopédicos tan suaves como un semiortopédico y viceversa.

También están los anatómicos, que podrían considerarse en una categoría aparte, aun cuando pueden entrar en las divisiones de ortopédicos y semiortopédicos. Son los que se adaptan a la anatomía, como su nombre lo indica, y los que más recomiendo”, señala.

Los resortes

Ramírez indica que también hay distintos tipos de resortes en los colchones. “Están los tradicionales que están entrelazados. Asimismo, pueden conseguirse con resortes independientes, que no están unidos unos a otros sino que vienen encapsulados, forrados en una tela. Por último, están los multilastec, cuyos resortes son en forma de rombo y un poco más firmes”, indica.

Álvaro Uribe, de Colchonería CCCT, afirma que los que tienen resortes en bolsitas proporcionan una ventaja cuando se tiene pareja. “Si el que duerme a tu lado se mueve, no lo sientes, porque los resortes no están ligados unos a otros”, explica.

También está la opción de los colchones de látex. “Se adaptan al frío y al calor y es difícil deformarlos. Son muy buenos”, explica Ramírez. Uribe agrega que hay unos especiales para la gente con problemas en la columna, que vienen con una parte dura que le da mayor soporte a esa parte del cuerpo.

Además de estas alternativas existe una que ambos expertos consideran la más innovadora: el memory foam. “Este material se adapta al cuerpo y aporta un confort increíble”, explica Uribe. Ramírez apunta otras ventajas: nunca pierde la forma y no transmite el movimiento de la persona que está al lado.

Aunque esta es una opción irresistible, también es costosa. Por eso es bueno saber que, según Uribe, en cualquier material se pueden conseguir buenos colchones.

“Depende del gusto y de las necesidades. El acolchado, sin ser de memory foam pero teniendo un material adentro espumoso y confortable, puede dar un buen resultado”, comenta.

Para Ramírez, la goma espuma de alta densidad es muy parecida al memory foam y es más económica. Además, desliza una sugerencia: “El equilibrio perfecto es un colchón de resortes individuales con su capa arriba de memory foam, bien sea gruesa o delgada”.

A la medida de la cabeza

Además de un buen colchón, las almohadas también juegan un papel protagonista cuando se trata de dormir bien.

Uribe indica que hay variedad: están las de poliéster, que son las más económicas, y las de plumas de ganso, que son más costosas. “La mejor en esta categoría es la de plumas de pecho de ganso. Hay otras más económicas que son las que tienen plumas de otras partes del cuerpo del ave, pero a veces se pueden sentir los pinchazos”, señala.

También están las de memory foam. “Todo el mundo las quiere. Son las más caras”, afirma Uribe. Indica que la calidad de todas puede ser bastante buena dependiendo de la que se escoja, incluso las de poliéster.

La microfibra es otra opción. “Ha sido la que mejor ha imitado la pluma de pecho de ganso. Son asequibles, dependiendo de la marca, y si se le da uso diario se puede cambiar cada dos años”, afirma Ramírez. “Las de memory foam tienden a durar muchísimo. En ese material vienen de varias formas, entre esas las que tienen un lado grueso y otro delgado. El primero es para brindar mayor confort a las personas que duermen en posición fetal, y el segundo para aquellos que duermen boca arriba. Asimismo, hay otras almohadas que son un híbrido entre gel y memory foam, y las hay de diversas formas”, señala.

Afirma que pueden tener protección antiácaros y antialérgicas, y sobre eso hace una observación: “Cuando dicen antiácaros son también antialérgicas, pero si es antialérgica no necesariamente es antiácaros. Eso aplica también para colchones, protectores de colchones y almohadas”.

Ramírez asoma otro consejo. “Esas almohadas que se abrazan o se colocan entre las piernas pueden ser económicas, pero la que se use para la cabeza es la más importante y sí precisa de una mayor inversión”.

Ante tantas opciones, no hay excusas para dormir mal. Un buen colchón –complementado con la almohada adecuada– es el camino directo a una noche plena de dulces sueños.

Otros complementos

Los protectores de colchones y los de almohadas también son importantes. “Entre los primeros se consiguen los acolchados normales que brindan una protección relativa y protegen el colchón del sudor, pero no lo resguardarán si algo se derrama. Hay otros que son antimanchas, antiácaros e impermeables”, explica Álvaro Uribe, de Colchonería CCCT. Además, indica que existen fundas con cierre que ayudan a que la almohada se mantenga siempre limpia y que también pueden tener las mismas características especiales de los protectores de colchón.

El mejor de todos

Better Sleep Council, una organización estadounidense sin fines de lucro que busca educar sobre la importancia del sueño, señala que lo que es bueno para algunas personas en temas de colchones puede no ser lo mejor para otras, pues no hay un único colchón que se ajuste a los requerimientos de todos. Al momento de comprar, la institución invita a prestar atención a tres características: comodidad, soporte y espacio. Aquel que mejor cumple con la combinación de estas necesidades es “el mejor” para la persona.

Miguel Ángel Ramírez, de Todo Descanso, explica que el peso del individuo también influye a la hora de escoger un colchón: “Por ejemplo, si la persona es delgada, no debería comprar un colchón duro porque no lo va a hundir tanto”.