• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las bandidas refresca la telenovela venezolana como producto de exportación

El dramático es un remake de Las amazonas, escrita por César Miguel Rondón y estrenada en el país en 1985

El dramático es un remake de Las amazonas, escrita por César Miguel Rondón y estrenada en el país en 1985

Santiago Vargas Henao, responsable de El clon, comparte la dirección con Luis Manzo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al entrar en la Hacienda La Vega un perro custodio ladra y rompe el silencio que reina en la casona colonial, uno de los pocos lugares tranquilos que se pueden encontrar en la capital. Hay caballerizas y jardines poblados de árboles frondosos. Es un sitio perfecto para recrear épocas pasadas o para sentirse transportado a otras regiones del país, como el campo.

Cuando se avanza por el camino empedrado, el paisaje campestre se interrumpe con la presencia de varios carros. Se observa a un grupo de personas que corre de un lado a otro siguiendo instrucciones. Al fondo hay 2 cámaras de televisión ultramodernas. Una voz autoritaria ordena silencio porque van a empezar a grabar una escena del capítulo 86 de Las bandidas.

Mientras el equipo afina detalles técnicos, la actriz colombiana Ana Lucía Domínguez se retoca el maquillaje. Luego repasa desde su Ipad el libreto de la novela producida por Televisa de México, RTI Colombia y RCTV. Del otro lado está el actor mexicano Marco Méndez, su galán en la ficción. El dramático es un remake de Las amazonas, escrita por César Miguel Rondón y estrenada en el país en 1985. El intérprete está montado en un rústico. Grabarán una escena de despedida. Intercambian palabras fuertes, que hieren a los personajes a los que dan vida: Fabiola Montoya y Alonso Cáceres.

El escritor Luis Colmenares es el responsable de la adaptación que compró Televen y que sustituirá a principios de marzo a Dulce amargo, cuando el dramático llegue a su final. Además de Domínguez y Méndez, la historia tiene como protagonistas a las parejas que forman Daniela Bascopé y Guillermo Dávila y Marjorie Magri y Christian McGaffney. Como contrafiguras actúan Jean Paul Leroux, Héctor Peña, Gabriel Parisi, Nany Tovar y Claudia La Gatta. También participan Caridad Canelón, Daniel Lugo y Carlos Cruz, entre otros.

 

Meses de trabajo. Las bandidas empezó a grabarse con tecnología HD en octubre, con la dirección del venezolano Tony Rodríguez (después lo reemplazó Luis Manzo) y el colombiano Santiago Vargas Henao. El último está encargado de los exteriores que se graban para el capítulo 86 en la Hacienda La Vega. Desde una unidad móvil, observa los 2 planos de la cámara. “¡Preparetes, que nos viene el sol”, dice a su asistente, que está afuera, en la escena.

Al culminar la grabación se le nota satisfecho. Tiene una enorme sonrisa. Dice que es la décima novela en la que trabaja como director (en Colombia ha estado al frente de éxitos como La traicionera y El clon) y que es una de las que se siente más orgulloso: “No ha sido fácil ensamblar tres grupos: Televisa es la que financia el producto y la que contrató a RTI Colombia para hacer la novela, que a su vez subcontrató a RCTV para que le preste los servicios administrativos y de estudio en Venezuela. Son tres países, cada uno con una cultura diferente de hacer televisión, pero que apuntan a un norte: hacer un producto internacional. Está la experiencia de México, que es una potencia en dramáticos; Colombia, con su nueva visión y formatos; y Venezuela, que es la fundadora de la telenovela”.

El director dice que una de las cosas más interesantes de Las bandidas es que exporta el modelo colombiano de trabajar con dos directores, en vez de con uno general. “Cuando hay una sola persona todo tiende a ser de un solo color, y los capítulos se pueden hacer repetitivos. Cuando tienes a un dúo, en el que ambos cuentan con el mismo peso e importancia, se enriquece la parte visual y la actoral. Manzo y yo nos repartimos. Una semana está uno en la dirección de exteriores y el otro en estudio. Eso nos permite refrescarnos, liberarnos de esquemas”.

Aunque el equipo es internacional, Vargas Henao considera que la novela tiene un sello muy venezolano. “90% del grupo es venezolano. Hemos trabajado en neutralizar los acentos con un coach de voz mexicano: Iván Olivares. Él ha tenido una labor fortísima, incluso desde antes de que empezáramos las grabaciones. Es fundamental, porque el objetivo de Las bandidas es venderse internacionalmente. Es importante que el mundo se dé cuenta de que Venezuela entró al HD; que tiene una imagen fresca, natural. Es una manera de rescatar la novela venezolana como producto de exportación, pues compite con buena dirección, fotografía y puestas en escena”, dice el realizador, que en abril comenzará la dirección de otra novela pero en Colombia, con Caracol Televisión.