• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un náufrago espacial sobrevive con su ingenio

El film contiene material suministrado por la NASA | Foto Cortesía

El film contiene material suministrado por la NASA | Foto Cortesía

La nueva película de Ridley Scott, basada en el best seller El marciano de Andy Weir, es protagonizada por Matt Damon. Buena parte de la tecnología que se muestra en pantalla es real

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Parece que Mark Watney no se salva del Mercurio retrógrado, incluso estando en Marte. El astronauta despierta en el planeta rojo con el tanque de oxígeno vacío, una antena atravesada en su abdomen, provisiones de comida limitada y un set de canciones de música disco que lo acompañarán durante las dos horas y media de travesía que dura Misión Rescate.

El navegante del espacio formaba parte de la tripulación del Ares 3, una expedición de la NASA en la que participaban los primeros cinco humanos en llegar a Marte.

Una tormenta de arena hace que los astronautas aborten la misión. Todos suben de nuevo al transbordador, menos Mark, a quien sus compañeros dan por muerto.

El náufrago interestelar deberá ingeniárselas para salir con vida de aquel desierto espacial. Cuatro años tardaría una nave en traerlo de regreso y los recursos con los que cuenta se agotan. Por fortuna tiene un optimismo de acero y conocimientos en botánica. “Cuando cosechas algo en un lugar puedes decir que lo colonizaste. Yo colonicé Marte”, afirma orgulloso mientras muestra sus primeras papas ante la cámara con la que graba su bitácora.

Mark también descubre una manera de sintetizar el agua. Entonces, no se sabía que la NASA había hallado el líquido en aquel planeta. El anuncio lo hizo el 28 de septiembre, cuatro días antes del estreno de la película de Ridley Scott en Estados Unidos.

El director vuelve a explorar el espacio exterior en sus películas. Blade RunnerAlien Prometheus (que tendrá una secuela) antecedieron la filmografía de Scott, quien quiso a Matt Damon para protagonizar el filme.

El actor aceptó el papel a pesar de la similitud que guarda con su anterior personaje en Interestellar, Mann, un astronauta varado en un planeta cercano a un hoyo negro. “Esta será distinta”, le prometió Scott antes de enviarle el guión de Drew Goddard basado en la novela de Andy Weir.

Cincuenta páginas del texto corresponden a material suministrado por la NASA. La agencia espacial supervisó y asesoró a los productores del largometraje, que buscaban emular de manera verosímil una expedición a Marte.

La tecnología que utilizan los astronautas reales se recrea en la gran pantalla. Paneles solares, base de operaciones, los trajes espaciales, los modos de alimentación y transporte que se muestran en el filme existen actualmente o son proyectos futuros de la NASA.

“Es como cuando eres niño y te inventas un juego en tu cuarto. Depende completamente de que uno no meta la pata”, declaró Matt Damon a la agencia Efe.

El actor hizo referencia a las escenas en las que no interactúa con nadie. Todo el peso dramático recae sobre él. La tensión y la intriga se transmiten al público, que por momentos duda que Mark pueda regresar a la Tierra.

El personaje no se hunde en la depresión. Uno que otro grito de frustración suelta el astronauta en ciertas escenas, pero en la mayoría está bromeando y explicando los datos de ingeniería que le salvan la vida. 

El desierto de Wadi Rum, en Jordania, sirvió como escenario para recrear a Marte, planeta que ya tenía créditos en la cinematografía. Aelita, reina de Marte (1924) de Yakov Protazanov, Desafío total (1990) de Paul Verhoeven, Mars attacks (1996) de Tim Burton y Misión a Marte (2000) de Brian de Palma son algunas de las obras en las que los creadores muestran una visión futurista, irónica y fantástica del planeta.

Misión Rescate
Estados Unidos, 2015
Cines Unidos y Cinex