• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Comedores a la carta

Comedor decorado con una gran lámpara / Trendszine/trendecor

Comedor decorado con una gran lámpara / Trendszine/trendecor

Es un área que expresa el estilo de vida en el hogar. La selección debe ajustarse al espacio y la decoración de esta zona social de la casa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tendencia mundial en arquitectura interior involucra las áreas sociales de manera integral como una excelente alternativa para pequeñas áreas, pero también como una manifestación del estilo de vida de los hogares unipersonales o familias jóvenes que tienen todo lo que necesitan al alcance de la mano.

Sin embargo, esa unificación de espacios hace más exigente el proceso de decoración, pues al no existir separaciones físicas entre las áreas, los muebles se convierten en esas “paredes” que producen el efecto de zonas separadas, sin perder la armonía del conjunto, como sucede con la disposición del comedor.

Juan Camilo Botero, gerente comercial de Matisses, explica: “La acertada selección del comedor aporta equilibrio y balance en las áreas comunes, integra la parte social de la sala con la cocina, dando como resultado espacios cálidos y definidos”.

Y Adriana Cano, diseñadora de Tendencias y Estilos para Tugó, complementa: “Divide un poco los espacios, que hoy no tienen fin, y ayuda a ‘encerrarlos’, además de crear un segundo ambiente para compartir”.

La forma. Antes de adquirirlo es necesario tener claros algunos conceptos que facilitarán luego su ubicación y mantenimiento. Botero recomienda definir si el espacio asignado es rectangular o cuadrado para concretar la forma y los puestos que debe llevar el comedor.

Es fundamental escoger materiales firmes, resistentes al calor, con bordes suaves para evitar accidentes y, ante todo, topes en materiales higiénicos como la madera, el vidrio, el poliuretano y, actualmente, el polibutileno. Cano sugiere, además, tener en cuenta la línea del sofá y sus tonalidades, si va a compartir área.

Otro punto son los espacios que se deben dejar para la circulación entre el comedor y el resto de los muebles o la pared, así como entre los comensales. Los expertos calculan de 70 centímetros a un metro para el primero, y de 60 centímetros para el segundo caso.

Si la zona destinada es pequeña, Botero sugiere mesas cuadradas de cuatro puestos. “Dejan buena circulación entre las sillas, quedan holgadas en los espacios y vienen en muchos diseños”, explica.

Jessica Toledo, diseñadora de Puro Cuero, recomienda también los comedores redondos para quienes tienen esta limitación. “Las mesas y las sillas no deben ser visiblemente pesadas ni robustas para no saturar el espacio”, agrega.

Cuando el área no es problema, va bien una mesa de extensión, elegante e imponente en su forma y acabados, a la cual se le pueden añadir elementos como consolas (sin permitir que se convierta en el objeto predominante del espacio), cuadros, lámparas de techo de buen volumen y un tapete que cubra el área del comedor.

Para la selección del comedor auxiliar los criterios son otros. Por ejemplo, la más usada como mesa auxiliar es la de forma redonda, que debe ser pequeña (de 80 centímetros de diámetro aproximadamente) en materiales livianos como aluminio y policarbonato, o madera con un acabado neutro que no desentone con la cocina.

Sin esquemas. Otra atractiva opción del mercado actual es armar el comedor al gusto con piezas de distintos materiales y diseños. Ya no es extraño apreciar sillas de diseño que se consideraban auxiliares haciendo parte del comedor principal de la casa.

Botero explica que cuando las zonas sociales están integradas se deben manejar las mismas mezclas de materiales para no generar “ruido”. Es decir, que el comedor tenga colores que neutralicen el área de la sala y no utilizar muchos accesorios que puedan invadir visualmente el comedor.

“Lo importante es que la mesa dé la altura necesaria para las sillas seleccionadas, y al momento de combinar piezas no recurrir a muchos diseños, pero sí colores”, dice Adriana Cano.

Jessica Toledo aconseja muebles livianos, mixtura de materiales como el cuero y la madera, en tonos desde la gama de cafés y el negro, hasta detalles de colores, por ejemplo, la composición de comedores de seis puestos con dos sillas de un color y cuatro de otro, bien sea de la misma gama o tonos que contrasten. Las posibilidades son infinitas.

A la hora de escoger. Para Jessica Toledo, las formas circulares o de puntas redondeadas crean ambientes de mayor confianza, pues son líneas mucho más amigables.

Sin embargo, otros expertos como Juan Camilo Botero opinan que más que confianza se trata del mensaje que se transmite a los comensales: “Un ejemplo claro son las mesas redondas, las cuales son más utilizadas en espacios informales porque no hay anfitriones en los topes y da una sensación de igualdad”, asegura el experto.

Las mesas rectangulares denotan elegancia, pues en ellas se usan sillas anfitrionas en las cabeceras, eso da la sensación de ser invitado especial y que las cenas son dirigidas por el dueño de casa.

Las cuadradas son las más equilibradas y las que mejor se ajustan a los espacios. Reúnen los conceptos de igualdad y elegancia.

La lámpara
La inclusión de lámparas colgantes sobre el área del comedor ha tomado gran fuerza. Los expertos sugieren ubicarlas no sólo hacia el centro de la mesa, sino a un lado, usar más de una pieza y jugar con las alturas, procurando que descuelguen máximo 50 centímetros arriba de la base de la mesa. Si los techos son bajos es ideal que la lámpara no sea visualmente pesada. Que el cable se vea no es problema, pues también forma parte de la ornamentación.

Los tonos y materiales

El tono wenge queda relegado para dar paso a los aspectos naturales de las maderas, como los nudos y las vetas; y en el caso del cuero, la presencia de cicatrices, estrías y marcas que la naturaleza ha dejado en él, todo combinado con diseños de líneas rectas y limpias.

Siguen de moda los comedores en acero y vidrio porque son fáciles de combinar y hacerles mantenimiento. Otra tendencia marcada es el uso de piezas en poliuretano y polibutileno por su acabado elegante, sofisticado y colores neutros.

Paletas de colores que incluyen blanco, negro y grises, así como la aparición del amarillo y la reutilización de materiales para armar la mesa forman parte de la propuesta para este año.