• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Michelle Dernersissian: Este no es un país de misses

Michelle Dernersissian | Raúl Romero/ El Nacional

Michelle Dernersissian | Raúl Romero/ El Nacional

La periodista y diseñadora asegura que el Miss Venezuela es aspiracional y que los concursos deben ser integrales y evaluar otras cualidades. Afirma que la vida sana es uno de los secretos de la belleza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Michelle Dernersissian es una “antimiss” autoproclamada a pesar de que come atún, toma agua con rodajas de pepino, hace ejercicios y le encanta maquillarse. Libre de poses y muy auténtica, no le importa reírse de esa aparente contradicción ni asegurar que la radio es su vida, aunque haya sido escogida para animar el show Más Allá de la Belleza, en el cual, al estilo de Fashion Police, criticará el reality Miss Venezuela, Todo por la Corona junto con Carolina Perpetuo, Fernando Delfino y Guillermo Canache.

Habla sin parar y asegura que Más Allá de la Belleza reflejará la tradición de ver el Miss Venezuela con la familia o con los amigos. “Descoser no es fácil, es lo peor, incluso en el diseño”, dice y afirma que verá todos los episodios del reality junto con sus compañeros.

—¿Cómo se declara “antimiss” en un país productor de reinas de belleza?

—Bueno, eso es lo que uno cree, sobre todo porque las mujeres venezolanas somos muy arregladas, nos esmeramos y tratamos de estar siempre muy guapas. Pero la realidad es que en el día a día no podemos llevar una alimentación de misses ni estar montadas en tacones. Basta con ir a cualquier plaza caraqueña y ver que las mujeres que uno se encuentra son normales; ninguna es una reina, aunque sean muy hermosas. Y cuando Venezuela va a un concurso, aparte de la belleza, uno quiere que se luzcan con otros atributos que generalmente no permiten mostrar.

—¿Cuáles son esos atributos?

—La inteligencia, por ejemplo. A una concursante le hacen una pregunta ¡una sola! y así evalúan su inteligencia. Es complicado. Esas interrogantes se las plantean a cualquiera que esté preparado y tenga más experiencia e igualito se equivoca. Se dice que Venezuela es una fábrica de misses porque las concursantes venezolanas están muy bien preparadas, pero la mujer que está en la calle no anda como una miss; este no es un país de misses. Las venezolanas trabajamos mucho y no podemos estar todo el día haciendo dieta ni entrenando sólo para ser flacas. Las mujeres tenemos que entender que la buena alimentación y el ejercicio son necesarios porque son saludables, no porque Osmel diga que están gordas.

—El Miss Venezuela es un concurso de belleza. ¿Cree que es necesario que una miss sea inteligente?

—¡Pero claro! Aunque es un concurso de belleza hay que poner los pies sobre la tierra y saber que sólo la belleza no es suficiente en la vida. Uno ve a una modelo y puede creer que únicamente por ser bella va a triunfar. Pero no cualquiera modela, hay que tener preparación. Creo que el certamen debe evolucionar y buscar otras aptitudes que no se evalúan en 2 horas pero sí en 15 semanas. Es obvio que ser bella abre muchas puertas, pero siendo bonita no se hace un programa de radio de 3 horas, por ejemplo.

—¿Qué se verá de usted en Más Allá de la Belleza?

—Me voy a conectar con cada una de las mujeres que están en casa viendo el concurso. El Miss Venezuela es absolutamente aspiracional. Todas en algún momento pensamos en ser miss, porque hemos crecido con eso. Yo voy a estar conectada con las mujeres que trabajan, que son amas de casa y que están viendo la competencia y todo lo que pasa con estas niñas en ese mundo paralelo. Creo que me voy a enfrentar un poco con Fernando, porque él defiende que una mujer inteligente debe quedarse en su casa y que las bellas son para el certamen. Y no creo que la cosa sea así.