• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El viudo de Lorena Rojas dedicó emotiva carta a su hija

Lorena Rojas | Foto: People en Español

Lorena Rojas | Foto: People en Español

Tras el fallecmiento de la actriz en febrero de este año, su hermana Mayra Rojas se ha encargado de cuidar a la pequeña

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jorge Monje, viudo de la actriz Lorena Rojas, escribió una carta a su hija Lucianna en la que expresó su deseo de reencontrase con ella muy pronto.

Desde el fallecmiento de la actriz en febrero de este año, su hermana Mayra Rojas se ha encargado de cuidar a la pequeña.

Rojas estuvo durante dos años en trámites de adopción, primero en México luego en Estados Unidos, hasta que en octubre del año 2013 recibió a la pequeña.


A continuación la misiva enviada por Jorge Monje :


“A mi hija:

Amada Lucianna, ojalá algún día esta carta llegue a ti para que conozcas tu verdadera historia, una historia llena de amor y cariño que no quiero que dejes de saber.

Tuve la suerte de conocer a tu mamá antes de que llegaras a este mundo, y desde el primer día me enamoró de ella su entusiasmo por la vida, entre otras muchas cosas. Ella fue una mujer fuerte, divertida, enigmática, talentosa, inteligente, hermosa y que sabía muy bien sus objetivos.

Llegué en un momento de la vida de tu mamá en la que ella había tomado la firme decisión de ser madre, fue su mayor sueño y gracias a su personalidad, fuerza y perseverancia logró convertirlo en realidad.

Meses antes que tú nacieras, tu mamá me preguntó si quería subirme al barco de la paternidad junto con ella, y no lo dudé ni un segundo. Ese mismo día le pedí matrimonio, y después de que me aceptara fuimos a comprar algunas cosas que simbólicamente nos unieron a los tres como familia. Recuerdo que era como la 1 de la mañana del día 22 de mayo de 2013, y paramos en una estación de servicio donde compramos unos pañales, un osito de peluche y un tarrito de comida de bebé, cosas que pusimos muy a la vista para tenerte en nuestros pensamientos cada día hasta que llegases a reunirte con nosotros. Esa noche, en la misma estación de servicio, escribimos una carta donde nos comprometíamos a querernos por el resto de nuestras vidas... Fue muy divertido ese momento, incluso le hicimos firmar como testigo al dependiente de la estación.

El 6 de octubre de 2013 a las 6:30 de la mañana sonó te teléfono, y nos dieron la noticia más esperada de nuestras vidas: habías nacido y eras una bebé hermosa y sana. Sin pensar, nos metimos en el coche y recorrimos tres horas de viaje, probablemente el viaje más emocionante de nuestras vidas.

A las 10:00 AM del mismo día, tu mamá y yo estábamos a punto de conocerte. La primera vez que tu mamá te vio, dijo con lágrimas de felicidad en los ojos: 'Mira a nuestra princesa', y ahí comenzó vuestra historia de amor.

Existen muchos videos y fotos que estoy seguro que veras según vayas creciendo, pero lo más importante es que sepas que fuiste lo que más amó tu mamá en la vida.

No podría permitir que no sepas cómo fueron tus primeros años de vida, tus primeros dientes, tus primeros pasos, tus largas desveladas en esas noches que nos traías locos de amor... Muchos momentos únicos que no debes dejar de conocer. También quiero que tengas presente a Araceli, que fue la persona que nos ayudó a cuidarte, y que tanto amor te dio. Ella fue una persona muy importante en la vida de tu Mamá.

Desgraciadamente tu mamá no pudo cumplir su sueño, que era cuidarte y amarte por el resto de tu vida. Y lo peor de todo que ni ella ni yo nunca quisimos hablar de qué pasaría si llegasen a ocurrir cosas malas. No era que no nos importasen esas cosas, solo fue nuestra decisión no tener presente la enfermedad en nuestras vidas. Era más una filosofía de vida que un plan, esa fue nuestra decisión, y así la cumplimos.

Llegados a este momento en el que tu mamá no está, mucha gente me pregunta qué decisión quiero tomar con respecto a ti y a todos les digo lo mismo: 'Esa decisión no es una decisión que tengo que tomar ahora, esa fue una decisión que tomé el 22 de mayo de 2013'.

Solo una vez tu Mamá y yo hablamos de qué haríamos si a ella le pasaba algo. Con tu abuela y tu Tía presentes dijo: 'Si a mí me pasa algo, Jorge es el papá de Lucianna, y espero que podáis apoyarle en todo lo que necesite...'. Para mí esas palabras fueron suficientes para concentrarme en lo que realmente importaba, que era su salud.

Siempre pensé que la gente que amaba a tu mamá cumpliría con sus últimas voluntades, que no fueron muchas... Una fue que la familia que habíamos formado no se rompiera nunca, por eso comenzamos los trámites oficiales: primero boda y luego adopción. Pero no tuvimos tiempo suficiente.

La otra era que quería que sus cenizas fueran esparcidas al mar en una noche de luna llena, y así poder mirarte desde allí, porque quiero que sepas que tú eras su Luna , por eso tu nombre... Pero desgraciadamente ninguna de sus voluntades se pudieron hacer realidad tal como ella deseó.

Dentro de mi tristeza se que estás en manos de gente que te quiere, gente que ha decidido que lo que hacen es lo mejor para ti, aunque haya sido únicamente su decisión.

Me prometí a mí mismo que nunca haría nada que pudiera hacer daño a las personas que Lorena amó. Por eso, no entraré en ninguna batalla que pueda hacerte el más mínimo daño a ti. Eso es lo único que me importa.

Quiero que sepas que aunque nos obligaron a separarnos, yo siempre estaré aquí para lo que necesites, sea lo que sea.

Sé que tanto tú como yo tenemos un ángel en el cielo que vela por nosotros, y que hará todo lo posible porque volvamos a reencontrarnos muy pronto. Te amo. Papá".