• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las mujeres mandan entre los “tributos” venezolanos

"Amamos a Jennifer Lawrence porque en 5 segundos y solo con su mirada puede mostrar todos los rangos de emociones", dicen sus admiradores | Foto ALEXANDRA BLANCO

"Amamos a Jennifer Lawrence porque en 5 segundos y solo con su mirada puede mostrar todos los rangos de emociones", dicen sus admiradores | Foto ALEXANDRA BLANCO

“Jennifer Lawrence es alguien con quien nos podemos identificar”, dicen en la cofradía del sinsajo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Entre ellos se tratan de “tributos” y han dividido al país no en 23 estados, sino en 12 distritos. A diferencia de clubes como los de La guerra de las galaxias o Viaje a las estrellas, mandan las mujeres. No tienen pinta de nerds o coleccionistas de muñequitos, sino despiden inconformidad social, nexos solidarios y espíritu de contracorriente. Parecen listos para sobrevivir en caso de que colapse la civilización venezolana.

A los miembros del Capítulo Venezuela de Los Juegos del Hambre les une una profunda devoción por Katniss Everdeen o Jennifer Lawrence, que es como decir el Padre y el Hijo en el catolicismo. “Actriz y personaje se hacen uno solo. Son lo mismo. Nos podemos identificar con Jennifer. No es lo que la sociedad ha establecido como una figura de Hollywood”, deja claro María Alejandra Bravo, estudiante de Psicología de la UCV de 19 años de edad, acerca de la protagonista con actitud de antidiva.

Primero fue sábado que domingo: el 27 de julio de 2011, cuando todo era páginas y nada de imágenes, se registra como fecha de fundación del grupo oficial. “Ibas a preguntar a una librería y te decían: ‘¿Qué es eso de Los Juegos del Hambre? ¡Busquen en la sección de gastronomía!”, recuerda Andreína Bello, de 23 años y cofundadora de un club que preside la valenciana Adelein Medina.

“Estudiaba inglés, buscaba libros en ese idioma y me topé con las novelas de Suzanne Collins. Quedé enganchada. Es una perspectiva de un futuro que puede suceder. Y una mujer se convierte en el símbolo para iniciar una rebelión”, se relame Bravo.

Fortaleza y lucha. “Estaba trabajando en Tecniciencias, llegó el libro y me llamó la atención el título. Me leí el primero en una semana. Muestra cómo se mantiene a un pueblo con pan y circo”, destaca Ángel Buitriago, único varón de la delegación y estudiante de Bioanálisis, acerca de la ciencia ficción en la que 24 adolescentes (los “tributos”) son enviados anualmente a aniquilarse unos a otros para elevar la sintonía de un reality show alienante.

Maestra de preescolar de 24 años, Kimberly Gómez se tiñó el cabello de manera similar a Johanna Mason (“soy cruelmente sincera como ella”, indica), competidora que se desnuda en un ascensor en la recién estrenada Los Juegos del Hambre 2: En llamas. Una de las escenas cinematográficas favoritas incluso para las chicas.

A Gómez todavía se le escapan las lágrimas cada vez que recuerda la escena de la muerte de la niña Rue, mejor amiga de Katniss dentro del reality show, en la primera película de 2012: “Como mamá que soy, me afecta demasiado. Lo que más me gusta de Los Juegos del Hambre es que no tiene la típica protagonista que se está cortando las venas por un hombre. Muestra fortaleza y ganas de luchar y proteger a los suyos”.

Se despiden con la “señal del sinsajo”: palma al frente, meñique y pulgar pegados. “Jamás pensé que encontraría a personas como yo”, confiesa Génesis Reyes, estudiante de Enfermería de 20 años, antes de perderse entre la multitud. “No quemamos cauchos, pero que no se metan con nosotros”, advierte Bello con una sonrisa escéptica.


Los Juegos del Hambre 2: En llamas

Ciencia ficción. Estados Unidos, 2013

Director: Francis Lawrence

Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Philip Seymour Hoffman


ElDato

Para integrarse a las actividades del club, hay que bucar en Facebook el grupo Los Juegos del Hambre Venezuela. En Twitter, @LJDHVenezuela. Para después de las elecciones del 8-D esperan planificar una convivencia