• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La pintura siempre resurge en tiempos de crisis

El artista Alirio Palacios / Manuel Sardá/El Nacional

El artista Alirio Palacios / Manuel Sardá/El Nacional

La situación política y económica marca un regreso al lienzo y la paleta. Al igual que el oro, las obras de arte son consideradas un “valor refugio” de capitales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque su fin fue decretado por Marcel Duchamp, la pintura en el país parece estar más viva que nunca. Ha sido el género más exhibido en galerías y algunas salas institucionales en el mes de marzo, justo después del anuncio de nuevas medidas económicas y de la transición política. Los mismos artistas retoman de nuevo el lienzo por tratarse de un medio no tan costoso y por ser el más idóneo para hacer crónica de tiempos turbulentos.

El mercado mira hacia la pintura y los grandes maestros. Así lo prueban exposiciones como las que presenta actualmente la galería de arte Ascaso. En la planta baja se muestran 20 cuadros de gran formato de Carmelo Niño, un maestro de la figuración que apuesta por las alegorías y la estética fantástica.

En el piso superior se exhibe la colectiva De la Belle Époque a la modernidad, que reúne nombres como Arturo Michelena, Antonio Herrera Toro, Manuel Cabré, Armando Reverón, Pedro Ángel González, Federico Brandt, Emilio Boggio y Armando Barrios en una misma sala. “La pintura, como la literatura y la música, en el fondo son siempre expresiones de resistencia del espíritu, aunque nadie se lo proponga”, indica el investigador y académico Francisco Da Antonio.

El mismo panorama se da en la galería Artepuy, que apuesta por un pintor llamado Marcos Temoche, que también exhibe su trabajo en el Centro Cultural Chacao. El joven es estéticamente muy distinto a los ya citados debido al tratamiento callejero y expresionista de los temas urbanos. Sin embargo, en su primera individual da muestras de tener mucho que ver con los maestros. En primer lugar es un pintor de carrera, egresado de la Universidad de las Artes y formado en el Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón. En segundo lugar, las obras que presenta con el título de Jalando candela reflejan la Caracas repleta de motorizados y tribus urbanas que le tocó vivir.

“Los pintores son cronistas de su tiempo. Es probable que en las coyunturas históricas crezca el interés por este medio. No creo que sea necesariamente un afán sino producto de un determinado momento en el que se descubre un país”, dice Da Antonio, al rememorar que cada etapa de la historia del país ha tenido un pintor oficial, desde Juan Lovera en el período republicano hasta Ender Cepeda en nuestros días.

Jorge Pizzani es otro de los artistas que exhibe pinturas por estos días. Lo hace en la galería GBG Arts de Gabriela Benaim, la misma galerista que hace más de un lustro relanzó el género al convertirse en representante del llamado Grupo de Oriente, que integran Starsky Brines, Enay Ferrer, Jonidel Mendoza, Paul Parrella y José Vivenes.

“Uno se siente como una especie de dinosaurio porque pinta. Creo que el arte últimamente hace crónica de lo inmediato y eso no me llena. A veces la parafernalia conceptual se justifica, pero otras veces fastidia”, declaró Pizzani hace dos semanas.

Cuestión de números. Al igual que el oro, las obras de arte son “valor refugio” de capitales en tiempos de crisis. Sin embargo, las tendencias cambian. Un ejemplo: descubrir la obra de Temoche a través de la investigadora Lorena González implicó para la galerista Beatriz Gil dejar de exhibir fotografía, al menos por un rato. “Me inclino mucho por la pintura. Creo que este medio está regresando otra vez. Hay una especie de moda. Me decidí a organizar la exposición de Temoche porque me gustó mucho el artista y por tratarse de una primera individual, pero también pesó el hecho de que fuera pintor”.

Gil asegura que, debido a la situación del mercado, resulta más fácil vender obras de pintores que otro tipo de artistas. “Por tratarse de una propuesta tan fresca podemos ofrecerla a precios muy razonables. Aunque la fotografía ha vivido un buen momento, la realidad ha demostrado que en la actualidad es conveniente regresar a la pintura, que es vista por los coleccionistas como algo que será eterno, no una obra conceptual ni efímera. La respuesta de quienes compran tanto por gusto como por inversión ha sido muy favorable”.

El próximo artista al que Gil dedicará una individual también será un pintor: Jesús Matheus, cuya obra se inscribe en la tradición abstracto-geométrica, que predomina en la terraza de la galería de arte Ascaso.

Incluso un artista conceptual como Muu Blanco decidió volver a la pintura, después de más de 2 décadas experimentando con otros lenguajes. Lo hizo a través de la música. Unos 40 lienzos hechos a partir de carátulas de discos son los protagonistas de la exposición Inthahouse, presentada como una gran instalación.

Los marcos. Entre las razones que esgrimen los galeristas y gerentes de salas para exhibir pinturas en lugar de obra en papel o fotografía, destacan los costos de mandar a enmarcar las obras, que han subido. “En enero las marqueterías comenzaron a trabajar tarde, pues faltaba la materia prima, que es importada. Eso afectó a quienes tenían exposiciones de dibujo y obra gráfica programadas para febrero”, dijo una fuente que pidió mantener su nombre en reserva.

En ese sentido, Lorena González, la curadora de la exposición de Temoche tanto en la galería Artepuy como en el Centro Cultural Chacao, celebra que la pintura no requiera una inversión mayor para ser exhibida.

La obra en papel, en especial la gráfica, ha repuntado con exhibiciones como la de Alirio Palacios en la galería Utopía 19 de El Hatillo. Allí, el maestro presenta una serie de estudios y bocetos. La muestra ofrece la oportunidad de comprar a uno de los artistas vivos más importantes en un formato menos costoso que sus esculturas monumentales.

La escultura se encarece

Sería injusto decir que no hay exposiciones de escultura en el país. Ascaso aún muestra una selección de obras de la muestra Evolución escultórica, curada por Bélgica Rodríguez. Periférico Caracas también presenta una exhibición dedicada al arte en tres dimensiones, aunque no necesariamente escultórico: la colectiva Ex_culturas; mientras que la sala del Centro Cultural BOD-Corp Banca le dedica un homenaje a Augusto Lange. En Maracaibo hay una individual de Rafael Rangel en el Centro de Bellas Artes, y en Valencia, el recién inaugurado Espacio 5 presenta a Vicente Antonorsi.

Sin embargo, exhibir obras tridimensionales es cada vez más difícil. Bélgica Rodríguez piensa que no es casual que en tiempos de crisis haya menos exposiciones de escultura. “Es una disciplina que representa un mayor esfuerzo económico. La producción siempre es más reducida. Hacer escultura implica poseer un taller, pagar herramientas. Es posible que la devaluación de la moneda tenga algo que ver, pues los materiales son costosos”.

La cifra

40 lienzos hechos a partir de carátulas de discos marcan el regreso de Muu Blanco a la pintura, después de dos décadas de experimentar con otros medios