• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un profesor y su alumno se enfrentan para alcanzar la perfección

Whiplash | Foto: Perú 21

Whiplash | Foto: Perú 21

La cinta de Damien Chazelle se estrena mañana en Venezuela. Cuenta una historia de persecución, intriga y suspenso en la sala de ensayos de una orquesta de jazz 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Whiplash es una película de tensión, la que surge entre un alumno que desea ser el mejor baterista de jazz de su generación y un maniático profesor con cuestionables métodos de enseñanza.

La compleja relación entre ambos es la atracción del largometraje con cinco nominaciones al premio Oscar que entregará el 22 de febrero la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

Aunque por momentos la convivencia entre ambos durante los ensayos puede ser hostil, en el fondo hay cierta aprobación a las maneras del otro. Se toleran porque se parecen. Andrew, como se llama el estudiante que encarna Miles Teller, acepta la violencia en la pedagogía de Terence Fletcher, el personaje que interpreta J. K. Simmons. Ve en el maestro un estímulo para alcanzar la perfección, no importa si se derrama sangre en el proceso. No se trata de una cacería para acabar con el otro, sino de obtener lo mejor para su beneficio.  

Fletcher conoce la capacidad del joven, a quien observa y estudia con detenimiento. Por eso, considera que la mejor forma de trabajar con él es incluirlo en el grupo exclusivo de músicos de jazz que dirige, en el que se vale de la agresión física y la humillación para lograr su propósito. 

Sin embargo, la tensa armonía entre ambos acaba cuando el baterista, agobiado por un fracaso, denuncia en la escuela al profesor. Se distancian, pero el reencuentro es propicio para el desquite, en una batalla con redoblantes y batuta.

La cinta fue escrita y dirigida Damian Chazelle. “Prueba ser un constructor excepcional de escenas con momentos de necesidad de éxito que captan nuestra atención y la mantienen, gracias además a la actuación de Simmons como el instructor más intimidante del centro de enseñanza”, escribió Peter Debruge en Variety.

El filme compite por el Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Actor de Reparto (J. K. Simmons), Mejor Montaje, Mejor Mezcla de Sonido y Mejor Guión Adaptado. En esta última porque el filme está basado en un cortometraje del mismo Chazelle, de 30 años de edad, que estrenó en 2013 en el Festival de Sundance con la intención de buscar financiamiento.

A pesar de la buena recepción de la crítica, Whiplash no es la favorita para llevarse la estatuilla a la Mejor Película. De acuerdo con Odds Checker, Boyhood y Birdman lideran las apuestas en la principal categoría del galardón. 

“Es una cinta que, salvo algunos despistes menores en las relaciones del protagonista con su familia o con una noviecita, no tiene flecos, no tiene grasa, no tiene sobrantes. Es una película muscular, fulminante, agotadora en un sentido satisfactorio. Acierta sus golpes con notable plenitud”, comentó Javier Porta Fouz en la edición argentina de la revista Rolling Stone.

El largometraje, cuyo rodaje duró 19 días y que cuenta con una valoración de 8,6 sobre 10 en la página IMDB, se estrena mañana en Venezuela. Tiene elementos autobiográficos de Chazelle, quien fue baterista durante la secundaria y sufrió entonces la severidad de un profesor. El protagonista, Miles Teller, tocó el mismo instrumento en el coro de una iglesia y en una banda de rock llamada The Mutes.

Un pianista mediocre.  J. K. Simmons en Whiplash parece no sentir empatía por nadie, especialmente por sus alumnos, a quienes trata como si fueran esclavos  de la música con la única misión en la vida de hacer de esa expresión artística una belleza. Su interpretación le ha valido buenos comentarios. Es la primera vez que su trabajo es tomado en cuenta por la Academia para un Oscar en 29 años de carrera. Entre sus papeles más recordados en los últimos tiempos figuran el de J. Jonah Jameson en las cintas de Spiderman que dirigió Sam Raimi y el de Vern Schillinger en la serie Oz de HBO.

A Damien Chazelle, director de Whiplash, lo llama adolescente porque "apenas tiene 30 años de edad". Sus estudios para ser músico le valieron algunas habilidades técnicas, pero insiste en que siempre ha sido un pianista mediocre. Recientemente ganó el premio Bafta y el Globo de Oro como Mejor Actor de Reparto por su papel como el profesor Terence Fletcher. Hasta ahora ha recibido 34 reconocimientos por encarnar a este personaje.

El cineasta Jason Reitman, que dirigió a Simmons en Juno, fue la persona que le envió al actor el guión escrito por Chazelle.