• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Cestas del siglo XXI

La ceramista y escultora Isabel Cisneros reinterpreta técnicas de cestería wayúu desde una apuesta avant garde / José Roberto Coppola

La ceramista y escultora Isabel Cisneros reinterpreta técnicas de cestería wayúu desde una apuesta avant garde / José Roberto Coppola

En la inquieta exploración de tejidos volumétricos desde nuevos materiales, Isabel Cisneros imaginó una serie de canastos escultóricos transformables

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una poética de los volúmenes. En la tenuidad de las tramas. En la ductilidad de las formas. En una pesquisa y aproximación enteramente empírica la ceramista y escultora Isabel Cisneros creó una serie de canastos con los que reinterpreta, intuitiva y audaz, técnicas de cestería wayúu desde una apuesta avant garde. En esta inquietud la artista hizo una pausa con la arcilla para explorar otros materiales en la urdimbre. Así, se acercó a los cordones elásticos, tiras de brassieres, cintas para flejar cajas, cintas de sillas de jardín, mallas de tocados de novia, tubos para instalaciones eléctricas para reconocer, en un propio lenguaje, las potencialidades de insumos sintéticos con los que quería hacer pruebas de tejidos en una nueva investigación, un nuevo antojo.

Con instinto y ensayo la artista comenzó a hacer pruebas con registros diferentes. “Toda mi relación con el tejido es experimental”, asoma en confesión Cisneros. Ya desde su trabajo con la cerámica la artista había examinado el tejido con módulos en pequeños formatos en piezas maleables y transformables. “En mi obra la flexibilidad me atrae muchísimo. La entiendo como adaptación, interactividad y como los cambios de los signos de los tiempos”. 

Afanosa y curiosa, Cisneros se propuso entender los novedosos elementos que tenía en manos. De ese tejer y destejer, después de muchas pruebas de entrelazados ha encontrado otras posibilidades con los volúmenes y la tridimensionalidad. Y desde lo táctil, en ese descubrimiento y reconocimiento, la artista ha conseguido domesticar cada material hasta transformarlo en lo que quiere. “Me gusta llevar los materiales al extremo”, sentencia. Muchas de las cestas de Cisneros son de volúmenes dóciles, que se transforman en la superficie y en el espacio, que se reconvierten por el gramaje y la liviandad de las estructuras. “Son obras complejas, densas, pesadas”.

Los tejidos de las cestas son de sutiles sinuosidades y de armónicas inflexiones que se generan desde elementos pensados para otro uso. “Hay una cosa perversamente orgánica de algo inorgánico y abstracto”, desliza la artista cuando evalúa su obra. Eso que busca: que tenga un pliegue, una arruga, una ondulación, una irregularidad, un doblez que ocurre de forma instantánea, accidental, fortuita, en un gesto irrepetible. Como esa pieza que no volverá a ser la misma cuando el tacto la hace suya, la corrompe y la abandona otra vez. Y no sólo se deja embelesar con materiales por su belleza porque siempre tiene en cuenta su tenacidad. “Trato de usar materiales con mucha resistencia. No busco lo efímero en mi trabajo”.

Desde un proceso que no anticipa, en el que hace y deshace –“sin piedad para desarmar”– y en un trabajo repetitivo Cisneros crea la arquitectura vanguardista de sus cestas. “A mí me gusta aprovechar el material y que no quede desperdicio. Yo no calculo los resultados. Me gusta lo inesperado, la sorpresa”. Como sus piezas, de volúmenes que cambian, que se reconvierten, que se vuelven otros, en una evolución infinita.

Tejidos de barro

Los tejidos de arcilla de la ceramista y escultora Isabel Cisneros urden un original discurso plástico. En esa idea y desde hace algún tiempo ha desarrollado una serie de piezas, como de tapices de cuentas de arcilla, en volúmenes transformables que generan otras formas en el espacio.

“Estaba cansada de la arcilla, de su peso, fragilidad, opacidad y rigidez y empecé a perforarla tratando de buscarle aire”, cuenta la artista. Así empezó a descubrir las formas de nuevos tejidos hechos de tierra seca en un lenguaje que ha hecho suyo.

Señas

Las piezas de Isabel Cisneros se consiguen en Mobel, calle California, entre Jalisco y Monterrey, Las Mercedes. Teléfono: (0212) 993 8294