• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

No: el reto de la diversidad cuando se enfrenta con un color único

Gael García Bernal | EFE

El publicista René Saavedra (Gael García Bernal) cuenta con 15 minutos en televisión contra todo el aparato del Estado | EFE

Un joven creativo publicitario, contratado para la campaña contra la dictadura de Pinochet, pone énfasis en los mensajes positivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es una película sobre el reto que se le presenta al pensamiento diverso cuando afronta a quienes pretenden una ilusión de unidad monolítica. La ironía ha querido que la cinta chilena sobre el plebiscito de 1988, mostrada ante una audiencia de Venezuela en abril de 2013, sirva para ilustrar cómo, aferrados al poder, los extremos se tocan: no importa que un gobierno se haga llamar de derecha o de izquierda, ni que el insulto que se use contra el que tiene un criterio diferente sea “marxista” o “burgués”. Las etiquetas se difuminan cuando, desde un Estado sin contrapesos, se persigue una falazmente atractiva sociedad unicolor, que tarde o temprano chirría ante la naturaleza humana.

“Este plebiscito está perdido desde que la derecha lo convocó”, concluye en la película del director Pablo Larraín una de las representantes del “saco de gatos” de 17 partidos aliados en la Concertación que buscaba, por los votos, el fin de 17 años de dictadura de Augusto Pinochet. “Necesitamos los ejércitos celestiales, un acto divino”, se resigna otro líder.

Además de los aparatos represivo y electoral, Pinochet contaba con el monopolio comunicacional, que lo mostraba, rodeado de pueblo y niñitos con lágrimas en los ojos, como el hombre que había modernizado la economía de Chile. La oposición tenía apenas 15 minutos para transmitir sus mensajes por televisión a avanzadas horas de la noche.

 

Todos en el arcoiris. René Saavedra (el actor mexicano Gael García Bernal), joven creativo publicitario hijo de un opositor asesinado, es contratado para llevarle una brisa de frescura a la campaña del “No” a Pinochet: aconseja que los mensajes no deben basarse tanto en el pasado (los crímenes de la dictadura) sino en un futuro de optimismo y libertad. Sabe que importan las ideas, pero también lo que entra fácil por la piel y los oídos. Como símbolo, toma un arcoiris similar al del venezolano Museo de los Niños. En contrapartida, recibe los embates de la guerra sucia.

Postulada al Oscar como Mejor Película en Lengua Extranjera, que finalmente obtuvo Amour de Michael Haneke, No es un filme valiente ante heridas todavía recientes en Chile y que representa un momento vigoroso en la cinematografía de la nación austral, con títulos como La nana, Stefan vs Kramer, Gloria y Violeta se fue a los cielos. Hasta 27 cintas se estrenaron en 2012, admirable para un país con poco más de la mitad de la población e ingresos económicos de Venezuela.

No

Drama histórico. Chile, 2012

Director: Pablo Larraín

Hoy, 7:00 pm

Centro de Arte Los Galpones

Función gratuita al aire libre (se aconseja llevar silla playera)

Información: www.centrodeartelosgalpones.com