• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Con ovaciones despidieron a Teresa Carreño, la pasión

Monólogo Teresa Carreño, la pasión / Foto: Facebook

Monólogo Teresa Carreño, la pasión / Foto: Isaac González Mendoza

El monólogo, dirigido por Alexander Malinowski y protagonizado por Mariana Gil (grupo Hageo Teatro), mostró a la pianista más importante de su época como una mujer sensible y tajante frente a su compleja vida en el Festival de Teatro de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El día de ayer el público despidió del Festival de Teatro de Caracas con aplausos de pie, durante varios minutos, a Teresa Carreño, la pasión en el Teatro Principal. "No se puede ir en contra de la esencia" y "seré una artista", son algunas de las frases fuertes que evoca Mariana Gil en su interpretación de uno de los personajes más destacados de Venezuela, las cuales también definen el centro de la pieza: la pasión por el arte.

Dirigida por Alexander Malinowski, este montaje mostró en el Teatro Principal a la pianista más importante de su época como una mujer sensible y tajante frente a la álgida vida que tuvo. Mariana Gil hace confesar a la artista al recordar el amor que sentía hacia sus hijos, los hombres con los que se casó y el dolor que sintió cuando regresó a Venezuela tras 23 años y los ciudadanos de la época la rechazaron por haber sido una mujer divorciada.

El público se mostró interesado por conocer la historia del personaje que le puso nombre al teatro más importante del país. Hubo gente que lloró cuando Teresa no pudo ver más nunca a su hija y otros que se rieron frente a su picardía cuando hablaba de sus esposos. A pesar de que la pieza es un monólogo, se muestra dinámica y enérgica durante su desarrollo. Mariana Gil se encarna en las personas que pasaron por la vida de la pianista, salta, baila y llora.

Malinowski dijo que como no se tenían datos concretos sobre la personalidad de la pianista, creó junto con Mariana un personaje propio. "Sin embargo, logramos montar la obra en un mes y medio, Mariana fue muy disciplinada y eso fue un punto a favor", indicó.

El director sostuvo que para hacer personajes históricos y destacados se debe buscar un lenguaje que le llegue a la gente. "Tuvimos que apuntar los detalles personales de la vida de Teresa Carreño para hacer sentir a la gente identificada", añadió. Además, Malinowski señaló que la información histórica no le llegó al público en forma de "clase de historia" sino que los sentimientos del personaje sirvieron como hilo conductor para que el espectador pudiese disfrutar tanto del montaje artístico como del aprendizaje cultural.

La obra en sí, refleja los momentos tempestuosos de la vida de los artistas: nadie los reconoce, pasan por momentos económicos difíciles, pero a pesar de eso, no dejan de ejercer su profesión, explicó Malinowski.

Mariana Gil, quien en todas sus presentaciones dice que "Dios es el director de su vida", interpreta a una Teresa Carreño solitaria con una maleta que representa a su memoria. La actriz expresó que le gusta dejar abierta la obra a nuevas modificaciones. "Cuando nos presentamos en el Museo del Teclado, tuvimos una pianista llamada Yoconda Vásquez, quien se incluyó en la obra para darle más dinamismo. En otra ocasión me permití caminar entre el público porque el escenario así lo permitía. Creo que uno debe adaptarse a los lugares para que la pieza pueda fluir", indicó.

Sobre el proceso para materializar el montaje, Mariana señaló que al leer algunas biografías sobre Teresa Carreño se sintió identificada por esa vida "tan interesante que tuvo". "Mi tío Ramón Guevara, quien es un apasionado por las antigüedades, me apoyó para hacer la investigación histórica de Teresa. Luego de que buscamos toda la información, decidimos escribir la obra y comenzar a ensayarla", manifestó. Posteriormente, Alexander se unió al montaje para dirigir los movimientos.

Javier Cedeño, quien cumple la función de reproducir la música, mencionó las buenas energías y ganas de trabajar que Mariana ha transmitido durante el trayecto en la pieza. "La experiencia ha sido una de las mejores de mi vida. Además que ser musicalizador no solo significa reproducir la música y ya, es una compenetración artística y sentimental con la pieza", expresó.

Previo a esta temporada, Teresa Carreño, la pasión fue presentada en el Banco Central de Venezuela en dos ocasiones, la Casa de la historia Lorenzo Mendoza, el Teatro Municipal de Valencia, la Cota 880 en el hotel Alba, el Teatro Nacional y el Museo del Teclado.

Mariana Gil, quien actualmente ya no trabaja con Malinowski, tiene previsto presentar la pieza en otros escenarios: el Celarg del 15 al 31 de mayo y el 14 de junio en el Teatro Teresa Carreño.