• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los múltiples universos de Mariaca Semprún

Mariaca Semprun | Foto: Venevisión

Mariaca Semprun | Foto: Venevisión

No le tiene miedo a los retos. Ha mostrado varias facetas sobre las tablas. Y aunque disfruta su trabajo, no descarta irse del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para Mariaca Semprún Vivo es un refugio. Dice la artista que en tiempos de crisis no hay nada mejor que aferrarse a aquello que nos pertenece. “Este musical es un homenaje a la vida, a la banda Guaco, a la venezolanidad y lo bonito que nos une. Es importante que lo reforcemos”.

El espectáculo que dirige Oscar Gil y que incluye también a Cayito Aponte y Rolando Padilla tendrá una nueva temporada. Las funciones comienzan hoy en el Centro Cultural BOD y se ofrecerán hasta el 6 de marzo.

Vivo. El musical es un recorrido por la historia del país, narrada a través de sus sonidos. La política, los conflictos económicos y sucesos sociales que marcaron años van conducidos por el jazz, el soul y el rock, así como por temas de la banda que lidera Gustavo Aguado. El objetivo: hablar de identidad.

La cantante y actriz ha sabido defender su talento en diversos escenarios. Es recordada por personajes en telenovelas como la popular Shirley en La mujer perfecta. Ha protagonizado los musicales La novicia rebelde y La Lupe, la reina del desamor. En teatro fue una monja en 400 sacos de arena. Además, ha intervenido en El club de los porfiados y Des-concierto. Atormentó a Felipe Pirela en El malquerido de Diego Rísquez y alzó su voz de solista en Buscando una canción, que lanzó en noviembre de 2013 e incluyó 10 temas, de los cuales 7 eran de su autoría. Para este año ya tiene dos proyectos y pretende sacar su segundo álbum, que será de versiones, con un tono hacia el bolero y lo tropical.

—No se baja del escenario, ¿cómo lo logra?

—Soy muy organizada. Creo que es lo que me da chance de hacer muchas cosas. Igual cada montaje tiene sus tiempos, son disciplinas que se acompañan y complementan. Hacen de tu agenda algo posible.

—¿Ha recibido ofertas en el extranjero? ¿No ha pensado irse del país?

—Lo he pensado como alguna vez lo ha pensado cada venezolano. Pero por amor a lo que hago, a mi pareja y a muchas cosas sigo aquí. Siempre es una pregunta cuando hay crisis. Yo me siento feliz aquí, aunque si existiera una oferta concreta lo pensaría porque es una experiencia.

—¿Qué hace cuando no actúa o canta?

—Corro. Comencé en esto como entrenamiento para los musicales y le agarré el gusto. Ahora viene la CAF y la voy a hacer. Otra parte la dedico a estudiar lo que tengo pendiente, a los ensayos. No hay una sola rutina.

—¿Cuál es la crítica que más recibe?

—En el mundo del teatro musical todo ha sido bastante amable. El público está allí y no miente. En la televisión al principio me tocó afrontar las subestimaciones por ser mi pareja quien es. Pero ya pasó. Si sigue ocurriendo no le presto atención, no me afecta. Al inicio sí, me golpeaba mi autoestima. Pero mientras sea honesta no importa nada más.

—¿Cómo ha cambiado su relación con Leonardo Padrón?

—Nosotros funcionamos como una llave casi perfecta. Nos complementamos muy bien. Él disfruta la música, aunque no es músico; yo me he convertido en su primera lectora. Ha sido mi compañero, mi amigo, mi fan, mi crítico.

 Vivo. El musical Centro Cultural BOD, La Castellana.

Funciones: sábado, 6:00 pm; domingo, 7:00 pm.

Entrada: desde 2.800 bolívares.