• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La princesa y Pierre cerró el FITC sin muchos aplausos

La obra infantil se presentó el fin de semana en el Trasnocho / Cortesía FITC

La obra infantil se presentó el fin de semana en el Trasnocho / Cortesía FITC

El público no pudo entender los diálogos de la obra alemana de la compañía Grips Theater porque los subtítulos no se veían 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hubo una ovación de pie para el cierre del primer ciclo del Festival Internacional de Teatro de Caracas. El sábado en la noche, la propuesta de  la compañía alemana Grips Theater no logró conectar con el público que colmó por completo la sala de teatro Trasnocho.

La obra infantil La princesa y Pierre explora un tema interesante que invita a la reflexión: el fracaso escolar en los niños. La presión de sacar altas calificaciones, impulsada por los padres, es el argumento que debaten Lisa Sophie (Alessa Kordeck) y Pierre (Roland Wolf) en un baño de niñas de un colegio, donde quedan atrapados inesperadamente. Lisa es la cerebrito, que destaca en todas las actividades que realiza, incluso en el violín. Muy distinta a Pierre, un niño de ocho años de edad que vive angustiado porque siempre saca malas notas.

La dupla de actores mostró excelente química en escena por la energía que les imprimen a sus personajes. Lamentablemente, el público caraqueño que asistió a la función del sábado no pudo entender las líneas que interpretaron sobre el escenario.

La pantalla que colocaron para los subtítulos fue eclipsada por la iluminación. Algunos se quejaron en voz alta. Otros se pararon de sus asientos y se retiraron. Varios decidieron sentarse en las escaleras frente a la tarima. Solo los que estaban sentados en las primeras filas podían seguir la lectura de los parlamentos. Aunque parcialmente, porque los subtítulos no estaban sincronizados con lo que decían los actores. Una obra que solo entendieron los que hablan alemán.

Pero más allá del idioma, La princesa y Pierre está dirigida a un público infantil y en la sala no había ni un niño. Un espectáculo que fue presentado por los organizadores como lleno de humor, música y creatividad. Aunque no hubo risas, principalmente porque la gente no entendía lo que decían.  

A nivel visual, la propuesta alemana tampoco cuenta con elementos llamativos, extraordinarios. En un país acostumbrado a montajes infantiles y juveniles de gran producción, con vestuarios llamativos, música en vivo y guiones bien pensados, La princesa y Pierre es una obra de calidad estándar.

Este año, la selección que hicieron los organizadores no le hizo mérito a la larga y aplaudida trayectoria del Festival Internacional de Teatro de Caracas. Solo la propuesta de la compañía mexicana Lagartijas Tiradas al Sol cautivó al público con Está escrita en sus campos, un montaje ambicioso dirigido y protagonizado por Francisco Barreiro, que logró aplausos de pie.