• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La tecnología HD cambió la manera de hacer televisión

Los secretos de Lucía / Foto cortesía Venevisión

Los secretos de Lucía / Foto cortesía Venevisión

Televen dio el primer paso con Nacer contigo. Venevisión se suma ahora con Los secretos de Lucía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Algunos actores le temen por su capacidad de amplificar la más pequeña imperfección física; en cambio, otros la ven como una aliada, porque la imagen es más limpia. Los técnicos han tenido que reaprender el oficio desde la puesta en práctica de esta tecnología y los televidentes aprecian la mejoría de la nitidez. Con pros y contras, la producción en alta definición ha cambiado la forma de hacer y ver la pantalla chica. Venezuela apenas da los primeros pasos.

El proceso ha sido lento, pero la alta definición llegó para quedarse y se complementará cuando el Estado ponga en funcionamiento la televisión digital abierta en el país. El pionero fue Televen, que remozó sus estudios con cámaras y equipos especiales para producir en HD. El resultado se ha visto en las novelas Nacer contigo y Dulce amargo y en el resto de sus contenidos, desde el noticiero hasta los programas de variedades. Venevisión ahora lo secunda con la grabación de su primera telenovela en HD, Los secretos de Lucía, que se estrenará el próximo año.

La transición, aunque no ha sido conflictiva, ha implicado una serie de cambios no sólo en relación con el uso de los equipos o con que ya no se graba en cinta, sino también en departamentos como vestuario, maquillaje, ambientación y escenografía.

El arquitecto Jorge Sánchez Trujillo, gerente de diseño y servicios a producción de Televen, señala que el aprendizaje ha sido en simultáneo con lo que pasa en el mundo. “Los diseños y las técnicas se están probando y se conocen los resultados a medida que se trabaja. Es un poco distinto de cuando la televisión venezolana pasó del blanco y negro al color, porque ya los estadounidenses tenían conocimiento. Se han adaptado cosas, por ejemplo, hay empresas de maquillaje que han sacado productos especiales”.

Con la producción en alta definición desaparecieron todos los trucos que se hacían antes. Antes, por ejemplo, se podía imitar una pared de ladrillos con una lámina de anime pintada, o los platos de comida en una escena podían ser falsos. Ahora todo tiene que ser lo más auténtico posible. Se acabaron las plantas de plástico y el papel contac madera para emular un piso.

“Los sets de grabación tienen que ser súper reales y eso hace que la elaboración de una escenografía requiera de mucho más detalle y tiempo. Antes se podía hacer de un día para otro, pero ahora debe encargarse con una semana de antelación. Se hace la escogencia de los materiales, se iluminan y se hacen pruebas por cámara”, dice Manuel Federico Fraiz-Grijalba Jr., el productor ejecutivo de Los secretos de Lucía.

Sánchez Trujillo agrega que una de las consecuencias de la transición de estándar a HD es el aumento en los costos. Sin embargo, ve como positivo que áreas como el vestuario ganaron terreno. “Antes era un drama ponerle ropa blanca o negra a un actor, pero ahora esos colores la cámara los registra bien, es más realista. El efecto muaré se pierde, que era uno de los errores más comunes. Por ejemplo, vestías a alguien con una camisa a rayas y sentías que la imagen vibraba. Lo más complicado ahora es cuando tienes que maquillar un vestuario, por ejemplo, hacerlo que se vea de pordiosero, porque ya no basta con agarrar un carboncillo y frotarlo contra la ropa”.

El área de maquillaje es una de las más delicadas en la producción de alta definición. Ahora es menos sobrecargado. “Tienes que ser mucho más natural, cuidar el tipo de piel. Se compra el maquillaje con respecto a las características del actor. Si tiene granos en la cara, cicatrices, ojeras, arrugas o el cabello mal pintado se notará en pantalla, porque las cámaras HD son realmente despiadadas”, explica Fraiz-Grijalba Jr.

El ejecutivo de Venevisión recalca la importancia de, en ese sentido, escoger un elenco con las características específicas de cada personaje. “Hay que tener noción de la herramienta que uno tiene. Elegir el elenco en función de eso. Ahora que vivimos el proceso con Los secretos de Lucía hemos agarrado más experticia, sabemos cómo manejar la iluminación, la escenografía. Queremos hacer la segunda novela en alta definición”.

Sánchez Trujillo indica que aún hay cosas que perfeccionar, por ejemplo, uno de los desafíos se presenta al trabajar con caracterizaciones: “Si el personaje tiene una cicatriz en la cara, se tiene que hacer muy precisa. Igual se debe hacer si se usa sangre o si se dibuja un morado o si el decorado se quemó. Todo tiene que ser más exacto, porque el ojo no se engaña con el HD. Pero todos son retos excelentes para seguir manteniendo la magia de la televisión”.