• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El teatro también se disfruta sin necesidad de comprar una entrada

Festival de Teatro de Caracas / Francesca Commissari

Festival de Teatro de Caracas / Francesca Commissari

En la Plaza de los Museos se presentó Las marionetas dijeron que no del cubano Juan Carlos Martínez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sol no es nunca un obstáculo cuando se hace teatro de calle. En ello coinciden los actores del Centro de Investigación Artística Nueva Escena y del taller de formación actoral Katia con K, quienes fueron los encargados de inaugurar la programación de calle del Festival de Teatro de Caracas.

La primera función, programada para las 2:00 pm, comenzó con puntualidad inglesa en la plaza Los Símbolos. Los diez actores del Ciane salieron a escena trajeados de blanco y con sus elementos de trabajo característicos: los zancos.

Presentaron la pieza El primer habitante, original de Soraya Orta, que es parte de su repertorio desde 2005.

"Con esta obra hemos actuado bajo el sol de Maracaibo y de la Guajira colombiana. Aunque trabajamos tanto en sala como en exteriores, el teatro de calle es lo que más nos gusta. Disfrutamos llevar la propuesta a gente que por distintas razones (no sólo económicas sino también culturales y sociales) no tiene acceso al teatro", indica la también directora de la obra.

La pieza combina el trabajo circense con el llamado teatro-danza. Ayer, los actores realizaron aproximadamente 60 minutos de acrobacias en la plaza Los Símbolos, frente a transeúntes que mostraron sorpresa. Muchos se quedaron, desafiaron el calor y el sol con paraguas en mano. Al final de la presentación, los integrantes del grupo se permitieron compartir con el público. "Siempre nos preguntan por los talleres de zancos. Nunca se sabe si entre estas personas que nos observaron habrá alguien que se quiera involucrar con lo que hacemos", dice Orta.

En la Plaza de los Museos el ambiente era más alegre por tratarse de público infantil. Allí Katia con K, una agrupación dedicada al teatro comunitario, presentó una adaptación de Las marionetas dijeron que no, una pieza del autor cubano Juan Carlos Martínez, dirigida por Daniel Blanco. Se trata de una pieza que parte de la historia de un niño que quiere construir un arco iris y de un espectáculo cuyas marionetas se rebelan pues no quieren seguir siendo dirigidas. El argumento puede leerse como una crítica al sistema capitalista o como un llamado a fomentar valores ciudadanos y de cooperación. Esto último depende por supuesto de la edad y de la posición política del espectador.

Blanco ha presentado la obra desde hace cinco años en lugares comunitarios dentro y fuera de Catia. "Es la segunda vez que participamos en el festival y es muy enriquecedor poder sorprender al público que normalmente viene al parque o a los museos", dice.