• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Lo primitivo y lo contemporáneo se juntan en un rito visual

La muestra incluye más de cien piezas de la Colección Acoana y la Colección Carolina y Fernando Eseverri | Foto: Manuel Sardá

La muestra incluye más de cien piezas de la Colección Acoana y la Colección Carolina y Fernando Eseverri | Foto: Manuel Sardá

La propuesta presenta las manifestaciones culturales de los yekuana y su devenir en el tiempo. La intención es indagar en una comunidad viva y activa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No son simples decorados. Tampoco objetos puramente funcionales. A estas piezas las envuelve un sentido filosófico, simbólico y religioso que busca significados al universo. Forman parte de la exposición Piel de selva, que incluye piezas elaboradas por indios yekuana y una serie fotográfica. La intención es presentar a una comunidad que sigue viva, sus manifestaciones culturales y su devenir en el tiempo. La reflexión: ¿dónde están los límites entre la artesanía y el arte? ¿Qué es el arte hoy en día?

Piel de selva fue inaugurada en la Sala Mendoza de la Universidad Metropolitana, que celebra seis décadas de trayectoria. Su clausura será el 2 de julio. La curaduría es de Mariapia Bevilacqua y Ariel Jiménez.

Esta revisión del mundo de los yekuana agrupa manifestaciones como la cestería, la talla en madera, instrumentos de uso cotidiano, elementos ornamentales –como plumarios– y armas rituales. Son más de cien piezas pertenecientes a la Colección Acoana y la Colección Carolina y Fernando Eseverri. A los objetos se suma una veintena de imágenes tomadas, en la zona del río Caura y en el Alto Orinoco, en diferentes épocas: por la fotógrafa de origen suizo Bárbara Brändli desde 1964 hasta 1968 y por la misma Bevilacqua desde 2003.

De esta manera se genera una discusión visual acerca de las transformaciones culturales de que ha sufrido la comunidad indígena: cómo los objetos artesanales y domésticos pasaron de ser elaborados por los hombres –que buscaron otros métodos de subsistencia económica– a ser creados por las mujeres, quienes tomaron parte de la simbología masculina y le dieron otras características.

Estos contrapunteos estéticos se observan en las tres salas en las que se divide Piel de selva: en la primera se halla el universo tradicional, con los objetos funcionales que producía el hombre; la segunda presenta el registro artesanal dominado por la mujer en el siglo actual; y en la tercera, convertida en una suerte de casa, se escuchan cantos rituales y se agrupan los elementos místicos. Como eje transversal están las fotografías, en blanco y negro, que muestran la vida cotidiana de los yekuana.

“No es una exposición que pretende mostrar un cuerpo muerto. Hoy estas poblaciones están tomando conciencia de que es importante para ellos mantener y desarrollar su conocimiento cultural. Debemos verlos como ciudadanos iguales, pero con otras manifestaciones, lenguajes y situaciones. Es aprender a pensar el país como una nación multicultural. Mientras más rico es el mundo, más hermosa es la vida”, expresa Jiménez.

Sobre Piel de selva el curador agrega: “Uno de los valores es darle continuidad a representaciones y símbolos que vienen desde la antigüedad. Es una ocasión para pensar la cultura en esta época tan maltrecha”.

Como parte de la exposición habrá una serie de conversatorios. Se realizarán entre el 10 y el 19 de mayo en la Sala Mendoza, a las 2:30 pm y con entrada gratuita. El último día se proyectará el filme Dauna, lo que lleva el río de Mario Crespo.

Piel de selva
Sala Mendoza, Universidad Metropolitana
Horario: de lunes a sábado, de 8:30 am a 5:00 pm
Entrada libre