• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las telenovelas asiáticas encantan a la audiencia venezolana

Las telenovelas asiáticas encantan a la audiencia venezolana / Cortesía

Las telenovelas asiáticas encantan a la audiencia venezolana / Cortesía

Las telenovelas asiáticas encantan a la audiencia venezolana. En 1997 se transmitió Oshin , pero este año los ojos rasgados se pusieron de moda en el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los productos provenientes de Asia están en todos lados. Desde ropa hasta tecnología, gran parte del consumo venezolano tiene el sello de ese continente.

Y con las telenovelas, en este momento, sucede lo mismo.

Aunque en 1997 se transmitió la telenovela japonesa Oshin a través de Venezolana de Televisión, no sería sino hasta 2006 que se volvería a ver un drama asiático en las pantallas venezolanas, cuando La Tele emitió Sonata de invierno . Pero este año la fiebre de los ojos rasgados ha aumentado y desde agosto los canales nacionales, Venevisión con Escalera al cielo y Televen con Pan, amor y sueños , comenzaron a introducir en su programación dramáticos provenientes de China, Japón y Corea del Sur.

Buenos argumentos, historias cortas, sólidos valores de producción y bajos costos son los factores que le garantizan a las televisoras el rendimiento de la inversión. Para Germán Pérez Nahím, gerente general de La Tele, canal que hace reposiciones en la madrugada de los dramáticos transmitidos, una de las mayores virtudes de estas producciones es su duración, que varía entre 25 y 35 capítulos, lo que representa un cuarto del tiempo que usan las telenovelas tradicionales provenientes de México o Colombia.

"Aquellos canales que se han atrevido a ponerlas al aire no arriesgan mucho porque no están casados con productos largos. Eso dio una buena apertura para ese mercado porque, en el peor de los casos, si no funciona se saca del aire y no son muchos los capítulos que se pierden", añade el ejecutivo.

Los asiáticos no son nuevos en la producción dramática.

Mientras que el mercado de América Latina era liderado por Venezuela en la década de los ochenta, China, Japón y Corea se peleaban el sitial de honor en Asia, por lo que Pérez Nahím afi rma que esta ola de telenovelas asiáticas era algo previsible.

"Hace bastante tiempo se están ofreciendo estas novelas en los mercados internacionales y al principio parecía una apuesta arriesgada para nuestro mercado. Cuando empezamos a ver que tenían éxito en otros públicos con una idiosincrasia similar a la nuestra, como Colombia, decidimos aventurarnos", afi rma José Loreto Arismendi, vicepresidente de programación de Venevisión.

Costos e historias. Para adquirir una telenovela china o coreana la inversión que deben hacer los canales es bastante menor con respecto a una mexicana o colombiana. "Son producciones de alta calidad técnica y actoral; además, su costo está por debajo de las novelas que producen las cadenas tradicionales", indica Leonardo Bigott, gerente general de Televen, un canal que ha llegado a transmitir hasta dos horas diarias de estos dramas.

Loreto no se atreve a dar una cifra exacta, pero dice que cada hora tiene un costo de entre 500 y 1.000 dólares, lo que las hace mucho más económicas al compararlas con una hora de una producción mexicana o colombiana, que puede ubicarse varios miles de dólares por encima.

En el caso de La Tele, Pérez Nahím añade que para la transmisión de Mi adorable Sam Soon o La reina de las esposas , entre otras, han contado con el apoyo de la Embajada de Corea.

Sin embargo, para los tres ejecutivos, más allá de los costos que hacen que estas transmisiones sean una apuesta segura, el secreto de los altos ratings que obtienen las producciones asiáticas son las historias bien contadas.

"Las novelas asiáticas tienen muy buenas historias, que al fi nal es lo que importa. De donde sea que venga, lo importante de una telenovela es que tenga un buen libreto y hay muchas asiáticas muy bien escritas", afirma Loreto. Para Pérez Nahím, una de las claves es la vuelta de los asiáticos al melodrama clásico latinoamericano y a las historias centradas en el amor.

Bigott asegura que estas son historias muy bien estructuradas. "Muestran valores como el honor, la familia, la ética. Cumplen el abc de la telenovela. Son producciones de alta calidad", recalca.

Mientras haya disponibilidad de historias en el mercado audiovisual, la transmisión de dramáticos asiáticos continuará. Venevisión y Televen aún tienen producciones por emitir. "Son un éxito desde el punto de vista de audiencia, tanto o mayor que las telenovelas mexicanas o colombianas que ocupaban ese franja horaria en nuestra grilla de programación", expresa Loreto.

"Seguiremos viendo historias asiáticas y ellos, eventualmente, harán variaciones de la misma novela rosa, como suele suceder. La telenovela asiática llegó para quedarse", concluye Pérez Nahím.