• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La voz de INXS se silenció hace 15 años

Michael Hutchence | Foto: Archivo

Michael Hutchence | Foto: Archivo

La banda australiana, cuyo cantante murió en 1997, anunció su retiro definitivo de los escenarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No importa cómo hayan comenzado las bandas: si el tecladista escribió el hit bisagra, el baterista fue el fundador o si el guitarrista puso el anuncio en una revista como una señal de humo para atraer a roqueros solitarios. Sería imposible concebir a U2 sin Bono, como ha sido difícil digerir a Queen sin Freddie Mercury y, por supuesto, a INXS sin Michael Hutchence.

A los hermanos Farriss, que crearon la agrupación en Australia en 1977, les tomó tres lustros entenderlo. Por fortuna para sus seguidores, trataron de continuar la travesía con un barco averiado, pero hace un par de semanas anunciaron su retiro. “Vivimos juntos en las trincheras y nos quisimos. Éramos nosotros seis contra el mundo y, de pronto, inexplicablemente, nos convertimos en cinco”, dice el comunicado.

Hutchence era rostro y corazón de INXS. Después de su muerte, de la cual se cumplen 15 años mañana, dejó huérfana a su hija Heavenly Hiraani Tiger Lily, fruto de su relación con la ex de Bob Geldof y ex estrella de televisión británica Paula Yates, que murió 3 años después por una sobredosis de heroína. También quedaron a la deriva Andrew, Tim y Jon Farriss, así como Kirk Pengilly y Garry Gary Beers, sus compañeros de grupo.

El cantante peleaba por la custodia de la pequeña Tiger, que ahora tiene 16 años de edad y vive con Geldof, conocido por los shows filantrópicos Live Aid y su papel en The Wall, la película de Pink Floyd. Hutchence compartió con su ex Kym Wilson hasta la madrugada en la que habló con Yates, discutió con Geldof y dejó un mensaje en la contestadora de su manager Martha Troup: “Ya tuve suficiente”.

Lo llamaron, tocaron a su puerta, pero no obtuvieron respuesta. Fue un encargado de limpieza del hotel Ritz-Carlton de Sydney el que, cerca del mediodía, encontró el cuerpo del ídolo sin vida. La autopsia determinó que se había suicidado, aunque algunos, escépticos, creen que se trató de un experimento sexual que llegó demasiado lejos.

Hutchence, que visitó Venezuela en abril de 1994 al frente de la banda, fue un cantante extraordinario, pero más que eso fue un frontman fuera de serie, un devorador de multitudes que se apoyaba en su voz, su feeling y su sex appeal.

Fue pareja de Kylie Minogue y la top model Helena Christensen. Tuvo picos de fama a principios de los años noventa. Del concierto que realizaron en el estadio de Wembley en 1991, ante 80.000 espectadores, quedó el registro. Se percibe un furor; una ola humana que se mueve al ritmo de hits como “New Sensation”, “Need You Tonight”, “Suicide Blonde”, “What You Need” y “Listen Like Thieves”, estos últimos escritos por Hutchence y Andrew Farriss.

El músico de 37 años de edad se casaría en Bora Bora para recibir el año 1998. La banda seguía en la promoción de su décimo disco, Elegantly Wasted, que los había regresado a las listas de popularidad. El sexteto se preparaba para celebrar 20 años de recorrido, pero los preparativos le abrieron paso a un duelo que aún continúa. El vacío no pudo ser cubierto ni por Jon Stevens, J. D. Fortune, ni por cualquiera de los cantantes invitados. Simplemente Hutchence no era reemplazable.