• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La telenovela nacional sobrevive en los remakes

Miguel de León y Alejandra Sandoval | Archivo

Miguel de León y Alejandra Sandoval | Archivo

Los dos únicos dramáticos venezolanos que se encuentran en producción son versiones de éxitos pasados: Inés Duarte, secretaria y La fiera. Los especialistas coinciden en que la adaptación de historias es una tendencia mundial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De cierta manera, la mayoría de las telenovelas son una versión libre de Romeo y Julieta: un hombre, una mujer y un amor imposible. Los personajes creados por Shakespeare representan el arquetipo de los eternos enamorados, que deben luchar contra personas y circunstancias que se oponen a su unión, elementos que se pueden encontrar en los dramáticos.

No es un secreto que desde hace unos años, los canales nacionales desempolvan sus mejores –y añejas– historias, que fueron exitosas hace décadas. Así, desde hace unos años se han visto remakes de Las Amazonas, Juana la virgen y La dama de rosa, entre otros.

En la actualidad, las únicas dos telenovelas que se encuentran en producción son Amor secreto y Piel salvaje, versiones de Inés Duarte, secretaria y La fiera, respectivamente.

¿Pero son remakes, versiones libres, adaptaciones o inspiraciones? Hay claras diferencias en cuanto a los formatos. Un remake es una versión actualizada de un programa previamente transmitido. Esto equivale a una adaptación, lo que, en lenguaje coloquial, sería un refrito.

Entretanto, la versión libre es aquella en la que los autores a cargo se permiten ciertas licencias que pueden modificar las historias centrales o secundarias. La inspiración es cuando se toma algún elemento de las telenovelas para contar una nueva historia. En todo caso, todas incluyen modificaciones sobre las ideas originales.

¿Falta de historias? Para César Sierra, encargado de Amor secreto, la versión de Inés Duarte, secretaria que, a su vez, es un remake de Buenos días, Isabel, ya todos los dramáticos están escritos.  

“Al final todas las telenovelas se tratan de lo mismo. Lo que existen son nuevas maneras de contar las mismas historias, por lo que, al final, todos los dramáticos son remakes”, añade el escritor.

Para Carmen Cecilia Urbaneja, quien durante 27 años produjo telenovelas en RCTV y ahora conduce la Vicepresidencia de Dramáticos en la cadena Telemundo, la producción de versiones y adaptaciones es una tendencia mundial que no es nueva.

“De ninguna manera creo que se estén dejando a un lado las historias originales. Así como se producen remakes se hacen historias originales. En este momento hay una gran cantidad de escritores, muchos de ellos venezolanos, haciendo nuevas telenovelas. También hay una tendencia a contar historias reales, como la exitosa El señor de los cielos”, añade.

Sin embargo, Urbaneja no determina en qué momento se comenzaron a producir adaptaciones en la misma cantidad que dramáticos originales.

“Durante mi carrera he producido tanto historias originales como remakes. En definitiva, el repunte es una tendencia del mercado mundial. Cuando hay una buena historia lo importante es cómo se cuenta, por eso se apuesta por ellas y por el aporte que le pueda dar la nueva realización”, señala la productora, quien afirma que en la cadena se encuentran en producción un remake y una telenovela original.

Cuestión de negocios. “La telenovela es el espectáculo del sentimiento”, dijo José Ignacio Cabrujas y mientras más llamativo sea este, más exitoso será. Los canales que acuden a comprar a mercados audiovisuales internacionales, como el Natpe, prefieren las versiones de historias que han tenido un éxito comprobado.

“En el mercado existe esa tendencia a producir remakes. Creo que eso tiene que ver con que los compradores se sienten más seguros de adquirir un producto que ya tuvo un éxito comprobado”, explica Martin Hahn, quien escribe una versión libre de La fiera, que lleva por nombre Piel salvaje.

Con él coincide Sierra, quien afirma que lo novedoso no solo está en la actualización de la historia, sino en las actuaciones y en la visión del director.

“La innovación está en la manera en la que se cuentan, en cómo se diseñan los personajes, en cómo hacemos que ese cuento se parezca a la actualidad. Al final, las líneas argumentales no son tantas. Los canales saben que hay una historia probada, que funcionó durante un montón de capítulos. Eso les da tranquilidad”, agrega.

Los cambios. Ambos autores señalan que Amor secreto y Piel salvaje no son remakes o adaptaciones, sino versiones libres.

“La historia la cambiamos, no la remozamos. Me fui a la génesis que usó Julio César Mármol para crear La fiera, para entender cómo había sido armada la telenovela. Tomamos personajes de la historia, algunos los eliminamos o creamos unos nuevos. También dejamos dos subtramas y creamos otras dos, para hacer una telenovela moderna. Ya no será de campo sino de ciudad”, dice Hahn.

No es la misma

Piel salvaje, escrita por Martin Hahn, estará protagonizada por Irene Esser y Carlos Felipe Álvarez. La telenovela es producida por RCTV. El elenco lo completan Gledys Ibarra, Javier Vidal, Julie Restifo y Jean Carlos Simancas. 

Está basada en La fiera, escrita por Julio César Mármol y estelarizada en 1978 por Doris Wells y José Bardina. Esta telenovela tuvo otra adaptación, en 1994, llamada Pura Sangre, cuyo reparto estaba liderado por Lilibeth Morillo y Simón Pestana.