• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dos parejas venezolanas demostrarán su tenacidad en retos extremos

Novios, esposos, cuñados, amigos, hermanos y primas son las relaciones que definen las duplas

Novios, esposos, cuñados, amigos, hermanos y primas son las relaciones que definen las duplas

Representantes de Argentina, Colombia, México, Uruguay, Brasil y Costa Rica completan los equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ellos tienen que saber entretener. Más allá de que The Amazing Race Latinoamérica se trata de carreras y agilidad, los participantes deben divertir a la audiencia. Después de todo es un reality show. “La gente le perdió el miedo a la participación. Ya no se trata de un actor de Hollywood, sino de alguien como uno”, dice Marcelo Tamburri, vicepresidente de Space. En la quinta edición del programa, que comenzará el 16 de septiembre en Cartagena conducido por María Victoria “la Toya” Montoya, serán 11 las parejas que competirán por el premio de 250.000 dólares. “Es un grupo muy divertido en comparación con las temporadas anteriores”, señala el ejecutivo.

Por Brasil compiten las primas Debora Cunha y Renata Kimura Belila; de Uruguay llegan los novios Esther Martínez y Darío Greni; mientras que de Costa Rica están los amigos Manfred Céspedes y Pierre Monney. Por Argentina participan los novios Karina Cordobés y Braian Torres, así como los amigos Lucas Tobías de la Barra y Ezequiel Sapochnik. Por Colombia estarán las hermanas Astrid Elena y Alejandra Velásquez y los novios Evelyn Christopher y Jorge Alberto Avellaneda. Y desde México competirán los hermanos Ramón y Ariana Figueroa y los esposos Gilberto Morón y Juan José López, que afirmaron que su interés no es demostrar que una pareja homosexual puede participar, sino que es como cualquier otra. Desde Venezuela se suman por primera vez dos equipos: las amigas Jessica Manco y Michelle Grillo y los compadres Filippo Puccio y Eddy José Díaz.

Bellas y guerreras. Manco y Grillo tienen 27 y 29 años de edad, respectivamente. Son comunicadoras sociales y se conocen desde hace 13 años. La idea de probarse a sí mismas fue lo que las motivó a inscribirse. “Creo que es un reto de convivencia, de energía. Te colocas el arnés, dices ‘no me importa nada’ y te lanzas. Son experiencias únicas”, cuenta la mayor de ellas.

La preparación para la competencia ha incluido gimnasio, TRX, spinning, yoga, jiu-jitsu y gotas de flores de Bach. “La parte física es importante, pero también lo mental. Trabajamos la energía; tenemos estrategias para controlar los nervios”, agrega Grillo.

Dicen que lucharán contra el estereotipo de las venezolanas bellas pero tontas. “Cuando nos entrevistaron lo primero que me dijeron fue: ‘¿Tú estás clara en que no te puedes hacer las uñas ni pintarte el pelo?’. Y es que ser bonita no te hace superficial, yo también soy guerrera. Tenemos el ejemplo de nuestras madres”, asegura Manco. “De hecho, cuando nos mandaron a hacer las mochilas, las nuestras eran las más livianas. Y de eso se trata: demostrar que el venezolano supera las pruebas”, completa su compañera.

"Los más viejitos". El dominó y las parrillas fueron su entrenamiento. Ahora han agregado el ejercicio y la bailoterapia. Puccio y Díaz son compadres y cuñados. Son también los “más gorditos y viejitos” de la competencia, como ellos se identifican. “Nos conocemos desde hace 20 años y jamás practicamos deporte alguno; lo más extremo era jugar ajedrez de vez en cuando”, bromea Díaz, maracucho de 46 años de edad y productor de dibujos animados; Puccio, de Ocumare del Tuy, tiene 42 años y es piloto comercial retirado.

Habían intentado entrar al reality desde 2009, hasta que finalmente convencieron al jurado. “Quiero utilizar esta carrera para enseñarles a mis hijos el valor de la perseverancia”, dice Puccio. Sobre sus fortalezas, Díaz agrega: “Filippo se encargará de las pruebas de riesgo, las peligrosas. Yo me ocuparé de todo lo que es comer. ¡Ahora nos toca ganar a los gorditos!”.

Con tacones y arnés

María Victoria “la Toya” Montoya nació en Santa Marta, Colombia. Estudió Publicidad, pero nunca ejerció porque el modelaje –a lo que se dedica desde los 14 años de edad– le abrió otras puertas. Sin embargo, el glamour no es lo único que le apasiona. Así lo ha demostrado en varias competencias de supervivencia, como La Isla de los Famosos y luego The Amazing Race Latinoamérica, en la que participó con su ex pareja Juan del Mar. No ganó, pero ahora vuelve como conductora del programa. “Los veo y me da nostalgia, aunque no los envidio ni un poquito. Debo decir que van a afrontar un montón de retos. Al final todo es ganancia”, dice. Sobre sus gustos indica: “He tenido esa dualidad toda la vida. Al principio utilicé el modelaje como una herramienta para tener independencia económica, pero luego me lo tomé muy en serio. Disfruto arreglarme para eventos sociales, aunque también gozo de las cosas sencillas”.