• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El origen de un rey que no es tan poderoso

Oz | Foto: Archivo

Oz | Foto: Archivo

No hay una damisela indefensa, tampoco un león cobarde, un espantapájaros descerebrado ni un hombre de lata que desea un corazón, pero James Franco, con su no siempre comprendido humor, protagoniza una aceptable cinta de Disney que retrocede hasta la prehistoria del mito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Contar de dónde salió el mago de Oz es como echar la historia de los antecedentes de Doña Bárbara y centrarse en los orígenes de Mister Danger. Porque aunque el clásico cinematográfico de 1939 (principal ventana de aproximación a la literatura de Frank Baum) se llama, precisamente, El mago de Oz, los personajes más queridos o recordados por la mayoría de los espectadores son Dorothy y sus compañeros de viaje: el león que quiere ser valiente, el espantapájaros que desea un cerebro, el hombre de lata que sueña con un corazón y el perro Toto. El que da su nombre al filme ha quedado más bien como una alegoría universal del político que habla muy duro y parece muy poderoso, pero que al final no es sino un hombre normal y mortal como todo el mundo.

Oz, el poderoso no ha llegado para igualar o superar a El mago de Oz, una de las películas para toda la familia más célebres y retransmitidas por televisión de todos los tiempos, que también inició una revolución en el uso de los efectos especiales y el color en el cine. Eso lo tenía bien claro hasta el director de la nueva cinta filmada en 3D de la compañía Disney, Sam Raimi, que reunió a gente con la que había trabajado en la primera saga de El Hombre Araña (2002-2007), como el protagonista James Franco y el compositor Danny Elfman.

No aparecen Dorothy, el espantapájaros, el león ni el hombre de lata, ni mucho menos los famosos zapatos brillantes color rubí de Judy Garland. La historia se centra en el mago de circos de provincia Oscar Diggs (Franco), el futuro señor de Oz, y su relación con tres brujas no precisamente verrugosas, Theodora (Mila Kunis), Evanora (Rachel Weisz) y Glinda (Michelle Williams), advertidas por una profecía sobre la llegada de un hombre que se convertirá en rey de una tierra de fantasía que, como en el filme de 1939, se despliega a todo color luego de la introducción de una rutinaria vida en sepia.

Se incluyen, como secundarios sorprendentes, una muñeca de plástico y un mono parlanchín, así como toneladas de efectos digitales para recrear los universos de Baum, cuya obra fue considerada en su momento la respuesta estadounidense al fenómeno literario británico de Alicia en el País de las Maravillas. “Oz, el poderoso jamás alcanzará las alturas del clásico de 1939, ni seguramente su director lo pretendió, pero es una delicia visual relativamente entretenida y amable para público de todas las edades”, indicó el crítico inglés Kyle Pedley, del blog (A)Musings.

No es la primera vez que los ejecutivos de Disney se aproximan al mago de Oz. El mismísimo Walt Disney (1901-1966), en vida, siempre trató de adquirir los derechos de los libros de Baum, pero el estudio rival Metro-Goldwyn-Mayer se le adelantó con el musical de 1939. En 1985 la compañía Disney estrenó Oz, un mundo fantástico (1985), protagonizada por la entonces niña Fairuza Balk y con nuevas criaturas como una calabaza y un robot, y aunque fue considerada una adaptación fiel, fracasó en la taquilla. En la historia de las versiones cinematográficas de El mago de Oz hay que incluir la recreación urbana y afrodescendiente The Wiz (1978), con Diana Ross como una Dorothy quizás demasiado crecidita e intervención estelar del difunto Michael Jackson como espantapájaros.

Oz, el poderoso

(Oz the Great and Powerful)

Fantasía. Estados Unidos, 2013

2 horas y 10 minutos

Director: Sam Raimi

Reparto: James Franco, Mila Kunis, Michelle Williams y Rachel Weisz

Desde el fin de semana en cines (también en 3D)

Franca división

Como se demostró en el Oscar de 2011, James Franco en su faceta de comediante no siempre es tolerado por toda la audiencia (Robert Downey Jr. y Johnny Depp fueron otros nombres que se barajaron para el mago de Oz versión 2013). “Según tu opinión de Franco, amarás o te apestará Oz, el poderoso”, resumió el portal London City Nights. La que sí ha conquistado a la crítica es Mila Kunis, que además concedió una divertidísima entrevista promocional a un nervioso reportero-fan de la BBC de Londres: una sensación en las redes sociales.