• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“El socialismo del siglo XXI es el fascismo del siglo XX”

El actor y dramaturgo Javier Vidal/Archivo

El actor y dramaturgo Javier Vidal/Archivo

El dramaturgo, actor y periodista considera que Venezuela es un país de ficción.  "El socialismo del siglo XXI es el fascismo del siglo XX: Hitler, Mussolini, Franco, vencedores humillando a los vencidos, que no son tal"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

-Volvió con Diógenes y las camisas voladoras. ¿Otra indirecta?

–(Carcajadas) En Diógenes todo es directo.

–¿Qué hubiera pasado en Venezuela si Diógenes Escalante no se vuelve loco?

–Hubiésemos tenido un país civil y civilizado hasta nuestros días.

–¿Y si el soberano elector hubiera sido más perceptivo?

–Decía Henrik Ibsen que la mayoría nunca tiene la razón. Arthur Miller afirmaba que no siempre la tenía.

–¿La tiene la mayoría oficialista en los poderes públicos?

–Son fascistas.

–Aparte de volar, ¿trinan las camisas de Diógenes?

–(Risas) De hecho, Diógenes silba junto con los pajaritos en el Hotel Ávila. Incluso, en el diálogo Escalante dice: “¿Eso es un pajarito o un sapito?”.

–¿El político se hace el loco?

–Así es. Escalante se volvió loco porque no era político.   

–Así como a un sutil Romeo usted ha encarnado a un sanguinario policía. ¿Por qué no incursionó en la política?

–El actor interpreta y respeta las reglas. En la politiquería se enmascaran y las irrespetan.

–¿Cómo se pagan las locuras políticas?

–A largo plazo; son las más caras. Y las estamos pagando.

–¿A quién interpretaría del proceso?

–(Risas) A Jorge Rodríguez, pero no como Escalante sino Maquiavelo. Es el único que no está loco.

–¿Y de la oposición?

–Liliana Hernández.

¿Imagina que, además de orate, Diógenes hubiera sido un iletrado?

–(Carcajadas) Ahora todo el régimen militarista es humanística y democráticamente iletrado.

–Si Escalante es el loco de la historia civilista, ¿cuál es su homólogo militar?

–Cipriano Castro.

¿Imaginarían en 1945 a ministros amenazando con botar a empleados públicos por pensar distinto y manifestando públicamente su desprecio a la Constitución y las leyes?

–Ni siquiera Medina, que legalizó el PCV.

–¿Supera la ficción a la realidad?

–Venezuela es un país de ficción.

–¿Es ficción el paralelismo entre el nacional-socialismo de aquella década y el socialismo nacionalista de hoy?

–Son hermanos gemelos. El socialismo del siglo XXI es el fascismo del siglo XX: Hitler, Mussolini, Franco, vencedores humillando a los vencidos, que no son tal.

–¿Y las torturas de guardias nacionales a varios estudiantes en Lara, en presencia de un teniente coronel?

–Allí volvemos a la Seguridad Nacional de Pedro Estrada y a la Digepol de los primeros años de Betancourt.

–¿Un género para la aplanadora “bolivariana” en la AN?

–El de mojiganga: callejero, burlesco, cuya temática es la muerte.

–¿Qué inspira más: la locura o la cordura?

–La locura, porque es conflictiva.

–¿Una locura en el escenario?

–Creerme el personaje.

–¿Le quedó algo de Diógenes?

–Ahora me gusta más la pizca andina.

–¿Se someterá a “la identificación ideológica” que pidió el Estado-gobierno?

–El teatro nunca hace odas al poder. Y al poder no le gusta el teatro por la palabra, y la palabra es idea, y de la idea a la ideología…

–¿Teme una ley mordaza para la dramaturgia?

–Sería el último de los pasos para cerrar la dictadura.

–¿Y el sabotaje revolucionario contra la obra El orgasmo?

–Es reflejo de un fascismo orgánico. Los militaristas siempre huyen de un orgasmo.

–¿Un militar?

–Wolfgang Larrazábal.

–¿Y López Contreras con su calma y cordura?

–(Carcajadas) Pero se portó muy mal con Escalante.

–En 40 años, ¿hizo o vio teatro marcial?

–Sólo los TO5. En 1829, Páez hizo de Otelo y Soublette de Yago en la obra de Shakespeare

–¿El presidente más próximo a Escalante?

–Por cercanía, Ramón J. Velásquez; fue el primero que le dijo a Medina: “Escalante está Escalante”.  

–¿El más cuerdo de la cuenta?

–José María Vargas, el civilista.

–¿Tenía Diógenes algo de razón?

–Sin ser psiquiatra él sabía donde se iba a meter, y el subconsciente le ganó al consciente.

–¿Quién gana hoy?

–La mala consciencia, por ahora.

–¿Ubica a Diógenes en 2013?

–Antes de ser loco hubiera hecho cumplir la Constitución; luego, se hubiera ocupado del Ministerio de la Cultura. 

–¿El Escalante de la MUD?

–La junta médica psiquiátrica.

–¿Qué tipo de personaje es el venezolano?

–El coro de una tragedia griega.

–¿Por qué más de 20% del electorado siempre se hace el loco?

–Y además ve muchas camisas voladoras.

–¿Y el soberano?

–Ya no se hace, se está volviendo Escalante.

–¿Reclamó la comedia del 14-A?

–Todos, incluido el oficialismo. Por haber presenciado la mala parodia de una comedia. Nos engañaron al tapar la versión original.

–¿El capítulo de este drama psicosocial?

–En pleno desenlace. Ya el conflicto estalló.

–¿Continuará la función?

–Tiene que bajar el telón.

–¿Un género circunstancial?

–Teatro de resistencia.

–¿Conciliación o el país de las camisas voladoras?

–Ojalá lo primero, para que esto no se convierta en una tragedia shakesperiana.

–¿Qué pasaría en Venezuela si Diógenes Escalante fuese rector del CNE?

–Sería todo pulcro y transparente. Escalante no era un cínico; se volvió loco. Y los locos siempre dicen la verdad. 



jolguerr@gmail.com