• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Nos sentimos como embajadores del país en el exterior”

Fernando y Luis Alfredo Álvarez | Foto: Cortesía ESPN

Fernando y Luis Alfredo Álvarez | Foto: Cortesía ESPN

Luis Alfredo guió a su hermano menor hacia los deportes, pero asegura que Fernando es mejor pelotero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 1995, Luis Alfredo Álvarez se convirtió en el pionero de todos los venezolanos que trabajan en la cadena internacional deportiva ESPN: “Me enorgullece el trabajo que hace hoy la generación de Carolina Guillén, Carolina Padrón, Tony Cherchi, Adriana Monsalve o Richard Méndez”, hincha el pecho vinotinto. Su hermano Fernando le secundó en 2000: “He comentado entre 17 y 20 disciplinas deportivas distintas en televisión y mi currículum incluye un campeonato mundial de piedra, papel o tijera”, se enorgullece quien llegó a trabajar como corredor de seguros y dice tener a Luis Alfredo como su mayor ejemplo, sólo por debajo del papá de ambos: Alfonso Álvarez Gallardo, uno de los pioneros de la pantalla pequeña nacional.

Tienen otro hermano, Alfonso “Ponti” Álvarez, que ha pegado el grito de “¡Venga, vieja!” en las transmisiones del baloncesto nacional. Y viene otra generación Álvarez: el segundo de los tres hijos varones de Luis Alfredo (actualmente espera el nacimiento de otro niño de su segundo matrimonio), Luis Felipe, de 17 años de edad, es un prospecto de beisbol en Estados Unidos pero también quiere estudiar periodismo deportivo. Rodrigo Andrés, el menor de los dos hijos de Fernando, quiere ser analista en televisión de las disciplinas del músculo, como su papá, aunque también se destaca como cantante.  

—¿Cómo es eso de tener a un hermano como compañero en ESPN?

Fernando: No todo el mundo tiene el privilegio de trabajar al lado de su hermano, y a mí me ha tocado hacerlo en el mejor canal deportivo del mundo. Es un orgullo inmenso. Luis Alfredo siempre ha estado en un nivel más alto que yo. Me siento como un embajador de mi país en el exterior. Ese es el ejemplo que tratamos de dar. Cada vez hay más venezolanos en ESPN y hemos tratado de ayudarlos para que sigan creciendo.

Luis Alfredo: —Pero Fernando poncha más que yo.

Fernando: —Los dos jugamos buen beisbol, ¿oíste? Fuimos buenos en la liga Criollitos. Nuestras vidas han estado muy unidas. En nuestra familia, que es muy numerosa, somos los que hemos pasado juntos más Navidades y Años Nuevos. Y sigo con mi hermano en los momentos más íntimos.

Luis Afredo: —Fuimos criados bajo el lema de que la familia está primero que nada. En las buenas y en las malas.

—¿La gente los confunde mucho?

Fernando: —Tenemos un tono de voz parecido. Casi siempre nos confunden. En las transmisiones, nuestro compañero Ernesto Jerez siempre tiene que recalcar: “Estoy junto a Luis Alfredo” o “estoy junto a Fernando”. Mucha gente me escribe en Twitter como si yo fuera Luis Alfredo. Los venezolanos somos importantes para ESPN por nuestro tono de voz neutral. Desde que entré en la cadena me he mentalizado para hablarle a un continente, no a un país.

Luis Alfredo: —A veces se dirigen a nosotros como “Luis Fernando”. Algo curioso es que yo crecí y me crié narrando beisbol. Incluso lo he hecho en las ligas menores en las que han jugado mis hijos. Pero cuando me toca trabajar con Fernando en ESPN, el que narra es él, y yo me dedico a analizar. Pero estoy absolutamente seguro de que lo podríamos hacer al revés con total comodidad.

—¿Le ven futuro al Clásico Mundial de Beisbol?

Luis Alfredo: —Si a mí me llamaran para representar a Venezuela en lo que sea, me pongo ese uniforme sin pensarlo. Para que el Clásico prolongue su vida tiene que haber tanto mayores permisos como mayor compromiso por parte de algunas estrellas con sus países. Pero el evento es formidable. No se trata tanto de salir a ganar, sino de comparar el talento, el progreso y el futuro del beisbol de Venezuela con el de otros países.

Fernando: —Aunque el picheo de Venezuela no es tan bueno, me llena de orgullo ver a tantas estrellas reunidas y motivadas por la bandera. El Clásico no va a morir. Su objetivo, que era globalizar el beisbol, se está cumpliendo. Jamás nos hubiéramos podido imaginar que Brasil, España o Italia tendrían buen desempeño en este deporte. Aquí hay una mina de oro, porque no debemos olvidar que el Clásico es visto por sus organizadores como un negocio.

—Aunque no sea su deporte, ¿ven a la Vinotinto en el Mundial de Fútbol Brasil 2014?

Luis Alfredo: —Le pedí a Dios larga vida para ver ese momento. Y creo que el momento llegó. Se producirá la metamorfosis final y el fútbol se convertirá en el deporte numero uno de Venezuela.

Fernando: —Me vine a Estados Unidos en 2000 con cuatro franelas de Argentina. Lloraba cuando a Argentina la eliminaban en los Mundiales. Hoy esas camisas están en una bolsa. Me pongo la Vinotinto. Así cambió mi pasión. Y en 2011 estuve en Puerto La Cruz, cuando le ganamos por primera vez en la historia a Argentina.