• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La resistencia de la ONG se manifiesta en una antibienal

La artista visual indica que la idea nació desde la postura irreverente que siempre ha caracterizado a la ONG | Foto Henry Delgado

La artista visual indica que la idea nació desde la postura irreverente que siempre ha caracterizado a la ONG | Foto Henry Delgado

Para la artista visual Gala Garrido es momento de matar a los grandes maestros del modernismo y empezar a generar nuevos discursos plásticos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bastardas. El término calza casi perfecto al definir las artes gráficas dentro del contexto de la plástica en Venezuela. Ese carácter ilegítimo, marginal, secundario, también está conectado a un espíritu genuino y de libertad que siempre deberían mantener los creadores.

Basados en esta premisa, la Organización Nelson Garrido impulsa la primera Antibienal de Artes Gráficas, un espacio reivindicativo que está abierto a nuevas propuestas y formatos.

La artista visual Gala Garrido indica que la idea nació desde la postura irreverente que siempre ha caracterizado a la ONG. “Nos burlamos de todo, de los certámenes de arte, de la norma, lo convencional. Por eso es antibienal, porque no sabemos si sucederá una sola vez o se repetirá el año entrante, dentro de una década... Es una iniciativa libre”.

Los organizadores no sabían de la Bienal de Artes Gráficas que este año celebrará su cuarta edición en el Museo Carlos Cruz-Diez. “Calzó perfecto, nos burlamos también de ellos”, expresa la creadora.

Los trabajos de los artistas que deseen participar entrarán en un proceso de selección y los ganadores se agruparán en una exposición que tomará las tres salas de la ONG en mayo. La convocatoria continúa abierta hasta el jueves, tanto para artistas venezolanos como extranjeros. El jurado estará integrado por Santiago Pol, Waleska Belisario, Carolina Arnal, Humberto Valdivieso y Agustín Villasana.

“La idea es generar un puente con las nuevas propuestas, visibilizar los trabajos emergentes. Hemos tenido gran feedback, pero queremos que se incorporen más artistas jóvenes. Tengo la ilusión de que no sean solo de Caracas, sino recibir muchas propuestas del interior”, indica Garrido.

Para la artista es momento de que se generen nuevos lenguajes. “Llegó la hora de matar simbólicamente a los grandes maestros. Somos sus hijos, los reconocemos, adoramos y respetamos, pero ellos tenían un contexto histórico distinto. Hay que replantearse los códigos, los discursos. En el arte seguimos solapados por ese momento de oro que significó el cinetismo. Tenemos que romper con eso”, afirma.

La ONG continúa funcionando como espacio de resistencia, autónomo y libre. En este momento de caos tanto político como social, su posición irreverente se valida aún más. “Necesitamos reflexionar sobre nuestro contexto y más en esta situación que vivimos. El arte debe funcionar como válvula de escape, que el colectivo sienta que se desahoga en las imágenes que responden a la contemporaneidad del momento político que atravesamos”, reitera Garrido.

En su opinión, en Venezuela están sucediendo cosas importantes, se generan propuestas valiosas, pero tímidamente. Desde la ONG intentan dar respuestas, funcionar como caja de resonancia. “Que se manifieste ese vínculo expresivo que no calza en ningún lado. Las galerías han asumido posiciones que deberían tener los museos. El arte, sin embargo, no debería obedecer nunca al poder, ni a este ni a ningún otro”.

Antibienal de Artes Gráficas
Convocatoria abierta hasta el 12 de marzo
Tema libre