• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“La travesía te ofrece sorpresas que van conformando tu discurso”

La propuesta expositiva incluye series de dibujos, pintura e instalación | Foto Manuel Sardá

La propuesta expositiva incluye series de dibujos, pintura e instalación | Foto Manuel Sardá

El ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas se inspiró en la naturaleza y las culturas indígenas ancestrales. El curador es Humberto Valdivieso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Víctor Hugo Irazábal la idea de lo frágil le comenzó a rondar la cabeza cuando estuvo viviendo en el Amazonas: cómo el tepuy, la naturaleza, incluso la cultura yanomami están desamparadas ante la destrucción. “Venía reflexionando también sobre cómo la fragilidad era parte de la vida. Y que toda forma natural o artificial es portadora distante de esta condición en su proceso de formación y desarrollo”, dice de entrada el ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999.

Comenzó, entonces, a recoger las hojas que caían de los árboles, las que eran atacadas por los hongos, las que sufrían transformaciones. En esa descomposición Irazábal encontró un universo. Y se lo dedicó a Saúl Padilla, un médico que hizo los primeros trabajos de recopilación de petroglifos en el país. “Me pareció interesante rescatar la memoria, porque la tenemos frágil; desaparece, como las personas. Allí se fue concretando todo”, agrega.

Fueron ideas que tomaron cuerpo definitivo cuando la Universidad Católica Andrés Bello le ofreció la galería de su centro cultural. Con la curaduría de Humberto Valdivieso, y la ayuda de estudiantes y del equipo de la institución, creó Frágil, la exposición que se presenta de lunes a viernes en la casa de estudios.

El cristal de las paredes de la sala deja ver parte de los jardines universitarios que se integran a la propuesta, protagonizada por una instalación de dibujos, papeles, pintura y objetos. Se genera una interacción entre todas las piezas, sus compuestos y colores; entre lo que está afuera y lo que está adentro, lo que se pierde y lo que permanece.

Los materiales, dice Irazábal, son sencillos y argumentan la esencia de la muestra: pigmentos creados a partir de moler ciertas hojas, cera, carbón y la huella de la quemadura cuando pasa el calor. “Son elementos que he venido trabajando desde hace tiempo y configuran el proceso, que es lo fundamental. A veces el viaje resulta más importante que la llegada. Porque la travesía te ofrece sorpresas que van conformando tu discurso”, señala el artista.

Estudiar el instante. La fragilidad es un concepto importante para Irazábal y para otros creadores en la historia del arte. Él los recuerda y los describe: habla de las series de Marcel Duchamp y sus estudios sobre el calor que deja el cuerpo, el sabor de un café, el olor del perfume. Habla también de Leonardo Da Vinci y sus escritos sobre lo efímero de las nubes. Habla de Armando Reverón y sus cuadros que son luz.

Señala: “Trabajamos con el límite y con el instante. Mucho más en estos momentos en que la situación está tan difícil para conseguir materiales. Pero, a pesar de esto, sí tiene sentido organizar exposiciones en el país; porque en la medida en que suceden cosas en la actividad cultural se siguen generando salidas. Hay que recordar la máxima: un límite limita si nos dejamos limitar. Y se trata de hacer eso con el país, de conducirlo por un sendero por el que no quiere ir, pero el país se rebela. Y eso debe ser para todo”.

Frágil
Sala Magis, Centro Cultural UCAB, Montalbán
Horario: de lunes a viernes, de 8:30 am a 12:00 m y de 2:00 pm a 5:00 pm
Entrada libre