• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“No me puedo desprender de Venezuela”

Javier Valcárcel interpreta a Francisco Robledo en Santa Diabla | Cortesía Javier Valcárcel

Javier Valcárcel interpreta a Francisco Robledo en Santa Diabla | Cortesía Javier Valcárcel

Después de trabajar en el país en 19 telenovelas, en 2012 hizo su primer papel para la televisión internacional. Además de actuar, el artista es amante —y profesional— de la fotografía. El actor interpreta a Francisco Robledo en Santa diabla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La carrera de Javier Valcárcel ha estado marcada por papeles característicos. Cuando se revisa su trayectoria queda claro que es un actor de retos, con predilección por los personajes complejos. El año pasado fue seleccionado por la cadena Telemundo para interpretar al policía Francisco “Pancho” Robledo en la exitosa telenovela Santa diabla, uno de los personajes más populares de la producción.

Valcárcel tuvo que aprender desde empuñar un arma hasta expresarse como estos funcionarios. Dice que no le costó el acento neutro, pues lo practica desde que llegó a Miami hace tres años. Tras seis audiciones finalmente fue seleccionado para el dramático protagonizado por Gaby Espino. No tiene un contrato de exclusividad con ninguna cadena, así que también se dedica a fotografiar artistas como una forma de percibir otros ingresos. 

El actor asegura que regresaría al país si le ofrecen un buen papel. Mientras tanto, le parece positivo encontrarse con sus compañeros en Estados Unidos. “Yo no me puedo desprender de Venezuela. Soy cubano, pero llegué a esa nación muy pequeño y viví 31 años allá. Me gusta encontrarme con gente que está en lo mismo que yo, en la lucha, con ganas de trabajar. Donde hay un venezolano, así no sea amigo mío, me pongo a hablar”.

—Nunca había interpretado a un policía, ¿cuáles fueron los retos?

—En mí no estaba el anhelo de interpretar ese papel. Lo primero que hice fue preguntarme por qué un personaje como Pancho, que creció bajo unas circunstancias familiares determinadas, con un nivel económico alto, quiere ser policía. Y resulta que Pancho tiene un lado B, busca el lado bueno de las cosas, hace lo correcto y no le gustan las dobles caras. Él busca la verdad en las personas. Me pregunté qué lo impulsaba y lo descubrí a lo largo de la trama, porque Santa diabla no permitía visualizar cómo se iba a desarrollar un personaje, pues el escritor explora muchos vericuetos.

—Dice que Pancho tiene un lado B. ¿Y usted?

—¡Yo soy supernormal! Trato de hacer las cosas bien, no le hago daño a nadie. Quizás mi lado B es que soy muy comelón (risas). Cometo el pecado capital de la gula y el de la pereza. ¡Me encanta dormir!

—También se dedica a la fotografía.

—Sí, de eso he vivido, incluso antes de venirme tenía un estudio con otros profesionales. La fotografía es mi modo de vida cuando no actúo. Aquí se hacen pocas novelas al año y Dios quiera que quede en la próxima. Pero si no, aquí tengo mi cámara, tengo mi empresa. Hago retratos para actores.

—¿Y no piensa en incursionar en otro género de la fotografía?

—Hago paisajismo, pero como hobbie. Si realizo otra cosa será para mí. Soy un emigrante en Miami como cualquier otro y tengo que pagar cuentas. Este es mi negocio.

—Ahora hay un movimiento teatral muy interesante en Miami, en el que participan muchos venezolanos. ¿Piensa actuar en alguna obra?

—Esta semana fui a la lectura de una obra que me enviaron y que me encantó. Posiblemente pronto esté sobre las tablas del Microteatro. He ido a ver a compañeros maravillosos como Crisol Carabal, Alba Roversi y Yul Burkle, muchos venezolanos. Es como un reencuentro. Cada vez que voy al Microteatro me siento en el Rajatabla, es muy grato encontrarse con muchos amigos que en Caracas casi nunca veía.

Santa diabla

Televen

Lunes a viernes, 10:00 pm.