• Caracas (Venezuela)

Espacios

Al instante

Acondicionar un rincón para estudiar

Un lugar para estudiar

Un lugar para estudiar

Cuando hay que hacer tareas escolares o repasar materia vista en clase es indispensable un lugar aireado e iluminado y algunas herramientas: un escritorio, una silla cómoda, libros y una computadora e impresora 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estudiar, como cualquier otra actividad de importancia, tiene su arte. No se trata sólo de abrir el libro en la página correcta y seguir las indicaciones del profesor. Indistintamente de la edad del alumno, para repasar la materia vista en clase o hacer la tarea es fundamental tener un espacio correctamente acondicionado y unos útiles básicos.

“Lo ideal es combinar lo de antes y lo de ahora”, explica Mercedes Pimentel, docente y guía de tercer año de bachillerato. En su opinión, para facilitar el aprendizaje es fundamental apoyarse en herramientas tecnológicas sin dejar de lado el libro de texto, un cuaderno de anotaciones y el diccionario. “El libro no se debe abandonar jamás. No tienes la posibilidad de ‘copiar y pegar’ y te obliga a hacer un proceso de síntesis”.

Pero antes de establecer las condiciones para el estudio, Lidmi Fuguet, profesora en educación especial y dificultades del aprendizaje, invita a pensar en cómo somos y cómo es el niño. “Si es muy disperso no debe ubicarse cerca de la ventana. Si, por el contrario, se queda dormido entonces hay que buscarle un lugar que lo estimule”.

Ahora que arranca el nuevo año escolar, y para no olvidar nada, a continuación una lista de los indispensables para estudiar en casa.

El lugar

Puede ser una habitación entera o un rincón, lo importante es que sea destinado para el estudio, iluminado y bien aireado. En cuanto a la ausencia de ruido, Fuguet explica que aislarse no siempre es una posibilidad.

El escritorio y la silla no tienen que ser nuevos ni costosos. Una mesa plegable que se abra cuando sea la hora de estudiar y se guarde el resto del día funciona cuando el espacio es escaso. En cualquier caso es necesaria una silla cómoda.

Debe contar con una biblioteca. Una vez más, no hace falta que sea un mueble aparatoso. “Puede ser sólo una repisa, pero debe tener una enciclopedia (aunque sea sencilla) diccionario y libro de texto”, señala Fuguet.

Aunque es imprescindible un espacio designado para estudiar, bien se puede leer en el sofá o incluso en la cama.  

Los útiles y herramientas

En el lugar debe haber lápices, borrador, bolígrafo, marcador para subrayar, resma de papel. Todo debe estar a la mano para evitar pausas innecesarias. Además, tiene que tener un cuaderno de estudio adicional; es decir, una libreta en la que el alumno escribe lo que aprende mientras estudia.

Aunque es posible ir a un cibercafé, contar con una computadora con impresora y conexión a Internet es una herramienta que se utilizará repetidamente en el colegio, en la universidad y aún después, así que invertir en una ahorrará gastos. Para investigar, la red es, sin duda, una gran aliada; sin embargo, hay que saber usarla. “Le dices al niño que investigue, lo imprima, subraye y te lo muestre. Es importante procesar la información”, señala Fuguet.

Como opcionales están las tabletas o celulares inteligentes. Si bien son un lujo no indispensable, Pimentel asegura que hay colegios que cuentan con tabletas diseñadas para el acto educativo. “Son únicamente para estudiar e interactuar con el profesor y el grupo”.

Para facilitar la faena

* Establecer una rutina. El tiempo de estudio no tiene que realizarse siempre a una hora fija, pero sí en el mismo orden. Después de almorzar y descansar es buen momento. Lo ideal es que sea antes de la actividad extracurricular.

* No debe exceder una hora y media o dos horas diarias cuando el niño está en primaria.

* Hacer todo lo que se necesite antes de sentarse a estudiar: merendar, tomar agua, ir al baño, tener todos los útiles a mano y evitar distracciones como Facebook.

* Establecer qué se quiere lograr. Si el objetivo es la tarea, pues al terminarla se concluye la sesión. Lo mejor para estar al día es “tema visto en clase, tema repasado en casa”.

* Si es un niño lo recomendable es que siempre tenga supervisión; que sepa que si necesita ayuda cuenta con alguien.

* Tener a mano una agenda o calendario para distribuir el tiempo.