• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Saulibeth Rivas: La programación del teatro se define en mesas con el eje comunal

Saulibeth Rivas, presidenta de la Fundación Teatro Teresa Carreño | Imagen cortesía de Jonathan Contreras

Saulibeth Rivas, presidenta de la Fundación Teatro Teresa Carreño | Imagen cortesía de Jonathan Contreras

La abogado de profesión considera que desde la directiva se han esforzado para presentar los mejores espectáculos como parte de la celebración por los 30 años del complejo que está ubicado en Los Caobos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A finales de octubre, Saulibeth Rivas se convirtió en la presidenta de la Fundación Teatro Teresa Carreño, cargo que había desempeñado Alice Dotta desde 2010. Su nombramiento fue anunciado por el ahora ministro de Educación Universitaria, Pedro Calzadilla, a través de su programa radial, La Bodega Cultural.

Rivas es abogado, pero ha formado parte del Ejecutivo en materia cultural, dice, desde la creación del ministerio “y todas sus plataformas”. Trabajó en la Misión Cultura, fue directora del Despacho del Ministerio de Cultura y luego viceministro de Cultura para el Desarrollo Humano, cargo que ahora ocupa Néstor Vitoria, según el mensaje que envió el ministro Fidel Barbarito a través de su cuenta en Twitter (@descoloniza). “Desde el comienzo trabajo en el impulso de lo que es generar una institucionalidad”, expresa en el lobby de la sala Ríos Reyna del complejo cultural que está ubicado en Los Caobos: “Estamos abriendo las puertas del Teresa Carreño con espectáculos de mucha calidad. El Estado impulsa más las creaciones de los jóvenes y hace un esfuerzo por llenar al pueblo de nuestros talentos”.

–¿Qué implica tener a su cargo una institución como la Fundación Teatro Teresa Carreño?

–Es una responsabilidad que asumo con mi pueblo, con la gente y con la comunidad. El impulso de un espacio tan bello y tan representativo de lo que es la cultura para nuestro país.

–¿Cuál será la línea de acción que impulsará desde la presidencia?

–La primera línea que trabajamos, que viene del Gobierno, del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y, en este caso, del Teresa Carreño, es la de la descolonización cultural, nuestra identidad y, por supuesto, el tema latinoamericano y caribeño. Bajo estas expresiones hemos buscado obras y hemos impulsado expresiones artísticas que nos ayuden a desarrollar esta política cultural. La otra línea de trabajo es la conexión de los museos con el teatro. Ésta consiste en mostrar toda la emoción que puede generar un museo, sentimientos que se pueden bailar y cantar. Todo un movimiento artístico en la conjugación de las políticas de nuestro país.

–¿Por qué trabajar la “descolonización”?

–Porque nos lleva al tema de la soberanía cultural y nos lleva a reforzar la identidad. Desde la llegada de la revolución hemos tratado de arraigar aún más en nuestra política cultural el rescate de lo que somos, del quiénes somos, para que se refleje en nuestras expresiones artísticas y en nuestro pueblo lo que es la soberanía cultural.

–¿Cómo se expresará esa soberanía cultural?

–En nuestra política de impulsar el eje comunal, que es la conjugación con las comunidades, es el co-gobierno, la co-responsabilidad. Son mesas en las que vamos a mostrar cómo la comunidad se expresa, qué identidad estamos reforzando y que tengamos la conexión entre el poder popular y el teatro. Porque el Teresa Carreño es un espacio para la vida, para la paz, para los encuentros comunitarios y, por supuesto, para la familia.

–Cuando habla de soberanía y de pueblo, ¿qué significado tienen esas palabras para la política cultural?

–La importancia está no sólo en que se abran los espacios, como hemos venido haciendo, y en que el pueblo venezolano tenga acceso al disfrute, sino también en poder reconocernos en ese talento, poder vernos y disfrutar de presentaciones en las que el pueblo sienta que es valorado y que el trabajo que realizamos es para enaltecer nuestra cultura.

–¿Cree que antes no se enaltecía?

–Empezando porque no había acceso y tenías que tener mucho dinero para poder comprar una entrada. La gente no tenía la libertad de sentir el teatro como vemos que lo hace ahora. Nosotros lo llamamos un Teresa Carreño con rostro de pueblo.

–¿Qué hace falta para promover aún más el arte en el complejo cultural?

–Ya con el ministro Fidel Barbarito, nuestro ministro de Cultura, hemos discutido cuáles son las visiones que tenemos. Vamos a seguir desarrollando muchas coproducciones, para este año vamos a completar 44.  También fortaleceremos lo que es el eje comunal, la articulación con el poder popular y su protagonismo en el Teresa Carreño. Estamos en la fase final de las escuelas de formación que se llevarán a cabo en el teatro y con la sala José Félix Ribas impulsamos tecnología con lo que será la televisión digital. Son básicamente los programas que empezamos a desarrollar y seguiremos llevando.

–¿En qué consistirá exactamente la participación del eje comunal?

–En mesas permanentes de trabajo con las comunidades y los colectivos culturales en las que se discuta la programación, una especie de grilla, y en las que se muestre qué es lo que se está haciendo en las comunidades y cómo se están expresando culturalmente. Tuvimos la oportunidad de ver un espectáculo que se llamó San Agustín canta y baila, en el que participaron 5.000 niñas y niños. La idea es esa: con el eje comunal se define cuál es la programación del teatro que vamos a trabajar, las líneas que vamos a seguir, las presentaciones que vamos a tener en la sala. Son mesas permanentes. Tenemos a personas asignadas al proyecto y se discute todas las semanas, se hace una revisión de lo que se presenta y cómo se está haciendo.

–Sobre la programación, ¿cree que el teatro ofrece suficientes espectáculos?

–Visiten la página web, donde se muestra lo que se hace en el Teresa Carreño. Yo creo que es evidente.

–¿Considera que el teatro ha tenido la celebración aniversaria que merece?

–Uno siempre queda con la expectativa de querer dar más. En el marco de los 30 años nos hemos esforzado todos muchísimo por hacer unas presentaciones hermosas para nuestro pueblo y ahí se ha visto. Yo creo que cerrar con 44 producciones y coproducciones es bastante elevado.

Cuatro generaciones de danza

En los 30 años de existencia que tiene el Teatro Teresa Carreño ha padecido altibajos y también vivido épocas de esplendor. Pero tanto en las buenas como en las malas se ha mantenido. Para conmemorar el aniversario se han organizado espectáculos de danza, conciertos y actividades en los espacios abiertos del complejo cultural. El fin de semana continuará la celebración con la Gala de Ballet Teresa Carreño, que mostrará 4 piezas de coreógrafos de diferentes generaciones: Punto de quiebre de Luz Urdaneta, directora de la compañía Danzahoy; la reposición de La luna y los hijos que tenía de Vicente Nebrada, con la dirección de Laura Fiorucci; Cuadros de una exposición, creada por Mariela Delgado; y Amantes menguantes, que Roberth Arámburo elaboró a partir del proyecto Laboratorio Coreográfico, que se desarrolla en las aulas del ballet del teatro. “Es parte de la política del Gobierno: fomentar los talentos juveniles”, señala Saulibeth Rivas.