• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La obra y la vida de Villanueva se hizo síntesis en dos volúmenes

Cuando Villanueva murió, en 1975, dejó un profundo legado arquitectónico | Foto Archivo El Nacional

Cuando Villanueva murió, en 1975, dejó un profundo legado arquitectónico | Foto Archivo El Nacional

En el libro, el ideario, los escritos y la labor docente del arquitecto, como sus edificios, son la imagen del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2000, el mismo año en que la Unesco incluyó a la Ciudad Universitaria en la lista de patrimonio mundial, se conmemoraba el centenario del nacimiento de Carlos Raúl Villanueva, quien además de ser uno de los profesores más destacados de las aulas de la Universidad Central de Venezuela fue el arquitecto de esa pieza fundamental de la identidad nacional. La faena relacionada con la celebración del aniversario impulsó el trabajo sistemático en una idea cuyo antecedente data de 1988, fecha en que se realizó la exposición Villanueva, el arquitecto en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas: la edición de un extenso libro en el que se combinaran la obra y la vida del venezolano nacido en Londres.

La aspiración de la fundación que lleva el nombre del arquitecto se concretó en Villanueva. La síntesis, libro escrito por Maciá Pintó que editó junto con el Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV y la Fundación Telefónica. El primer tiraje es de 1.000 ejemplares que se donarán a bibliotecas e institutos de arquitectura venezolanos y el próximo año estará en formato digital.


Obra fundamental. En 2 volúmenes –de 230 páginas el primero y de 440 el segundo– el libro muestra la intuición, la sensibilidad y la sencillez modernizadora de la obra del artista, un arquitecto vinculado con las vanguardias creativas de la época; así como la relación de su trabajo profesional con su formación como intelectual cabal.

Durante la presentación del libro Paulina Villanueva, directora de la Fundación Villanueva, señaló que “en cada volumen hay en realidad dos libros, el que toma forma con las palabras, que es de carácter más teórico y filosófico; y el que reúne las imágenes y notas que forman su propio discurso y constituyen la parte más cálida y sugerente, aquella que nos permite reencontrarnos con Villanueva, el arquitecto”.

Las publicación demuestra porqué la obra de este artista es, como Pintó la llama, “esencialmente nuestra” o una pieza fundamental de la identidad nacional. “Ética del trabajo y función pública de la arquitectura, su actuación responsable en las áreas del urbanismo, la arquitectura y las artes plásticas lo ubican al lado de una generación de venezolanos de primera línea; artistas, escritores, médicos, historiadores y políticos contemporáneos con él, todos hombres visionarios que comparten su apuesta por el futuro. Su ideario, sus escritos, su labor docente, sus proyectos y edificios constituyen un cuerpo coherente de obra en el cual reconocernos como país”, escribe el autor de la obra que incluye una nutrida serie de fotografías de Paolo Gasparini, además de libretas de apuntes, notas en hojas sueltas, cartas, bocetos y planos, entre otros materiales resguardados en los archivos del arquitecto, piezas que dan testimonio de su afán de convertir el espacio en el territorio para la integración de la funcionalidad con las artes.