• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La pelea entre un científico y un superhéroe fracasado

Fotocomposición El Nacional Web

Fotocomposición El Nacional Web

Este año, entre los nominados a Mejor Actor, Eddie Redmayne encarna el papel más complejo desde el punto de vista técnico. De acuerdo con Odds Checker, las casas de apuestas lo dan como gran favorito en esta categoría por su interpretación de Stephen Hawking en La teoría del todo. Michael Keaton, sin embargo, se mantiene con fuerza en una carrera en la que también compiten Steve Carell, Bradley Cooper y Benedict Cumberbatch. El ganador se conocerá el 22 de febrero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:



El papel más complejo desde el enfoque técnico y emocional
A Eddie Redmayne se le despertaron una serie de neurosis cuando decidió aceptar el papel de uno de los científicos más brillantes de los últimos tiempos para la película La teoría del todo.

De su rigurosidad como actor, tomó la investigación como principal metodología para acercarse al entorno de Stephen Hawking. Fotos, entrevistas con la familia, visitas a Cambridge, estudios de ecuaciones. Luego vinieron los encuentros con pacientes afectados por esclerosis lateral amiotrófica, de quienes copió movimientos, expresiones, angustias. Lo último fue la entrevista con el propio personaje. Pero este acercamiento antes de la filmación quizás le sirvió para terminar de modelar su transformación física.

Redmayne adelgazó instintivamente más de seis kilos y tomó clases con una bailarina para aprender a controlar su cuerpo. “Me convertí en un obsesivo, pero no fue muy saludable”, reconoció el intérprete, que ahora sufre de una alteración en la columna vertebral.

El gran mérito de La teoría del todo recae en la extraordinaria actuación del británico, quien no ha parado de recibir elogios por su papel, considerado el más complejo desde el punto de vista técnico entre todos los que fueron nominados este año por la Academia a Mejor Actor. 

Redmayne lidera las apuestas, según Odds Checker, con 35,9% de favoritismo.



Un superhéroe olvidado vuela alrededor de la estatuilla
Se ha llevado la mayoría de los premios de la temporada en la categoría Mejor Actor por su papel en Birdman, incluido el Globo de Oro. Michael Keaton es el gran favorito de los críticos para llevarse la estatuilla el 22 de febrero, cuando se realice la ceremonia del Oscar. La competencia, sin embargo, no la tendrá nada fácil. Los miembros de la Academia suelen cautivarse por papeles de perfil biográfico como el de Stephen Hawking.

La interpretación de Keaton ha sido descrita como una de las mejores de sus 40 años de carrera, por la particularidad del rodaje. La cinta fue filmada como si fuera un plano secuencia continuo y la ensayaron durante un mes en Los Ángeles. Fue una ruleta de emociones frente a la cámara. “Me gusta tanto esta película que no me canso de ella”, afirma.

El actor sigue acaparando las miradas de los especialistas, quienes aseguran que recibirá el Oscar. Oddschecker lo sitúa en segundo lugar con 31,5% de favoritismo en las apuestas.



La versatilidad de un comediante detrás de una nariz enorme
El proceso de maquillaje para el personaje duraba tres horas. Incluía el implante de una enorme nariz que cambiaba por completo la forma de su rostro. Steve Carell pasó de la comedia al drama con Foxcatcher, en un papel que le ha valido las mejores críticas por su interpretación de un millonario psicótico, heredero de un imperio químico, que vive con el complejo de una madre furiosa. La transformación en John du Pont fue complicada.

“Definitivamente es lo más oscuro que he hecho. El hecho de que Bennett Miller haya tenido fe en mí para hacerlo fue un premio”, dijo Carell. La versatilidad del actor, convertido ahora en un severo personaje que está obsesionado con la ropa deportiva, lo coloca como otro de los favoritos entre los nominados a Mejor Actor. Sin embargo, él no se hace ilusiones. "No quería esforzarme en convencer a la gente de que puedo hacer esto", declaró. "Simplemente quería hacer la mejor representación de este ser humano dentro de mis posibilidades”.



Un soldado en la mira de las nominaciones
Bradley Cooper engordó 20 kilos para su papel en la película El  francotirador. Una dieta diaria de 8.000 calorías, que se tradujo en comidas cada 55 minutos, más duras sesiones de entrenamiento para ganar músculo lo transformaron en Chris Kyle. El soldado, conocido como “la Leyenda”, mató a cerca de 200 insurgentes en Irak como miembro de una unidad élite de la Marina de Estados Unidos. "Chris Kyle dijo que si pudiera escoger a un director para que hiciera la película de su vida sería Clint Eastwood. Para mí es uno de los mejores", señaló el actor en una entrevista reciente.

Cooper considera que en El francotirador se intenta humanizar al personaje, que tuvo que luchar con sentimientos de culpabilidad por la muerte de sus compañeros. “No creo que sea una película política que quiere educar sobre Irak". Sin embargo, el papel ha sido criticado porque intenta dar un carácter de heroicidad a las brutalidades de la guerra.

Esta es la tercera postulación al Oscar que recibe Cooper.



La vida complicada de un genio matemático
El matemático Alan Turing trabajó durante la Segunda Guerra Mundial para los servicios de inteligencia británicos. Su objetivo era descifrar el código Enigma, con el que transmitían los nazis. Gracias a sus esfuerzos, el conflicto bélico logró resolverse mucho antes.

Benedict Cumberbatch protagoniza Código enigma, que lleva a la gran pantalla los logros de Turing y su eterna guerra interna. El científico era homosexual, considerado un delito en Inglaterra. Un incidente con la policía lo delató y fue condenado a una castración para no ser encarcelado. Una fuerte depresión lo llevó a suicidarse.

“No me siento un pionero ni un valiente, mucho menos que esté poniendo mi reputación en peligro por encarnar a un hombre gay. Interpretar a Turing tuvo otros desafíos, como entender todo lo que podía del genio matemático. Pero es allí donde uno suele darse contra la pared porque yo no tengo la capacidad intelectual de hacerlo”, reconoció el artista británico, quien se encuentra de último en los favoritismos al Oscar como Mejor Actor.