• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La vida aflamencada de Pedrito Genil

El cantaor andaluz actuará mañana y el domingo acompañado por Goyo Reyna y algunos de los mejores instrumentistas y exponentes del cante y el baile flamenco en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pedrito Genil no para de hablar. No ha terminado de saludar cuando ya todos los presentes están concentrados en una de sus anécdotas. El pequeño gigante del cante flamenco tiene 80 años de edad y la disposición de un muchacho. Carismático, explosivo y ocurrente, le grita ¡Ole! a quien le pasa cerca y, sin protocolo, comienza a cantar como si estuviese en el tablao más encendido de la ciudad. Pero apenas son las 10:30 am en el cafetín del diario El Nacional.

Lo acompaña Goyo Reyna, productor de un espectáculo en su honor que será presentado mañana y el domingo en el hotel Ávila. “Hace 44 años no existía esta fiebre del flamenco”, dice recordando sus primeros días en Venezuela, cuando llegó invitado por el playboy carupanero Espartaco Santoni y permaneció en el país tres semanas, antes de viajar a Puerto Rico, Nueva York y el sur del continente.

Recuerda que presenció un asalto al Banco Unión. Temeroso, pidió –sin éxito– su cheque para volver a España. “Y después conseguí a una morena y no había quien me echara de aquí. ¡Ni con agua caliente!”, suelta entre carcajadas. Tiempo después –relata– su madre lo encontró haciendo maletas y le preguntó a dónde iba. Y él respondió: “No puedo vivir sin Venezuela”.

Genil lleva en sus manos imágenes que son como trofeos. Curiosamente, en las que escogió, posa con dos de los personajes más importantes de la televisión nacional: una de 1972 con Amador Bendayán, quien lo llamaba “mi consuelo” porque simulaba mayor estatura ante su presencia; y otra con Renny Ottolina, quien le dio un sobre con 3.000 dólares como pago por sus dos primeras presentaciones en 1968.

“Renny era un genio del espectáculo. Era capaz de conocer a la gente con solo mirarla”, dice. Y agrega, con respecto a las fotografías, que su familia le traspapeló unas que se hizo con Donna Summer y Sammy Davis Jr, con quien compartió –confiesa casi susurrando y con picardía– un cigarrillo de hachís en los camerinos de Venevisión a principios de los años setenta. 

Otro personaje asociado íntimamente a la vida de Genil es Camarón de la Isla, con quien actuó y festejó muchas veces. Ayer le dio por rememorar un viaje que hicieron a una bahía que está ubicada frente a Playa Colorada, en el estado Sucre. Cuenta que el ídolo le decía: “¡Carajito! Yo no me voy de aquí. Prefiero quedarme comiendo sardinas y bebiendo cerveza todos los días”.

La importancia de Genil ha sido como una amalgama para reunir a algunas de las personalidades más valiosas del flamenco en esta tierra. Entre las bailaoras están Daniela Tugues, la Polaca, Paloma Marín, Carmen Terife y Adriana Dobarro. Participarán los cantaores Miguel Hernández, Goyo Reyna, Mariela Mejías y Ender Carrero, acompañados de los guitarristas Cristóbal Ruiz, Arti Hernández, Willy Espinosa y José Alirio. Con ellos, los percusionistas Adolfo Herrera, Diego “el Negro” Álvarez y Juan Carlos Hernández.

“Tengo la suerte de vivir en el mejor país del mundo. Está un poco maltratado, pero igual es Venezuela”, manifiesta sonriente. Canta con fuerza y Reyna lo acompaña con el cajón. Si alguien empieza a darle a las palmas sin el ritmo necesario, le dice entre risas: “¡Los aplausos para el final!”.

 

Homenaje a Pedrito Genil

Mañana, 8:00 pm

Domingo 1° de diciembre, 4:30 pm

Salón Principal, hotel Ávila, avenida Jorge Washington, San Bernardino

Entrada: 250 bolívares

Información: www.solotickets.com y teléfono 552-9138