• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El cuatro venezolano se queda sin cuerdas

Cuatro Venezolano

Cuatro Venezolano

La escasez no solo afecta al instrumento tradicional, también a los de música clásica. Los luthier tienen dificultades para conseguir clavijas y trastes, que suelen traer del exterior 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jorge Glem expuso el fin de semana una inquietud que tienen varios músicos venezolanos: no encuentran cuerdas para sus instrumentos, especialmente para el cuatro.

El mensaje del miembro de C4 Trío en Twitter generó varias reacciones en la red social. Muchos solo se solidarizaron con el artista, pero otros músicos aprovecharon para expresar preocupaciones similares. ³Hay que ver quién asume el problema. Que se sepa que está pasando y se busque una solución², dijo el instrumentista por teléfono.

Glem suele utilizar las cuerdas marca D´addario, fabricadas en Estados Unidos. "Son las de mejor calidad y con la que me he acostumbrado a tocar. Tendré que usar otras marcas que no me gustan tanto", dice.

Afirma que llegó a conseguir cuerdas por 400 bolívares. "Era impensable que llegaran a ese precio. Antes las podías encontrar hasta en un kiosco", indica. Sin embargo, en la página Mercadolibre, las pocas cuerdas que se encuentran para ese instrumento están en 850 bolívares.

En Don Disco de Chacaíto, Glem solo pudo conseguir cuerdas para ukelele. "Las dejé ahí. No sé si llegará un momento en el que tenga que usarlas. Tengo aún tres paquetes guardados. No sé qué haré cuando no tenga más".

Claudio Lazcano del Castillo es luthier de músicos como Edward Ramírez. En un año puede fabricar entre 14 y 18 instrumentos, la mitad de ellos son cuatros. "Hay ciertas marcas que no pueden ser sustituidas. Lo curioso de todo esto es que hace dos años el cuatro fue declarado patrimonio cultural de Venezuela, pero en el país no hay una fábrica de cuerdas de calidad. Antes se hacían de tripa, pero hace más de 40 años. Las de nylon son alemanas, austríacas y estadounidenses. Las D´addario son las mejores, pero están escasas", detalla el profesional con 29 años de experiencia que espera que en las próximas 2 semanas le traigan 30 juegos de cuerda que encargó.

Un cuatro de concierto fabricado por él puede costar 180.000 bolívares. ³Los trastes los traigo de Estados Unidos, pues casi no hay ni de los de mediana calidad. Uso dólares que tengo de una cuenta en el exterior para comprar los insumos. También recurro a los cupos de Internet. Las clavijas que uso son marca Schaller, de Alemania. También tengo que garantizar la calidad de las maderas, que las traigo de España en 80%. Otra parte la compro en Estados Unidos².

Lazcano tiene como uno de sus principales proveedores a Maderas Barber, un aserradero que está ubicado en la ciudad española de Valencia. El material que utiliza proviene de Brasil, Canadá, Camerún, Nigeria, India, Madagascar y Guatemala. También se abastece de la compañía estadounidense Stewart-MacDonald, que vende diferentes accesorios.

El músico Cheo Hurtado se preocupa especialmente por el trabajo de los artesanos que elaboran el instrumento. ³Hace dos años, cuando Fidel Barbarito era ministro de Cultura, hubo una reunión para impulsar medidas que facilitaran el uso de cedro y caoba, esenciales para el cuatro. Suele ser decomisado por las autoridades cuando los artesanos consiguen. Sin embargo, no se avanzó en esa materia. Se necesitan los permisos².

Hurtado también se ve afectado por el problema de las cuerdas. ³Se las acabo de cambiar y me di cuenta de que el clavijero no da más. Hace poco estuve en Estados Unidos y traje cuerdas. A veces le pongo de guitarra. Siempre estoy experimentando².

El cuatrista celebra iniciativas como el Proyecto Alma Llanera del sistema de orquestas. Sin embargo, tiene observaciones. "Trajeron unos cuatros chinos. Como instrumento para aprender funcionan, pero han sido criticados. No es lo que queremos. Acá hay suficientes artesanos".

Marcas esfumadas.

Los cuatristas no son una extravagancia en esta situación. "Con esta crisis de cuerdas para instrumentos hay que exprimir hasta la última nota de cada una", escribió Mauricio Malandra ayer en su cuenta de Twitter. Sonora es el nombre de la marca que suele utilizar para su arpa llanera. O por lo menos hasta que se le desgasten las actuales, que se las consiguió un amigo hace seis meses a 1.000 bolívares. El mismo juego hoy solo se consigue por Internet y vale seis veces más.

"Muchos músicos profesionales padecemos la crisis de los artículos musicales. No solo son las cuerdas, sino los afinadores electrónicos, las piezas de los instrumentos. Y en el caso de las cuerdas, tienen una fecha de vencimiento, que llega un momento en que dejan de afinar y la única opción es cambiarlas. En mis 19 años como arpista profesional no había visto una crisis tan grave como ahora", asegura el arpista.

El mercado de la web se ha convertido en la vía más rápida para encontrar repuestos para los instrumentos. Los estudiantes de música clásica de violín, viola, chelo y contrabajo también se han visto afectados por este problema, incluso los que pertenecen al sistema de orquestas. "Los papás de los muchachos han tenido que asumir los costos de las cuerdas, algunos han optado por comprarlas por Internet", asegura un profesor de uno de los núcleos del sistema que prefirió no ser identificado.

A través de Mercadolibre, se ofertan a 6.500 bolívares los juegos de cuerda Pirastro, la mejor marca que se utilizan para los violines. Pero los jóvenes aprendices han tenido que optar por opciones más económicas, cuyos precios no bajan de 1.000 bolívares.

Eddy Marcano asegura que de un tiempo para acá los violinistas tienen que cuidar mucho más las cuerdas. ³Cuando uno viaja, compra y le trae a los amigos. En mi caso, estuve patrocinado por una marca internacional y el año pasado me daban las cuerdas. Pero la escasez no es un tema de ahorita. Uno se acostumbra al mantenimiento del instrumento. Aunque siempre está el turco de las orquestas que las consigue y no sabes de dónde las trae².

Piezas genéricas. Los dueños de las tiendas musicales se pronuncian con temor sobre el tema. Todavía tienen presente la inspección pública que realizó en noviembre de 2013 Fidel Barbarito, en ese entonces ministro de Cultura, a la tienda Piña Musical del CCCT. A los empresarios les impusieron una multa de 2.000 unidades tributarias y al distribuidor 5.000.

"Antes vendíamos todas las piezas para arreglar los instrumentos, desde perillas, cerdas para los arcos de violín, tornillos, lo que necesitaras. Ahora no se puede importar nada por el difícil acceso a las divisas", señala Prian Daniels, encargado de la tienda Allegro del Líder. "Nos quedan unos paquetes de cuerdas para cuatro pero que son genéricas, que no sirven para los profesionales".

En otra de las sucursales de la tienda el panorama es menos favorable. Solo tienen cuerdas para guitarra eléctrica y dos envoltorios para violín que cuestan 4.200 bolívares. ³El que distribuye no ha traído más. Se vendieron las de ukelele porque se las ponen a los cuatros, aunque son más delgadas y se rompen con más facilidad. No sabemos cuándo van a llegar².

CIFRAS. 

- 180.000 bolívares puede costar un cuatro de concierto.

- 4.200 bolívares cuestan las cuerdas para violín

- 20 días tienen sin abastecimiento de cuerdas para cuatro en tiendas Allegro