• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“La verdad es que de niño nunca pensé que iba a ser artista”

La voz del cantante, que acaba de actuar en el sur del continente, está en Mi villano favorito 2

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nada ha amilanado a Oscar D’León. Su deseo de cantar permanece intacto. Hoy cumple 70 años de edad y los celebrará en casa, después de terminar una gira por el sur del continente. Todavía la prensa argentina, chilena y uruguaya comenta sus presentaciones en sus respectivos países, pero él ya tiene su mente en lo que viene.

“Creo que la genética tiene mucho que ver. Aparte del cuidado que uno haya tenido en la vida y de la seguridad en uno mismo, pienso que es importante ser positivo ante las vicisitudes. Son factores que ayudan a tu cuerpo y tu mente a seguir con ganas de comerse el mundo”, reflexiona el artista.

D’León, quien se subió a una tarima frente a una multitud fervorosa en Barcelona a menos de dos meses de un infarto por el que lo llevaron en apuros al Urológico San Román en diciembre de 2008, volvió a caer y a levantarse a comienzos de año. En abril, una caja le dio de lleno en el ojo izquierdo. Tras 45 días que incluyeron cirugías, medicación y reposo, ofreció una rueda de prensa a la que llegó fuerte, como si nada hubiera pasado.

El 15 de junio actuó en Margarita. Y de la Hermandad Gallega de Valencia, viajó a Malabo, capital de Guinea Ecuatorial. Estuvo en el Marlins Stadium de Miami y luego en Montevideo, Buenos Aires y Santiago de Chile. El viernes cantará en el Club Canarias de La Guaira; el sábado, en el Club Latino de Puerto Cabello; y el lunes, en el segundo aniversario de la revista Hola. Después de pasar por Maracaibo y Guayaquil (Ecuador), le corresponde hacer dos largos periplos por Estados Unidos y México.

“Ya no siento nervios antes de estar en el escenario”, revela. “Pero sí una presión y muchas ganas de montarme en tarima”. Dice que le gustaría grabar un dueto con Reynaldo Armas y, si es posible, un disco con José Luis Rodríguez: “El Puma es una de esas personas que han representado bien al país”.

El Sonero del Mundo expresa su emoción por una noticia con la que no contaba. Una grabación que hizo con Tito Puente y Eddie Palmieri del tema “Ojitos negros”, del folklore mexicano, es parte de la banda sonora de Mi villano favorito 2, la película de Pixar que convirtió el estreno de El llanero solitario en un fracaso.

Precisamente Palmieri y otras luminarias como Celia Cruz, Tito Rodríguez, Willie Colón y la Orquesta Aragón son las que menciona como máximas referencias: “Yo admiraba a toda esa gente. Influyeron en mí, pero no para ser artista. Quizá para ser el bajista o el percusionista, pero jamás como director de orquesta ni mucho menos como solista por una sencilla razón: nunca estudié música. Las veces que lo intenté, abandoné, bien fuera por dificultades económicas o por mi hiperactividad. La verdad es que de niño nunca pensé que iba a ser artista”.

“Cuando comencé en esto con La Dimensión Latina, en el primer ensayo me di cuenta de que era la agrupación con la que iba a tener éxito, pero jamás pensé que llegaríamos tan lejos”, dijo D’León, cuya vida será contada próximamente en una biografía que editará el sello Los Libros de El Nacional. Deberá ser una publicación grande, si pretende ofrecer el relato de uno de los venezolanos más aclamados de la historia.

41 años ha estado Oscar D’León en escenarios y estudios. Ha editado cerca de 50 álbumes como solista y como parte de La Dimensión Latina. Por Fuzionando, uno de sus discos más recientes, ganó un Grammy Latino.