• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ser reina de belleza pasa del sueño a la pesadilla

3 Bellezas | Foto: Cortesía Carlos Caridad

3 Bellezas | Foto: Cortesía Carlos Caridad

Una madre obsesionada por ganar una corona pondrá a sus hijas a competir desde pequeñas sobre una pasarela, sin importarle la tortura que eso represente. Una reflexión sobre la superficialidad del venezolano contada a modo de parodia desde el mundo de los tacones y las lentejuelas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Perla está obsesionada con los concursos de belleza. Sabe que su pecado es la vanidad. No le importa. También es soberbia, arbitraria y en su empeño por alcanzar una corona, de cualquier certamen, arrastrará a quien sea, incluso a sus hijos.

El primer estreno del cine nacional de 2015 entrará en cartelera el viernes, de la mano de Carlos Caridad Montero. Su ópera prima, 3 Bellezas, es una crítica con espíritu de parodia sobre la neurosis de un país alrededor de las misses. La protagonista es una fanática de los certámenes a tal punto que pone a competir a sus dos hijas desde pequeñas con el único objetivo de convertirse en reinas de belleza.

“El tema de los concursos es demasiado importante para Venezuela. No es algo bueno o malo. Mi intención era criticar esos patrones en la película, por eso no escogí a una actriz salida de ese mundo de las misses. Quería transmitir otra idea de la belleza, otra estética. Así llegué a Diana Peñalver, una actriz que viene del teatro experimental, que es el centro de ese núcleo familiar disfuncional”, señala el director de la cinta.

El filme muestra el crecimiento de estas dos niñas-rivales, cuyo único objetivo en la vida es complacer a su madre. Y luego está Salvador, el varón de la familia, quien no encaja en ese patrón de pasarelas y tacones altos, que permanece a la sombra de sus hermanas. Josette Vidal, Fabiola Arace y Fabián Moreno muestran gran química en la pantalla, al tiempo que logran sostener el argumento de la película que en un momento parece diluirse, cuando la madre cambia por un tiempo la obsesión de los concursos por el fanatismo religioso, en la búsqueda de la salvación eterna. Pero la vanidad podrá más que ese Dios del pastor evangélico.

Carlos Caridad Montero considera que el tema de los concursos de belleza es como un nervio latente en el país y nadie lo ha tomado en cuenta seriamente. “Vivimos en un país con eterna crisis, donde son premiados los atajos para alcanzar el éxito. Esto pasa porque la gente no suele recibir la retribución económica acorde a sus estudios, por eso el ascenso tiene que ver con esta necesidad de disfrazarse, de aparentar, de ponerse tetas para conseguir cierto estatus”.

En 3 Bellezas hay cierta estética visual ochentosa, aunque el realizador afirma que la película no está situada en esa década. Simplemente quiso retratar un punto de vista: que Caracas se quedó enclavada en esa época pasada. “Y eso tiene mucho de la picaresca española. La idea de gran ciudad, de aparentar lo que no es. Si detallamos las ciudades venezolanas nos damos cuenta de que se quedaron en los ochenta”, expresa. 

De este largometraje se valora la intención de reflexionar sobre ese lado perverso y obsesivo por la apariencia que también define a los venezolanos. “Espero que sea objeto de discusión. A lo mejor muchos se sienten identificados. Al parodiar los concursos de belleza lograba ese distanciamiento, que le da un tono de crítica. Incorporé el elemento de la religión como recurso narrativo porque es lo opuesto a este mundo de certámenes. Es la moralidad encarnada en esta secta inventada y macabra”, indica.

3 Bellezas tiene muy buenos momentos a nivel visual, incluso esos 15 minutos de efectos especiales que logran darle intensidad a ciertas escenas. La representación de los concursos, sin embargo, pudo haberse trabajado con mayor delicadeza aun con el tono caricaturesco que le imprime el director. El final puede ser predecible, aunque no dejará de sorprender a los espectadores.

3 Bellezas

Estreno: 23 de enero

Salas Cinex y Cines Unidos