• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Más trabajo y seguridad piden las pequeñas estrellas de cine

Omar Moya, protagonista de La distancia más larga

Omar Moya, protagonista de La distancia más larga | Fotos: Raúl Romero / Omar Véliz

Para ellos 2014 cerrará con un balance positivo. Este año Samuel Lange, Rosmel Bustamante y Omar Moya se proyectaron como figuras emergentes de la filmografía nacional. Hoy le piden al Niño Jesús algunos regalos para Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rosmel Bustamante, Omar Moya y Samuel Lange protagonizaron este año películas que han sido premiadas alrededor del mundo. Sus actuaciones los han consolidado como los rostros más prometedores del cine nacional, que continúa fortaleciéndose.

Sus navidades son como las de cualquier otro niño de su edad. Y aunque ya no creen en el Niño Jesús, saben que los milagros son posibles porque ellos mismos forman parte de la magia. Les emociona ser reconocidos por su trabajo y que los feliciten en la calle.

Lange, quien interpretó el papel de Junior en Pelo malo, considera que este fue el año en el que cosechó los éxitos en el país. La película fue premiada con la Concha de Oro el año pasado, pero se estrenó en abril en las salas nacionales.

“Hemos recibido muy buenas críticas y eso ha hecho que 2014 sea un gran año. Pelo malo le ha gustado a todo el público. Sentir que nuestro trabajo ha sido valorado es el mejor de los regalos”, dice el joven actor, que está en primer año de bachillerato y que confiesa, entre risas, que se la lleva mal con Literatura.

Al Niño Jesús, Lange le pidió videojuegos, pero sus deseos para Venezuela no faltaron. “Para el país pido que regrese la tolerancia, que hace tiempo se perdió. Que no haya más dolor ni más sufrimientos. También mucha paz”, afirma.

Omar Moya debutó en la cartelera nacional con La distancia más larga, dirigida por Claudia Pinto y nominada a los premios Goya. Y aunque fue su primera vez en cine, su cara es una de las más conocidas de la publicidad.

“Los comerciales son algo falsos, el cine es más real”, dice y afirma que quiere estudiar teatro próximamente. Todavía no lo ha hecho porque tendría que sacrificar otra de sus pasiones: el fútbol. Este año se ha dedicado a hacer la promoción de la cinta y en 2015 espera poder encontrar tiempo para experimentar en las tablas.

“Ha sido muy divertido. Me encantó hacer cine. Claudia Pinto me decía que podía ser director, pero a mí me atrae más actuar. Lo que más me ha gustado es presentarme en los salas después de cada función. La gente se emocionaba, lloraba. El contacto con el público fue lo que más disfruté”, indica. Aunque no había decidido qué regalos pedir, no dudó en decir que para el país quiere “trabajo, paz y seguridad”.

De los tres, Rosmel Bustamante es el que ahora está más ocupado. El estreno de Dos de trébol fue este mes y la promoción lo ha llevado a viajar por todo el país. A principios de este año se le vio en La casa del fin de los tiempos, junto con Ruddy Rodríguez. Por su interpretación se llevó el premio a Mejor Actor en el Festival Binacional de Cine Colombia-Venezuela.

“¿Que si me gusta ganar premios? ¿A quién no?”, expresa sonriente. El adolescente también tuvo una participación estelar en Nora, la telenovela que transmitió este año Televen. Quiere seguir en la televisión y en el cine. “Lo que más me gusta es actuar, pero también me interesa dirigir”, afirma.

Le pidió una patineta al Niño Jesús, aunque sabe que es su padre el encargado de comprarle los regalos. “También quiero salud y seguridad para mi familia. ¿Para el país? Quiero cambios, paz, bienestar y también seguridad”, concluye.