• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El teatro venezolano exporta arte en medio de la crisis

Foto Archivo

Foto Archivo

El Teatro Trail y el Micro Teatro en Miami se han convertido en escenarios para artistas del país. No sólo representan una fuente de trabajo, sino la oportunidad de mostrar la calidad interpretativa heredada de grupos como el Theja

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Algunos dicen que se debe a la migración de venezolanos. Otros lo atribuyen a la idea de que el actor no puede ponerse fronteras en el arte. Lo cierto es que cada vez son más las obras de teatro con rostro nacional que se presentan en el extranjero, específicamente en una ciudad como Miami.

Entre las numerosas salas de la ciudad, hay dos escenarios en particular en los que se han presentado Luis Chataing con sus stand up comedy; Franklin Virgüez con su pieza Se cae de maduro; el hiperrealismo de A 2,50 la cubalibre y hasta Baño de damas, de Rodolfo Santana. Son el Teatro Trail y el Micro Teatro. El primero ofrece historias que pueden ser disfrutadas por más de 400 personas, mientras que el segundo se vale de la experimentación y la cercanía que permite escenificar una obra dentro de un contenedor.

El director de Micro Teatro –que proviene del mundo de la banca– es Miguel Ferro. Cuenta que este boom tiene su origen en la iniciativa que tuvo Venevisión Internacional de dedicar una mirada no solo a la televisión sino también a las tablas en esa ciudad estadounidense. Abrió una sala de teatro en el año 2001 y produjo más de 20 espectáculos, pero tuvo que cerrarla en 2006 por razones comerciales. “Esa apertura motivó a otros grupos satélite a buscar sus propios espacios. Así surgió el proyecto de Raúl González con Manuel Mendoza –el Trail–, y la productora que fundó Mariela Romero. Fue un gran impulso y se comenzó a producir teatro. Hoy en día, las obras que están en cartelera tienen 90% de venezolanos”, afirma por teléfono.

Ferro asegura que la buena receptividad que han tenido se debe principalmente a la herencia de compañías como Rajatabla o el Grupo Theja, del teatro que se hacía en el país en los años setenta y ochenta. “Se sembró en nuestra generación un alto nivel de calidad que hemos exportado”.

El Micro Teatro está integrado por varios contenedores, en los que se pueden presentar en una misma noche 13 montajes. El precio de la entrada es de 5 dólares. Las obras duran 15 minutos y después de 10 minutos de descanso comienza la siguiente función. “¿Por qué el éxito? Es lo que llamo el fast food del teatro”, exclama.


Nacionalidades mezcladas. “En Miami está todo el mundo”, expresa Crisol Carabal desde allá. Y comienza a enumerar lo que llama “la vieja guardia” de la actuación: Alba Roversi, Gledys Ibarra, Eduardo Serrano, María Alejandra Martín, Franklin Virgüez, Scarlet Ortiz, Beatriz Valdés… “Un gentío, no te puedes imaginar la cantidad. Y no sólo actores, también hay productores, directores, ejecutivos”, dice.

“En Venezuela antes había mucho trabajo y una calidad de vida. Ahora no. La gente necesita abrir sus posibilidades. Y no se trata solo de trabajar, sino las mezclas. Compartes con cubanos, colombianos, mexicanos, argentinos. Y también aprendes”, señala quien presentó en el Trail, en Coral Gable, la pieza El espíritu burlón.

Y hasta ese escenario llegó la política con el stand up comedy Buenas noches, en el que participan Carla Angola, Kico Bautista, Roland Carreño y Pedro Luis Flores, que se incorporó al grupo luego de cuatro funciones. “La respuesta del público es impresionante”, cuenta quien solía leer los titulares de mañana en Globovisión y que estrenará en diciembre el programa Viene impreso en El Venezolano TV, en Miami. “La gente llora por nostalgia. Porque de alguna manera un canal de televisión es una conexión con tu país de origen, al igual que el teatro”, agrega.

El stand up comedy narra hechos del acontecer político del país. “Es una forma de hacer periodismo que se explica por las circunstancias de presión de los canales. Una respuesta que dimos a la jugada de eliminar el programa de televisión, que con todos sus defectos era periodismo crítico. Si nos quitan unos medios, nos queda el teatro”.