• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La ópera avanza aunque con escasas temporadas

<i>Madama Butterfly </i> se presentará desde el jueves hasta el domingo en la sala Ríos Reyna / Cortesía

Madama Butterfly se presentará desde el jueves hasta el domingo en la sala Ríos Reyna / Cortesía

Directores y coordinadores de instituciones coinciden en un auge en 2015 de la disciplina. Sin embargo, los artistas afirman que no pueden vivir de su profesión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es cuestión de organización. Y de apoyo. Es concretar lo que cada gremio necesita para que puedan abrirse los espacios y desarrollar ese arte que contribuye a la formación de la sociedad.

Luego de una época dorada de ópera en el país, en la que compañías y artistas nacionales e internacionales deleitaron los escenarios, vino la caída. La disciplina se sumió en un letargo que ahora, a juicio de los entendidos, parece despertar.

Cuando está por finalizar el año, las instituciones artísticas anuncian sus cierres de temporada con distintos títulos. El Centro Cultural Chacao presentó en octubre solo uno: Così fan tutte, de Mozart. El Teatro Teresa Carreño montará Madama Butterfly, pieza en tres actos de Giacomo Puccini.

Se presentará en la Sala Ríos Reyna y contará con la participación de la Orquesta Sinfónica Juvenil de los Altos Mirandinos, que estará dirigida por el maestro César Iván Lara. En doble elenco, Cio-Cio San será interpretada por Dorian Lefebre y María Gómez; mientras que B. F. Pinkerton estará a cargo de Alberto Colmenares y Robert Girón. Completan el elenco Franklin De Lima, Gustavo Castillo y Melba González. Los acompañará el Coro de Ópera Teresa Carreño, en una producción escénica diseñada por Armando Zullo, bajo la dirección de José Rafael Pereda. Las funciones serán de jueves a domingo.

“Realmente estamos muy satisfechos con este año. En su historia el teatro fue estandarte de lo que era la ópera en Venezuela, en aquellos tiempos los espectáculos estaban orientados a un sector limitado. El fin ahora de la fundación es abrir las puertas a todo el público”, expresa Lorelys Urbina, coordinadora musical de la Fundación Teatro Teresa Carreño. Antes de Madama Butterfly el espacio de Los Caobos presentó Tosca.

Orlando Arocha -que estuvo al frente de Così fan tutte- coincide en el repunte. Lo atribuye a una mayor presión de los cantantes y a la respuesta positiva del público. “El espectador ha cambiado. Se ha abierto hacia lo comercial y no ha tenido la ventaja de ver festivales internacionales. Subjetivamente pareciera que debería depurar sus gustos”, afirma el director.

Para Claudia Urdaneta, al frente del Centro Cultural Chacao, no sólo hay respuesta del público sino apertura de talento: “Hemos hecho un trabajo para que nuestras producciones les den cabida a las voces que vienen del interior. Eso le ha dado cierto aire a la disciplina, lo requería. Y el público lo aprecia. De 2014 para acá crecimos en espectadores más de 40%”.

A pesar de ello solo presentaron un título, afirma, debido a temas económicos: “Habíamos planificado dos y no llegamos. Così fan tutte se llevó un presupuesto de 2 millones de bolívares”.
Son producciones de alta inversión que, en el Teatro Teresa Carreño, involucra a cerca de 200 personas. “Desde la coordinación musical manejo un costo del pago del talento artístico, que es desde 800.000 bolívares cuando se trata de una producción pequeña”, señala Urbina.

Dados los altos costos, la ópera no resulta rentable para los artistas. Betzabeth Talavera, quien inauguró la temporada con Tosca, afirma que no viven de su profesión: “Estudiamos diez años y siempre tenemos que buscar alternativas. Yo soy pedagoga, diseñadora gráfica y locutora. He desarrollado muchas áreas, eso me ha permitido abrir un poco el horizonte”.
Agradece a la Fundación TTC por su programación operística y agrega que el ser mujer en la disciplina puede resultar complicado: “Implica muchos detalles que cuidar, en cuanto a la movilización, diligencias, autogestión. Nosotras no podemos repetir un traje en escena, tenemos maquillaje, peinado. La imagen de la mujer es más frágil y hay que cuidarla”. 

Más días para los ciclos

“El concepto de temporada implica una continuidad y un número de montajes en cada teatro. Digamos que se hace el intento de crearlas por la necesidad del público”, indica Orlando Arocha.

En Caracas, a diferencia de otras capitales del continente, estos ciclos suelen incluir pocos títulos y se persentan uno o dos fines semana.

Durante este año, a pesar de que solo presentó dos obras completas, el Teatro Teresa Carreño también ofreció un ciclo de ópera breve en la Sala José Félix Ribas que incluyó Pagliacci de Ruggero Leoncavallo; Gertrudis de Gerardo Gerulewicz; Gianni Schicchi y Madama Butterfly, ambas de Giacomo Puccini; y Cavalleria Rusticana de Pietro Mascagni.

“Se le da oportunidad a nuevos directores escénicos, musicales y jóvenes con proyectos personales. Queremos rescatar este ciclo para el año que viene y que se instaure como tradición. Se le ha dado oportunidad a propuestas que vienen de afuera y hemos hecho coproducciones. ¿Y por qué no?, el teatro es una importante plataforma”, afirma la coordinadora musical del TTC, Lorelys Urbina.

Se trata de una programación a la que, sin embargo, aún le hace falta mayor movimiento, si se compara con otras como la del Teatro Colón de Buenos Aires. En su página web se puede ver que durante este 2015 ofreció -además de 6 espectáculos de ballet y 15 conciertos de música clásica- 7 óperas, entre las que estuvieron Don Carlo de Giuseppe Verdi, Werther y L’Elisir D’amore.