• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El proyecto Rock & MAU lució un traje juvenil y sinfónico

Vocalistas de populares agrupaciones actuaron con la Orquesta del Conservatorio Simón Bolívar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Algunas veces el performer se rehúsa a hacer de su show una burbuja y renuncia a la vieja usanza de desconectar de su entorno político y social el hecho artístico. La cuarta edición de Locos por la paz, en la que convivieron estrellas del pop y el rock nacional, miembros y músicos cercanos a la Movida Acústica Urbana, instrumentistas de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio Simón Bolívar y el director Eddy Marcano, emitió un mensaje a través de ritmo y melodías.

Tal como lo planteó Francisco Granados, locutor de La Mega y presentador de la cita, hay una enseñanza que reposa sobre la simple combinación de los ritmos tradicionales, el ropaje orquestal y las pegajosas melodías que bandas como Desorden Público, Caramelos de Cianuro, Malanga, Viniloversus y Tomates Fritos han depositado en la memoria de los venezolanos.

El concierto estaba pautado para realizarse en la sala Simón Bolívar del Centro de Acción Social por la Música, pero una “falla eléctrica severa” obligó a la suspensión de toda la agenda de la sede del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Álvaro Paiva Bimbo, uno de los líderes del proyecto, y el percusionista Diego “el Negro” Álvarez, responsable de la idea disparatada de tocar hits del pop a ritmo de joropo y calipso, se comunicaron con José Luis Ventura, director del Centro Cultural BOD-Corp Banca, quien aceptó mudar el espectáculo a los espacios abiertos.

Si bien no se realizó con las comodidades y la fidelidad del sonido que permite un teatro, la misión se cumplió. También funcionó la convocatoria a última hora gracias a las redes sociales. No podría decirse que el proyecto musical que comenzó a cristalizarse en el Trasnocho Lounge y que luego se exhibió en el Centro Cultural Chacao y el Teatro Teresa Carreño, donde fue presentado el álbum, vivió un nuevo capítulo: su versión sinfónica ya se había presentado en el festival Por el medio de la calle el año pasado.

La primera en salir fue Nana Cadavieco, que cantó “Rincón” y “No hay”. Rodrigo Gonsalves, de Viniloversus, subió a la tarima vestido de negro para abordar “Al final” y “2013”. Arístides Barbella, de Malanga, uno de los frontman más experimentados de la velada, interpretó “Mil copas” y “Mai Lof”, temas que se ajustan perfectamente a la propuesta. Reynaldo Goitía –alias Boston Rex- y Tony “Cash” Maestracci, de Tomates Fritos, escogieron “Camino” y “Tripolar”. Y Alejandro Sojo, de Los Colores, cantó “Clásico”. Pero la emoción aumentó realmente ante la presencia de

Asier Cazalis y Horacio Blanco, quienes actuaron en la recta final del show. Maickel Melamed, impulsor de Locos por la paz, fue invitado al escenario y bañó de inspiración el lugar con su presencia y su discurso: “No importa lo distintos que somos, cuando hacemos armonía todo suena mucho mejor”.