• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los últimos días del creador de Macondo

Gabriel García Márquez, escritor colombiano, en la puerta de su casa el día de su cumpleaños | AP / EFE

Gabriel García Márquez, escritor colombiano, en la puerta de su casa el día de su cumpleaños | AP / EFE

Desde el 3 de abril existía preocpación por el deterioro de salud del escritor Gabriel García Mparquez, quien falleció hoy

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eran las 4:15 de la tarde de este jueves cuando sucedió. Había dado su último aliento uno de los más grandes escritores del siglo X: Gabriel García Márquez.

El Premio Nobel de Literatura murió en Ciudad de México a los 87 años, víctima de un cáncer que invadió órganos vitales; su avanzada edad impidió que fuera viable someterlo a un tratamiento oncológico

La salud del autor de Cien años de soledad se deterioró la semana pasada, cuando el autor fue internado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde permaneció hospitalizado nueve días.

En días pasado se dio a conocer, a través de fuentes confiables de El Universal de México, que sufrió una recaída del cáncer linfático que había padecido en 1999. El cáncer invadió pulmón, ganglios e hígado.

El Nobel de Literatura fue dado de alta el 8 de abril del hospital y fue atendido por médicos de esa institución, sólo para mejorar sus condiciones generales, a través de cuidados paliativos. Debido a su avanzada edad, el autor quedó fuera de todo tratamiento oncológico, por lo que se decidió trasladarlo a su residencia en Ciudad de México.

El diagnóstico se sumó a una serie de padecimientos generales del autor de El coronel no tiene quien le escriba, algunos de ellos propios de la edad. "Gabo" fue internado inicialmente en el Salvador Zubirán tras varias semanas de síntomas característicos de una neumonía y por un cuadro infeccioso y  deshidratación. Primero fue atendido en su domicilio, pero las condiciones no mejoraron y se decidió la hospitalización. Incluso, el autor sufrió episodios derivados del mal de Alzheimer diagnosticado en 2006.

En los últimos años, las apariciones públicas de García Márquez disminuyeron. La última fue durante la inauguración de un boliche en Santa Fe, en septiembre de 2013, en donde fue fotografiado. Días después se le vio en el centro comercial Perisur, en Ciudad de México, en donde se tomó algunas fotografías con admiradores.

Hace dos años, en julio de 2012, Jaime García Márquez, hermano del escritor, reveló en una conferencia que se realizó en Cartagena, Colombia, como parte de la Ruta Quetzal BBVA, que "Gabo" padecía demencia senil, como casi toda su familia.

Al instante de enterarse sobre la muerte de "Gabo", diversas instituciones y personajes de la vida pública de Colombia, México y el mundo expresaron su pena por la partida del Premio Nobel de Literatura 1982, autor de Cien años de soledad, una de las novelas trascendentales de las letras hispanas.

Su salud sufrió un grave deterioro en los últimos días.

El lunes pasado, Mercedes Barcha y sus hijos, Rodrigo y Gonzalo, habían emitido un comunicado en el que reconocían que la condición del Nobel de Literatura 1982 era estable pero "muy frágil" y "existían riesgos de complicaciones" debido a su edad.

Agregaron que el novelista seguiría "convaleciendo en su casa", en el barrio El Pedregal de Ciudad de México. Anotaron que Gabo había "recibido muchísimas muestras de cariño de parte de los amigos y de los medios de comunicación".

Previamente, el médico que atendió al escritor había pedido que se respetara la privacidad familiar, y se excusó de dar detalles sobre su estado.

García Márquez había abandonado el 8 de abril el Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, de México, en donde recibió atención médica, informó la Secretaría de Salud de ese país.

Ese día, en la mañana, había llegado al domicilio del escritor una cama hospitalaria para adecuar su llegada. Horas más tarde, el autor de Cien años de soledad llegó en una ambulancia azul y de cuidados intensivos en la que fue trasladado a su residencia.

Jacqueline Pineda, vocera del hospital, dijo ese día que el estado de salud del Nobel de Literatura era "delicado, de acuerdo con su edad" y que "convalecería en su domicilio".

La enfermera Martha Jiménez había informado que García Márquez estaba "muy tranquilo", consciente y acompañado en todo momento por su hijo Gonzalo García Barcha.

Gonzalo había mantenido informada a la prensa durante todo el fin de semana anterior sobre la evolución de su padre, que consideraba satisfactoria.

En ese momento, agregó que el escritor estuvo consciente y lúcido en el cuarto del hospital público donde estuvo alojado, y aprovechaba al levantarse de la cama para caminar un poco por los pasillos.

Desde el 3 de abril, cuando se supo de la hospitalización de García Márquez, la noticia se convirtió en una de las más comentadas en las redes sociales del mundo, a través de las cuales miles de personas de todos los rincones le mandaron mensajes de apoyo y cariño a nuestro premio Nobel de Literatura.

Los usuarios de Twitter crearon varias etiquetas –"GabrielGarciaMarquez" o "Gabo"– como tendencia global, aunque la más utilizada, con cerca de 400.000 cuentas que lo replicaron, fue "FuerzaGabo", según TweetReach.

En ese momento, personalidades como el presidente colombiano Juan Manuel Santos y su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto, le desearon a través de Twitter una "pronta recuperación".

Igual hicieron amigos de la familia que manifestaron su solidaridad con el envío de arreglos florales a la casa del creador de Macondo.

Este jueves, los mensajes en las redes sociales eran otros. De condolencias, de tristeza, de la soledad que para la literatura y para atinoamérica deja la muerte de García Márquez.