• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un vecindario de antihéroes se construye sobre el humor

Actúan Francis Romero, Francisco Obando, Sandra Villanueva y Juan José Guzmán | Cortesía Grupo Teatral Delphos

Actúan Francis Romero, Francisco Obando, Sandra Villanueva y Juan José Guzmán | Cortesía Grupo Teatral Delphos

Luis Alberto Rosas dirige el montaje Manos arriba, que muestra la decadencia de cuatro personajes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el escenario de Manos arriba la corrupción y el cinismo construyen su mundo particular. En una porción del universo –un vecindario cualquiera de Latinoamérica– los vicios se destapan como reflejo pesimista de la realidad. Esta obra del dramaturgo y abogado mexicano Víctor Hugo Rascón llega al país para ejemplificar idiosincrasias. Dirigida por Luis Alberto Rosas, se estrenará mañana en el Teatro Premium de Los Naranjos.

La pieza, escrita en 1985, presenta a cuatro personajes en su decadencia. María y Salvador son un matrimonio al que la rutina y la falta de libertades los ha conducido al silencio. Ella trabaja en casa –su esposo no le permite otra cosa– transcribiendo tesis; él la chulea. Ana Ofelia es la vecina chismosa e impertinente y Marcos completa el cuadro como un atractivo estudiante de Economía que vive alquilado en la casa de la pareja. Las apariencias se irán ensuciando entre situaciones jocosas, rápidas transiciones y expresiones de modismos como “me extraña araña”, acompañado de los merengues de Wilfrido Vargas o de Las Chicas del Can.

“Me gusta la forma de dialogar del autor y su humor negro. Con este tono dramático como de telenovela mexicana muestra personajes estereotipos. Ese esquema nos funciona bien porque nos identifica. Con el montaje el público hará un viaje en el tiempo hacia esa época de bonanza y creación. Además, habrá sorpresas a través de material multimedia”, señala el director sobre la obra presentada por el Grupo Teatral Delphos.

A pesar de que el estilo del autor mexicano es realista, la escenografía del montaje que protagonizan Sandra Villanueva, Francis Romero, Juan José Guzmán y Francisco Obando no sigue esa tendencia. Más que elementos físicos, Rosas decidió basar su puesta en el trabajo de los actores. “Son ellos los que crean la atmósfera”, agrega.


Realidad irónica. En sus obras, el dramaturgo reflexiona sobre el destino y la fatalidad de la vida a través de personajes que, por lo general, son seres agobiados por las circunstancias. Rascón llegó a decir: “En lo que respecta a los finales pesimistas de mis obras, esto se debe en gran medida a que el mundo actual, a mi manera de ver, no es de triunfadores, es más bien de antihéroes. A la mayoría de la gente le toca perder”.

Rosas traslada este pesimismo a la comedia. Así los conflictos que rodean a los personajes de Manos arriba incluyen el humor. “Es de esta forma por la puesta en escena que le hago. Pero el texto al final no es nada feliz, es un drama irónico sobre la sociedad latinoamericana. Lo hemos podido montar así por la estructura de los diálogos y las situaciones”, dice el director.

Una protesta contra estos antihéroes, contra el facilismo y el deterioro moral es la que quiere ejercer Rosas desde la escena y el arte: “Me interesó la obra en este momento porque afrontamos una pérdida de valores terrible. Nuestra educación está mal y se ha perdido la meritocracia. Hay que hacer un llamado de atención para recuperar los valores. Es el aporte que podemos dar desde el teatro. La reflexión tiene que venir del espectador”.


Manos arriba

Teatro Premium, centro comercial Galerías Los Naranjos

Estreno: mañana

Funciones: viernes, 10:00 pm; sábado y domingo, 8:30 pm

Entrada: 205 bolívares