• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La primera década de los Rolling Stones se expone en fotos en Buenos Aires

La banda británica de rock <i>The Rolling Stones</i> han tenido éxitos como <i>Brown Sugar</i>, <i>She's So Cold</i> y <i>Like a rolling stone</i>, entre otras y  han alcanzado 34.440 descargas de forma ilegal | Foto: Archivo

La banda británica de rock The Rolling Stones han tenido éxitos como Brown Sugar, She's So Cold y Like a rolling stone, entre otras y han alcanzado 34.440 descargas de forma ilegal | Foto: Archivo

Keith Richards tendido en el desierto de California, Mick Jagger en la cocina de la mansión Nellcote, y Brian Jones junto a su novia Anita Pallenberg son algunos de los momentos retratados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con más de cien fotografías, la muestra "Stones 50" revela en Buenos Aires la intimidad de los Rolling Stones, al exponer desde hoy y hasta finales de febrero el trabajo del fallecido fotógrafo Michael Cooper, quien retrató como nadie los primeros diez años de la mítica banda de rock and roll.

Keith Richards tendido en el desierto de California, Mick Jagger en la cocina de la mansión Nellcote, que los Stones tenían en el sur de Francia, y Brian Jones junto a su novia Anita Pallenberg son algunos de los momentos retratados en las fotos que conforman la exhibición.

La exposición no es solo un homenaje para uno de los grupos más importantes de la historia de la música, con más de cincuenta años de trayectoria, sino también para el británico Michael Cooper quien, en palabras de John Lennon, "fue el fotógrafo que mejor documentó la fabulosa década de los '60".

"Mi padre fue un gran amigo de los Stones, tenía una relación muy íntima con ellos como se puede ver en las fotos", contó Adam Cooper, hijo del artista, en la presentación a la prensa de la muestra en el Centro Cultural Borges, de Buenos Aires.

Cooper fue el fotógrafo de la banda desde 1963 hasta su prematura muerte en 1973, como consecuencia de una sobredosis de heroína, y durante una década se lo consideró casi como un integrante más del grupo.

El hijo de Cooper explicó que los Stones estaban sumamente acostumbrados a que su padre estuviera siempre, cámara en mano, dando vueltas a su alrededor tomándoles fotografías y que por eso "a ninguno le molestaba".

"No hubo nadie que no quisiera ser fotografiado por Michael porque tenía una personalidad muy carismática, hacía amigos muy fácilmente y todo el mundo se relajaba frente a él", aseguró Adam.

Si bien al principio fue su amistad con Jones la que llevó a Cooper a trabajar junto a los Rolling Stones, pronto estableció una muy buena relación con Richards.

"Lo asombroso es que yo realmente no recuerdo haberme encontrado con Michael, él se deslizó dentro de mi vida y luego tristemente salió de ella", dijo en alguna oportunidad el guitarrista.

Las fotografías de la muestra prueban la íntima relación y la confianza que unía al fotógrafo con los músicos, en especial una que que retrata a Richards y cuyo título es "Keith inhalando en el desierto".

Cooper no solo trabajó junto a los Stones, sino que también posaron frente a su lente Andy Warhol, John Lennon, Twiggy, William Burroughs, René Magritte, Marcel Duchamp, Audrey Hepburn y otros grandes iconos de los años del "flower power".

Entre sus trabajos más populares están las tapas de los discos más emblemáticos de los dos grandes grupos de rock de todos los tiempos: "Their Satanic Majesties Request", de los Rolling Stones y "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band", de The Beatles.

Suyas son también las obras "Once Manos" que muestra a los cinco miembros originales de los Stones abrazados entre ellos, y "Manos suplicantes", la última foto que se le tomó a Brian Jones, ya alejado de la banda, dos días antes de morir.

Virginia Fabri, comisaria de la exposición, confesó que lo que le fascinó del trabajo de Cooper fue "la maravilla de mostrar a los Stones en sus inicios" y "el hecho de ver a alguien que había fotografiado la intimidad" de la banda.

"Queríamos que la locura de la época se vea en las imágenes", explicó Fabri al hablar de lo ardua que fue la elección de entre las 3.400 imágenes que forman parte de la colección de Michael Cooper.

"Michael dejó un legado tan amplio y tan rico que todo es valioso y maravilloso", sostuvo Silvia Cooper, la esposa argentina del hijo del fotógrafo, quien editó un vídeo que integra la exhibición en el que se cuentan los restantes cuarenta años de los Stones, que Cooper no llegó a narrar con su cámara.

La nuera del artista aseguró que el público "no va encontrar en otro lugar la intimidad de los Stones" tan bien retratada como en las fotografías de la exposición porque, como dijo alguna vez Keith Richards, "Michael capturó el espíritu de cómo sucedió todo".