• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El público recibió un abreboca de Vive la Danza

Sintigo, de Brixio Bell, fue una muestra de las emociones que crea el baile | Foto Leonardo Guzmán

Sintigo, de Brixio Bell, fue una muestra de las emociones que crea el baile | Foto Leonardo Guzmán

Un grupo selecto de invitados tuvo la oportunidad de apreciar las piezas que se mostrarán en las calles de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vive la Danza decidió tomar las calles en la edición de este año. Sin embargo, sus organizadores se permitieron realizar anoche una premiere exclusiva con invitados especiales y un público selecto en la sede de El Nacional para brindar un abreboca de lo que se verá en el festival.

Miguel Henrique Otero, presidente editor del diario, dio la bienvenida a la muestra y aupó la iniciativa, pues considera que es una forma creativa de llevar la danza a las comunidades.

Eloísa Maturén, directora y creadora de Vive la Danza, expresó su emoción porque ya van a comenzar los espectáculos en las plaza de los cinco municipios del área metropolitana de Caracas. "Nuestro objetivo es llenar las calles de danza. Que todo el público caraqueño se contagie. Nuestra idea es llevar el festival a todo el país, en el año 2015", agregó.

Los organizadores han usado las redes sociales para la campaña promocional. Aprovecharon esta actividad para presentar tres videos en los que participan artistas que apoyan el movimiento.

La muestra de coreografías que se verán en las calles de la ciudad capital a partir del miércoles 26 comenzó con la pieza unitaria del coreógrafo Walter Castillo, Piedad, interpretada por Andrea Hernández.

A continuación Armando Díaz y Oswaldo González subieron al escenario para simular una lucha con una perfecta sincronización de movimientos, en un baile creado por Anaisa Castillo, titulado Liza.

Luego fue el turno para Watache, en el que Sofiani Figueroa y Jorenmi Rivas bailaron un tango con coreografía de Figueroa.

Para finalizar, Brixio Bell presentó Sintigo, en los cuerpos de los bailarines Kenz Vivas, Víctor Pernía y Oriana Ohep, que fusionaron flamenco y ballet para mostrar una pieza impregnada de emoción y dramatismo.

La muestra dejó al público entusiasmado y a la expectativa de las actividades del festival.