• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

"Me quité el chip de quien era yo en Venezuela"

La actriz Jalymar Salomón le da vida a una guardaespaldas homosexual | Leonardo Noguera

La actriz Jalymar Salomón le da vida a una guardaespaldas homosexual | Leonardo Noguera

La actriz Jalymar Salomón le da vida a una guardaespaldas homosexual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jalymar Salomón es un nombre inolvidable para la generación de niños y adolescentes que crecieron en la década de los noventa con El Club de los Tigritos, que transmitía Venevisión. Aquellas coreografías, chistes y series del programa formaron a esta actriz y animadora que, luego de una trayectoria de más de una década, hace dos años decidió emigrar a Miami en busca de las oportunidades laborales que ya no encontraba en Venezuela.

Cuenta sin complejos que dejar su país ha sido una experiencia dura desde cualquier ángulo que lo mire. Y, aunque ha tenido que darse a conocer en un mercado en el que su rostro no era familiar, considera que ha sido afortunada. Por estos días se le puede ver como Gloria, una guardaespaldas homosexual en la telenovela Corazón Valiente de Telemundo. Mientras, en Miami interpreta a una abogada en El rostro de la venganza.

—¿Fue sencillo tomar la decisión de irse a probar suerte en otro país luego de tener sólida experiencia en Venezuela?

—A partir del cierre de RCTV comenzó un caos para conseguir trabajo debido a las pocas plazas que quedaron para los actores. Por eso tomé la decisión de venirme a Miami. Lo medité mucho, no fue algo impulsivo. Nunca había pensado en irme del país ni dejar a mi familia… No ha sido fácil, pues no viajé con un contrato de trabajo, más bien me vine a buscar uno y me costó mucho tenerlo. He sido muy paciente porque acá la competencia es muy reñida. Pero gracias a Dios conseguí entrar.

—¿Qué hizo para no deprimirse?

—Siempre me daban ataques y quería regresar, sobre todo en momentos en los que me veía sin trabajo y sola. Para poder quedarme acá me quite el chip de quien era yo en Venezuela, donde tenía una carrera larga y bien llevada. Aquí soy una más, una desconocida y debo hacer mil castings. Lo único que me ha servido es mi experiencia profesional, porque a la hora de pararme frente a una cámara sé hacerlo bien. Esa ha sido mi ventaja. Tuve la oportunidad de volver en mayo, pero cuando vi la situación del país decidí regresarme y seguir intentándolo, así sea fuerte.

—Gloria es un personaje nada convencional en telenovelas. ¿Le fue fácil aceptarlo?

—Sí, porque me encantó desde siempre y lo disfruté al máximo. Aylín Mujica era mi compañera y fue una experiencia increíble trabajar con ella porque me ayudó muchísimo. Fue un reto profesional muy grande. Al principio me pregunté si iba poder hacerlo porque siempre lo desconocido da miedo, pero tuve el apoyo del equipo de producción, de mis compañeros y muchas ganas de asumir el reto.

—¿Qué fue lo más difícil de interpretar a una homosexual?

—Lo difícil fue desinhibirme. Creo que en Venezuela no han pasado las escenas tal cual las hicimos por la ley, pero me tocó hacer cosas muy fuertes, como desnudos o darle besos a mi compañera. Si bien fue un reto difícil, estuve muy apoyada por ella. Entre las dos buscábamos la manera de sentirnos cómodas. Nos divertimos mucho. Yo me enamoré de Gloria y eso me ayudó a pasarme el switch de pensar que tenía que besar a una mujer.

—¿Su personaje la ayudó a entender mejor a los homosexuales?

—Siempre le he tenido mucho respeto a las personas que tienen esa tendencia sexual. Tengo muchos amigos homosexuales y nunca lo he visto como un tabú, para mí es algo muy natural a pesar de que yo no pertenezco a esa comunidad. No obstante, nunca había tenido la experiencia de besarme con una mujer y eso sí fue muy sorprendente para mí, pero salió.