• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las redes sociales se erigieron como el sitio para discutir sobre literatura

Ahora lectores y escritores pueden estar siempre en contacto | Lemus

Ahora lectores y escritores pueden estar siempre en contacto | Lemus

El desarrollo de la crítica en línea sería una reacción a la falta de publicaciones especializadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Frente a la desaparición, casi total, de las revistas especializadas en crítica literaria, las redes sociales y los blogs de interesados en el tema se han convertido en brújulas para los lectores cuando quieren buscar una obra en las librerías. A algunos les parece que la transición entre el papel y la web desvirtúa la calidad de la reseña y otros piensan que lo importante no es dónde se lee, sino quién la escribe: buenos críticos redactarán piezas útiles. Lo evidente es que las redes sociales han contribuido a redefinir la promoción de la lectura y la relación entre autores y lectores.

De la revista Relectura que coordinaban Rodrigo Blanco Calderón y Luis Yslas sobrevive su grupo abierto de Facebook, que cuenta con 2.471 miembros. Allí se publican artículos y otras curiosidades literarias. Además, se ha convertido en un buen sitio para las discusiones. Para Yslas, las redes sociales han contribuido a que leer deje de ser un ejercicio de asceta: “Gracias a la influencia de los medios de comunicación, sobre todo los tecnológicos, la escritura y la lectura han pasado de la soledad a la solidaridad”.

Agrega que allí un escritor puede interactuar con sus lectores directamente y eso cambia las nociones de recepción: “Hay más velocidad y la gente asume la lectura y la escritura como zonas de paso. Es lo que Baricco llama la ‘sociedad de la mutación”.

De la misma opinión es Ricardo Ramírez Requena, que el próximo lunes –y hasta el 29 de octubre– dictará en la Biblioteca Los Palos Grandes el taller El Blog Literario en Venezuela, Comunidad Virtual y Cultura. Señala que el principal cambio que esta interacción promueve no es necesariamente en las obras sino en su lectura: “Cambia el lector, pues tiene acceso a una gran cantidad de opciones, debe elegir con rapidez y ante la avalancha debería volverse más selectivo en sus lecturas; esto no es garantía de calidad, sino de acceso a un público amplio”.

Brújulas de y sobre letras. Rodnei Casares, librero de Alejandría II, creó el hashtag #Librodeldía para promocionar publicaciones en Twitter: “Haciendo recomendaciones, tanto de lo que nos gusta a nosotros como a otras personas, Jonathan Bustamante (@lectormetalico) y yo hemos creado con #Librodeldía una clientela 2.0, dentro de la cual han aparecido clientes reales atraídos por nuestras sugerencias”.

Casares indica que su propuesta incluye recomendaciones hechas mayoritariamente por lectores y libreros, pero que los jueves invitan a un escritor para que hable de sus obras favoritas. Últimamente completan la oferta con videos y otras herramientas virtuales: “No hay un plan preestablecido. Aquí se publica lo que la gente envía y ofrecemos el punto de vista del autor y del lector, pero siempre dándole el privilegio a este último”.

También en Twitter surgió @QueLeer, que cuenta con 514.360 seguidores y todos los días suma nuevos (en Facebook tiene 9.000). Es un microblog en cuyo perfil puede leerse: “Lectores caseros que buscamos experiencias literarias para enriquecer nuestro intelecto y nuestras bibliotecas”. María Alejandra Bello, que lo administra junto con Melissa Nahmens, señala que aunque las redes sociales atrajeron primero a los jóvenes, pronto otro público entendió que servían para conocer mejor los libros. “En la librería hay una barrera entre lector y escritor que las herramientas 2.0, que colocan la relación de tú a tú, han contribuido a difuminar”.

Bello considera que las redes sociales vuelven la crítica más inmediata y ayudan a los escritores a promocionar sus libros, por eso es que últimamente han proliferado otros géneros más cercanos a las nuevas tecnologías como, por ejemplo, la microficción.

En cuanto a los blogs internacionales dedicados a la lectura se encuentran el de Iván Thays, Moleskine Literario (http://ivanthays.com.pe/), el asociado con la revista catalana Qué Leer (http://www.que-leer.com/) y Papeles Perdidos del diario español El País. La próxima semana, El Nacional Web tendrá un espacio similar: Colofón, nombre que alude a la nota al final de los libros, que indica el lugar y fecha de la impresión.

La cifra

514.360 seguidores en Twitter tiene @QueLeer, el microblog de recomendaciones de libros