• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los nerds están madurando, aunque lentamente

La relación entre los brillantes (y aparatosos) intelectuales es uno de los atractivos de la sitcom más vista de Estados Unidos | Foto: Cortesía Warner Channel

La relación entre los brillantes (y aparatosos) intelectuales es uno de los atractivos de la sitcom más vista de Estados Unidos | Foto: Cortesía Warner Channel

No son carilindos ni simpáticos ni valientes: precisamente por eso, los antihéroes de The Big Bang Theory son amados por los televidentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No son altos, no son bellos, no son atrevidos ni valientes. No les gustan los deportes, ni siquiera mirarlos por televisión, y las mujeres les resultan incomprensibles. Sí son inteligentes, amables, exitosos en sus trabajos, les gustan los cómics, los videojuegos, aman Viaje a las estrellas, La guerra de las galaxias y las naves espaciales. La descripción podría aplicarse a muchos de los miles de asistentes al Comic-Con, pero en este caso se refiere a Leonard, Sheldon, Howard y Raj, esos nerds confesos y orgullosos de serlo, adorados por millones alrededor del mundo. Ellos, los personajes principales de The Big Bang Theory, son el alma o el mecanismo de relojería perfectamente sincronizado de la comedia más vista de Estados Unidos. Allí, semana a semana, 16 millones de espectadores siguen las aventuras –menos aventureras del mundo– del socialmente incómodo pero gracioso cuarteto. Que en realidad es un septeto porque por obra y gracia de la magia de la ficción televisiva los muchachos consiguieron novia. Mujeres de carne y hueso para Leonard, Howard y sí, a pesar de sí mismo, también para Sheldon. Una señal de que los chicos están madurando. Aunque lo hagan muy lentamente.
“Desde un principio supimos que la intención de los creadores del programa era que estos personajes maduraran despacio. Porque eso nos da muchísimas historias para contar, todos tienen muchas lecciones que aprender y les queda mucho por crecer”, dice Johnny Galecki, que poco y nada se parece a Leonard Hofstadter, el tímido físico que interpreta en la televisión. De hecho, reunidos para charlar con la prensa, ninguno de los integrantes del elenco se parece demasiado a su personaje. Excepto Mayim Bialik, la actriz encargada de darle vida y alejar de los estereotipos a Amy Farrah Fowler, nada más y nada menos que la novia de Sheldon Cooper.
“Soy la que más se parece o más características tiene de su personaje. Soy fanática de la ciencia ficción, socialmente tímida, introvertida y toda la batería de neurosis que viene con ese tipo de personalidad. Me parezco más a Sheldon en realidad, con sus compulsiones y obsesiones. Amo el número 3, estoy obsesionada con él desde niña”, confiesa la actriz y doctora en neurociencia con tanta sinceridad que no es difícil imaginarla practicando el ritual tan característico de su enamorado de la ficción. Ya saben cuál: ese que lo obliga a golpear la puerta y llamar a Penny tres veces seguidas. Ni una más ni una menos. Un recurso repetido que no deja de causar gracia y es uno de los tantos sutiles méritos del sitcom: hacer de la compulsión un paso de comedia. Una comedia que hasta la llegada de las talentosas Bialik y Melissa Rauch, que interpreta a Bernardette, la reciente esposa del ahora astronauta Howard Wolowitz, tenía a Penny, la bella vecinita de enfrente por la que suspira Leonard, como la única integrante de la banda.

El papel de las mujeres. “Creo que la incorporación de los personajes de Amy y Bernardette logró profundizar el programa, darle más fortaleza a las historias. No fue fácil que se integraran porque la audiencia es muy protectora con estos muchachos y si sienten que los están manipulando o maltratando se alejan, no les parece nada gracioso. Odian a esos personajes que provocan el malestar de sus chicos. Eso no pasó en absoluto esta vez, algo que demuestra lo buenas que son Mayim y Melissa y lo bien escritos que están estos nuevos papeles. Tienen el mismo tipo de vulnerabilidad que los demás”, indica Galecki. Y tiene razón porque resulta que, contra todos los pronósticos, estas jóvenes tenían tantos graciosos problemas como los geniales científicos y los bizarros rituales de apareamiento de Sheldon y Amy, que abrirían nuevas e hilarantes líneas de relato en la sexta temporada.
En el momento en que muchas series empiezan a mostrar signos de agotamiento en términos de historias y rating, The Bing Bang Theory vive su mejor momento creativo y de audiencia, una hazaña tan notable como la de haber igualado las peculiaridades de hombres y mujeres en el programa. En la nueva temporada hay muchas cosas y casos por resolver.
El cómo y el cuándo de la resolución de los conflictos depende de Bill Prady y Steven Molaro, productores y guionistas de la serie, los verdaderos nerds detrás del show. Esos que pueden y cumplen con la costumbre de circular con tranquilidad y relativo anonimato por el Comic-Con, comprando las historietas que desvelan a sus personajes y haciendo fila para llevarse el autógrafo de algún dibujante que aman. Todo parte de la investigación y el trabajo de campo que luego les ayudará a escribir el programa con más espíritu geek de la televisión.

The Big Bang Theory
Warner Channel
Martes
9:30 pm