• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los tormentos del bolero surgirán de la voz de Mariaca Semprún

“Me emociona mucho como actriz. La gente no puede creer que sea yo”, dice la intérprete | Cortesía Advanta Producciones, C.A.

“Me emociona mucho como actriz. La gente no puede creer que sea yo”, dice la intérprete | Cortesía Advanta Producciones, C.A.

Con ayuda del maquillaje, la actriz se convierte en la protagonista de La Lupe, la reina del desamor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para interpretar a La Lupe, Mariaca Semprún ha sufrido una transformación: además de ampliar el registro de su voz, se ha oscurecido la piel, alterado las cejas y aún aprende a vivir con uñas postizas. “Pedí que me las pusieran desde hace una semana para acostumbrarme, porque no puedo ni abotonarme una camisa”, dice.
La actriz y cantante –que puede ser un personaje arrabalero de telenovela y una guerrera novicia– ha debido olvidarse de sí misma para poder entrar en la vida de la cantante cubana que descargó sobre los escenarios todos sus fantasmas. La Lupe, la reina del desamor se estrena hoy en el Trasnocho Cultural y tendrá función los jueves. “Es la primera vez que cambio tanto, me emociona mucho como actriz. La gente no puede creer que sea yo”, agrega.
Escrita y dirigida por Gabriel Díaz, la pieza cuenta la historia de la desgarrada Reina del Latin Soul a través de sus canciones. La realidad y la ficción se combinan en una historia que recuerda desde su ascenso hasta su muerte, en la soledad y la miseria, en un apartamento del Bronx. Aparecerán como sombras sus amores, sus complejos y sus peleas.
Díaz seleccionó a Semprún a través de videos en Internet y otras grabaciones, como si se tratara del descubrimiento de un nuevo artista pop. “En el afán de buscar a una actriz, vio mi material y dijo que debía ser yo. Cuando me llamaron les pregunté si estaban locos, porque yo no tengo nada que ver con el personaje. Como actriz me alejaba mucho y como cantante más. Pero él insistió. Yo respondí: ‘Si ustedes confían en mí, yo también”, cuenta.
Así, se le verá con trajes y pelucas, entre el humo y el alcohol, interpretando temas como “Puro teatro”, “Carcajada final”, “La tirana”, “Fever”, “Qué te pedí” y “No me quieras así” de Olga Guillot, con la que ganó su primer concurso en la radio. La música será en vivo y contará con la dirección del compositor y guitarrista Santos Palazzi. El público viajará del bar La Red de La Habana hasta los asientos del Carnegie Hall en Nueva York.

Vida lacerante. La voz de La Lupe nace de un lugar indescifrable. Su eterno despecho se intercala con los momentos de éxtasis frente al espectador. En sus presentaciones se descalzaba y brincaba como en una especie de ritual religioso. De santera a evangélica, rechazada por el régimen cubano, exiliada, descuidada por su disquera y arrebatada por los vicios, Guadalupe Victoria Yolí Raymond es uno de los principales referentes del bolero llorado.
“Antes de la pieza no sabía tanto de ella. Sólo me encantaba la famosa canción ‘Qué te pedí’. Ahora tengo más de diez meses de investigación y estudio de su voz, acento y actitud”, expresa Semprún.
Dice que termina agotada, física y anímicamente, después de los ensayos. La artista graduada del Colegio Emil Friedman y ex integrante de la escuela de Anita Vivas se vale del ejercicio cardiovascular, el agua y el descanso para lograr el personaje: “Como uso una voz que no es mía, me rompo la garganta a conciencia. Así que tengo que descansar al máximo para recuperarme y alcanzar ese tono desgarrado de una persona cuya fama la llevó tan rápido a la cima como a la caída”.

La Lupe, la reina del desamor
Teatro Trasnocho, Trasnocho Cultural, Paseo Las Mercedes
Estreno: hoy
Funciones: jueves, 8:00 pm
Entrada: 180 bolívares