• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El país sin Zapata

El caricaturista Pedro León Zapata y  Miguel Henrique Otero, Presidente-Editor de El Nacional |Foto: Archivo

El caricaturista Pedro León Zapata y Miguel Henrique Otero, Presidente-Editor de El Nacional |Foto: Archivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muerte de Pedro León Zapata (Táchira, 1929) causa una nueva herida al cuerpo del país cultural venezolano. Era, no cabe la menor duda, uno de nuestros mejores personajes morales, miembro de la generación que construyó la democracia y que, tras su pérdida, luchó con su pueblo por recuperarla, sin descansar un solo día.

Como otros de su quinta, pero de una manera única, puso el arte al servicio de la libertad. De su mano, el dibujo se incorporó como apuntador de la tragedia, de la comedia que somos, siempre para insistir en el valor de nuestros hallazgos y también de nuestros yerros. Siempre para señalar la calidad de nuestra vida nacional, estuviese Venezuela al servicio de la prosperidad, o de la locura y la pobreza.

Incluso en los peores momentos, en buena medida gracias a él soñamos que éramos un país reunido a la luz de la inteligencia. Su ingenio, don de dioses, transformaba en gestos de gracia –con una rapidez impresionante– las muecas de la historia. Era un ser maravilloso que sabía conjurar lo que hubiese de destructivo en el entorno, no solo para burlar el mal, sino para tratar de exorcizarlo con los encantos del humor y de la risa. Pocas personas como él nos han hecho tanto bien como nación, como comunidad, como venezolanos.

Mañana, por primera vez en más de medio siglo, El Nacional amanecerá sin Zapata. Es algo que se dice al paso, brevemente, tratando de mirar hacia otra parte, puesto que darse cuenta cabal de lo que esta ausencia significa produciría una pena aún más grande. Coromotico todavía no se lo cree. El resto del país tampoco.